Transportistas persisten con el paro de carga en las fronteras de El Salvador

El paro de Transportistas en El Salvador afecta la carga terrestre con origen y destino en el país, y la que pasa por Centroamérica entre México y Panamá. EFE/Archivo El paro de Transportistas en El Salvador afecta la carga terrestre con origen y destino en el país, y la que pasa por Centroamérica entre México y Panamá. EFE/Archivo

El paro de Transportistas en El Salvador afecta la carga terrestre con origen y destino en el país, y la que pasa por Centroamérica entre México y Panamá. EFE/Archivo

Cientos de transportistas centroamericanos de carga mantienen un paro en las fronteras de El Salvador sin que se vislumbre un acuerdo con el Gobierno salvadoreño, que hoy pidió la suspensión de la protesta, motivada por un cobro que los camioneros consideran indebido.La medida de presión obedece a que desde el pasado día 6 las autoridades de Hacienda y Aduanas de El Salvador cobran directamente a los transportistas 18 dólares por la inspección de sus cargamentos mediante un sistema de rayos X, a pesar de que el pago deben hacerlo los importadores y exportadores.El paro afecta la carga terrestre con origen y destino en El Salvador, y la que pasa por Centroamérica entre México y Panamá.La situación más grave se vive en la aduana La Hachadura (El Salvador-Guatemala), que "está colapsada" porque los transportistas mantienen paralizada la carga por cuarto día consecutivo, dijo hoy a Efe el presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (Astic), Raúl Alfaro.Al igual que publicaron hoy medios locales, Alfaro comentó que las filas de tráiler en La Hachadura alcanzan varios kilómetros en ambos países y también confirmó que en ese paso está cortado el tránsito de vehículos de pasajeros y particulares.En la frontera con Guatemala también se ha paralizado desde ayer la carga por San Cristóbal, mientras que siguen sin problemas Angiatú y Las Chinamas, agregó.Asimismo, el dirigente apuntó que desde anoche está paralizado el tránsito de carga por El Amatillo, frontera con Honduras, y aclaró que no fue desde el viernes, como él mismo había indicado ese día.Alfaro explicó que en El Amatillo el problema sólo se da en uno de los dos puentes sobre el fronterizo río Goascoarán, habilitado para el paso de carga, pero advirtió de que la protesta se podría extender al otro, destinado al tránsito de particulares.La protesta también podría ampliarse a Angiatú, con Guatemala, y El Poy, con Honduras, adelantó.El Gobierno salvadoreño no ha convocado a los transportistas para buscarle una solución al conflicto, afirmó Alfaro.Por su parte, la Dirección General de Aduanas de El Salvador reiteró hoy en un comunicado que el pago "le corresponde a los importadores y exportadores y no a los transportistas", aunque no precisó si dejará de exigírsele a estos últimos.También pidió a los transportistas "rechazar cualquier propuesta que lleve al cierre de las fronteras y carreteras".Aseguró que "a partir de este día los sistemas de pago están operando normalmente" por internet y otras vías electrónicas, luego de que los transportistas denunciaran que, además de ser indebido, el cobro se dificulta por problemas en esos mecanismos en las aduanas.La Dirección de Aduanas agregó que el pago no abarca a "los medios de transporte vacíos que ingresen o salgan del país", aunque esa medida sí se ha aplicado, según los transportistas.Alfaro señaló que el comunicado no se refiere a otra medida rechazada por los transportistas, que es el cobro por inspección de las mercaderías que sólo pasan por El Salvador rumbo a otro país.La Dirección de Aduanas argumentó que los sistemas de inspección en las fronteras tienen como objetivo "verificar inmediatamente que el número y tipo de bienes declarados en el manifiesto u otro documento se encuentran efectivamente en el contenedor".Con estas medidas se busca "luchar contra el contrabando, la evasión fiscal y la piratería, así como identificar operaciones ilegales, tales como tráfico de drogas, explosivos y armas de fuego; trata de personas y tráfico de animales y plantas", añadió.Gremios empresariales salvadoreños han expresado a la prensa su preocupación por este conflicto.

Cientos de transportistas centroamericanos de carga mantienen un paro en las fronteras de El Salvador sin que se vislumbre un acuerdo con el Gobierno salvadoreño, que hoy pidió la suspensión de la protesta, motivada por un cobro que los camioneros consideran indebido.La medida de presión obedece a que desde el pasado día 6 las autoridades de Hacienda y Aduanas de El Salvador cobran directamente a los transportistas 18 dólares por la inspección de sus cargamentos mediante un sistema de rayos X, a pesar de que el pago deben hacerlo los importadores y exportadores.El paro afecta la carga terrestre con origen y destino en El Salvador, y la que pasa por Centroamérica entre México y Panamá.La situación más grave se vive en la aduana La Hachadura (El Salvador-Guatemala), que "está colapsada" porque los transportistas mantienen paralizada la carga por cuarto día consecutivo, dijo hoy a Efe el presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (Astic), Raúl Alfaro.Al igual que publicaron hoy medios locales, Alfaro comentó que las filas de tráiler en La Hachadura alcanzan varios kilómetros en ambos países y también confirmó que en ese paso está cortado el tránsito de vehículos de pasajeros y particulares.En la frontera con Guatemala también se ha paralizado desde ayer la carga por San Cristóbal, mientras que siguen sin problemas Angiatú y Las Chinamas, agregó.Asimismo, el dirigente apuntó que desde anoche está paralizado el tránsito de carga por El Amatillo, frontera con Honduras, y aclaró que no fue desde el viernes, como él mismo había indicado ese día.Alfaro explicó que en El Amatillo el problema sólo se da en uno de los dos puentes sobre el fronterizo río Goascoarán, habilitado para el paso de carga, pero advirtió de que la protesta se podría extender al otro, destinado al tránsito de particulares.La protesta también podría ampliarse a Angiatú, con Guatemala, y El Poy, con Honduras, adelantó.El Gobierno salvadoreño no ha convocado a los transportistas para buscarle una solución al conflicto, afirmó Alfaro.Por su parte, la Dirección General de Aduanas de El Salvador reiteró hoy en un comunicado que el pago "le corresponde a los importadores y exportadores y no a los transportistas", aunque no precisó si dejará de exigírsele a estos últimos.También pidió a los transportistas "rechazar cualquier propuesta que lleve al cierre de las fronteras y carreteras".Aseguró que "a partir de este día los sistemas de pago están operando normalmente" por internet y otras vías electrónicas, luego de que los transportistas denunciaran que, además de ser indebido, el cobro se dificulta por problemas en esos mecanismos en las aduanas.La Dirección de Aduanas agregó que el pago no abarca a "los medios de transporte vacíos que ingresen o salgan del país", aunque esa medida sí se ha aplicado, según los transportistas.Alfaro señaló que el comunicado no se refiere a otra medida rechazada por los transportistas, que es el cobro por inspección de las mercaderías que sólo pasan por El Salvador rumbo a otro país.La Dirección de Aduanas argumentó que los sistemas de inspección en las fronteras tienen como objetivo "verificar inmediatamente que el número y tipo de bienes declarados en el manifiesto u otro documento se encuentran efectivamente en el contenedor".Con estas medidas se busca "luchar contra el contrabando, la evasión fiscal y la piratería, así como identificar operaciones ilegales, tales como tráfico de drogas, explosivos y armas de fuego; trata de personas y tráfico de animales y plantas", añadió.Gremios empresariales salvadoreños han expresado a la prensa su preocupación por este conflicto.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios