Sobrevivientes destacan actitud en el 40 aniversario de la Tragedia de los Andes

Los dieciséis supervivientes de la Tragedia de los Andes, el accidente que en 1972 dejó a un equipo de rugby uruguayo aislado durante 72 días en esa cordillera nevada, destacaron hoy que gracias a la actitud de quienes vivieron esa desgracia "hoy pueden estar agradeciendo a los chilenos"."Siempre voy a destacar la actitud de mis compañeros, nunca se rindieron", señaló Álvaro Magini, quién recordó que el se quebró la pierna en el accidente y no fue "de mucha ayuda en esos días".Eduardo Strauch también coincidió con su compañero en que la actitud asumida por todos los que sobrevivieron a aquel fatídico día fue la ecuación perfecta, mientras Carlos Paez indicó que el nunca vio aquel accidente como un hecho negativo."Esta fue una historia de jóvenes, de jóvenes que supimos sobrevivir a tanta adversidad y que debe servir de ejemplo a las nuevas generaciones", añadió Paez, quien junto a los demás dio una rueda de prensa en un hotel de la capital chilena, el mismo donde tuvieron el primer encuentro con sus familiares tras el rescate.Con motivo del 40 aniversario del impacto del Fairchild de la Fuerza Aérea Uruguaya que los traía a la capital chilena para jugar un encuentro amistoso, todos los sobrevivientes están de nuevo en Chile para agradecer aquí, el 13 de octubre, la ayuda que recibieron tras su salvamento.Cada uno de ellos contaba a la prensa y amigos parte de su historia vivida en el cordón montañoso, cuando de pronto se levantaron de sus asientos y comenzaron a aplaudir.En la puerta del salón entraba, apoyándose en una muleta, el arriero chileno que les había salvado la vida: Sergio Catalán Martínez.Por algunos minutos y mientras recorría el espacio entre la puerta y la primera fila de butacas y seguido por su señora, Catalán Martínez, que en aquella fecha tenía 45 años, sonreía a la vez que se le caían unas lágrimas, mientras no dejaba de mirar a aquellos veteranos, ahora, que cuando los encontró eran unos muchachos de entre 18 y 25 años.Javier Methol, que antes de la rueda de prensa habló con Efe, señaló que "nada más verlo le dio un abrazo. Es maravilloso. Va a vivir mucho más porque se lo merece. Se merece vivir bien", acotó.Methol, el más viejo de los rugbistas sobrevivientes dijo: "realmente somos muy amigos del pueblo chileno en general, porque el pueblo chileno se portó maravillosamente bien con nosotros en aquel momento terrible, que lo que más precisábamos era amor y todo el pueblo nos abordó con amor, simpatía y amistad"."Muy lindo, muy lindo y cada vez que venimos aquí sentimos lo mismo", añadió el veterano deportista quién reconoció que más fuerte que la tragedia en la cordillera le pareció la muerte de su esposa.Cuando se les comenta que su accidente tiene cierta similitud con la odisea vivida en 2010 por 33 mineros chilenos que permanecieron atrapados bajo tierra durante 70 días, pero a quienes ya prácticamente se les ha olvidado y cuyo futuro no se ve muy promisorio, varios de ellos coincidieron en señalar que "hay que darle tiempo al tiempo"."Ellos están viviendo ahora mucho en función de lo que les pasó", señaló Ramón Sabella, y agregó que "no es fácil al principio reincorporarse en un trabajo difícil como el de minero".Mañana, el presidente Sebastián Piñera recibirá a los 16 sobrevivientes de la Tragedia de Los Andes en el Palacio de La Moneda, sede de Gobierno, donde le entregarán una camiseta de rugby similar a la que usaban en 1972, firmada por ellos para agradecer a Chile el papel que tuvo en su rescate.También realizarán un encuentro de rugby entre equipos en donde los ya sesentones uruguayos jugarán con sus amigos chilenos y visitarán, además, algunas bodegas de vinos.

Los dieciséis supervivientes de la Tragedia de los Andes, el accidente que en 1972 dejó a un equipo de rugby uruguayo aislado durante 72 días en esa cordillera nevada, destacaron hoy que gracias a la actitud de quienes vivieron esa desgracia "hoy pueden estar agradeciendo a los chilenos"."Siempre voy a destacar la actitud de mis compañeros, nunca se rindieron", señaló Álvaro Magini, quién recordó que el se quebró la pierna en el accidente y no fue "de mucha ayuda en esos días".Eduardo Strauch también coincidió con su compañero en que la actitud asumida por todos los que sobrevivieron a aquel fatídico día fue la ecuación perfecta, mientras Carlos Paez indicó que el nunca vio aquel accidente como un hecho negativo."Esta fue una historia de jóvenes, de jóvenes que supimos sobrevivir a tanta adversidad y que debe servir de ejemplo a las nuevas generaciones", añadió Paez, quien junto a los demás dio una rueda de prensa en un hotel de la capital chilena, el mismo donde tuvieron el primer encuentro con sus familiares tras el rescate.Con motivo del 40 aniversario del impacto del Fairchild de la Fuerza Aérea Uruguaya que los traía a la capital chilena para jugar un encuentro amistoso, todos los sobrevivientes están de nuevo en Chile para agradecer aquí, el 13 de octubre, la ayuda que recibieron tras su salvamento.Cada uno de ellos contaba a la prensa y amigos parte de su historia vivida en el cordón montañoso, cuando de pronto se levantaron de sus asientos y comenzaron a aplaudir.En la puerta del salón entraba, apoyándose en una muleta, el arriero chileno que les había salvado la vida: Sergio Catalán Martínez.Por algunos minutos y mientras recorría el espacio entre la puerta y la primera fila de butacas y seguido por su señora, Catalán Martínez, que en aquella fecha tenía 45 años, sonreía a la vez que se le caían unas lágrimas, mientras no dejaba de mirar a aquellos veteranos, ahora, que cuando los encontró eran unos muchachos de entre 18 y 25 años.Javier Methol, que antes de la rueda de prensa habló con Efe, señaló que "nada más verlo le dio un abrazo. Es maravilloso. Va a vivir mucho más porque se lo merece. Se merece vivir bien", acotó.Methol, el más viejo de los rugbistas sobrevivientes dijo: "realmente somos muy amigos del pueblo chileno en general, porque el pueblo chileno se portó maravillosamente bien con nosotros en aquel momento terrible, que lo que más precisábamos era amor y todo el pueblo nos abordó con amor, simpatía y amistad"."Muy lindo, muy lindo y cada vez que venimos aquí sentimos lo mismo", añadió el veterano deportista quién reconoció que más fuerte que la tragedia en la cordillera le pareció la muerte de su esposa.Cuando se les comenta que su accidente tiene cierta similitud con la odisea vivida en 2010 por 33 mineros chilenos que permanecieron atrapados bajo tierra durante 70 días, pero a quienes ya prácticamente se les ha olvidado y cuyo futuro no se ve muy promisorio, varios de ellos coincidieron en señalar que "hay que darle tiempo al tiempo"."Ellos están viviendo ahora mucho en función de lo que les pasó", señaló Ramón Sabella, y agregó que "no es fácil al principio reincorporarse en un trabajo difícil como el de minero".Mañana, el presidente Sebastián Piñera recibirá a los 16 sobrevivientes de la Tragedia de Los Andes en el Palacio de La Moneda, sede de Gobierno, donde le entregarán una camiseta de rugby similar a la que usaban en 1972, firmada por ellos para agradecer a Chile el papel que tuvo en su rescate.También realizarán un encuentro de rugby entre equipos en donde los ya sesentones uruguayos jugarán con sus amigos chilenos y visitarán, además, algunas bodegas de vinos.

Más noticias

0 Comentarios