La UE advierte de 2,3 millones de centroamericanos con inseguridad alimentaria

El jefe de cooperación de la delegación de la Unión Europea (UE) en Nicaragua, Costa Rica y Panamá, Laurent Sillano. EFE/Archivo El jefe de cooperación de la delegación de la Unión Europea (UE) en Nicaragua, Costa Rica y Panamá, Laurent Sillano. EFE/Archivo

El jefe de cooperación de la delegación de la Unión Europea (UE) en Nicaragua, Costa Rica y Panamá, Laurent Sillano. EFE/Archivo

El jefe de cooperación de la delegación de la Unión Europea (UE) en Nicaragua, Costa Rica y Panamá, Laurent Sillano, advirtió hoy de que en Centroamérica hay 2,3 millones de personas que sufren de inseguridad alimentaria."Estas personas son, más que todo, pequeños productores de agricultura familiar y trabajadores temporales", dijo el diplomático europeo tras participar en un foro centroamericano sobre seguridad alimentaria, en Managua.Tanto los pequeños productores rurales como los trabajadores temporales, agregó, "son los que están sometidos al mayor riesgo" de inseguridad alimentaria, "en particular a riesgos de variaciones climáticas y económicas".Sillano anunció que la UE participará en un programa de fortalecimiento de la cadena de transformación de productos agropecuarios, para aumentar su valor y generar ingresos, junto con productores rurales y consumidores pobres, que son las poblaciones de Centroamérica más sujetas a la inseguridad alimentaria."Esto lo estamos haciendo con éxito en el tema de granos básicos y de madera con programas que están en curso y vamos a lanzar un programa de 20 millones de euros en la cadena de vino", añadió, sin precisar más.Durante el foro fue presentada la denominada Alianza por Derecho Humano a la Alimentación en Centroamérica (Adhac), formada por más de 60 organizaciones sociales de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.La alianza sostuvo que Centroamérica vive una "grave e inaceptable" realidad de inseguridad alimentaria que afecta a amplios sectores de la población.Asimismo, consideró "urgente" la necesidad de revisar y rediseñar las actuales políticas y estrategias de los países en todos los ámbitos determinantes para garantizar el derecho humano a la alimentación.El consultor experto y asesor de Adhac, Adolfo Hurtado, dijo a Efe que la vulnerabilidad al hambre en Centroamérica tiene que ver, entre otras cosas, "con un desarrollo territorial que es inadecuado"."Un desarrollo territorial que ha simplificado la biodiversidad que disponíamos, ha eliminado la cobertura forestal, ha excluido al sector agroalimentario justamente y ha movido parte de su producción importante sin haber creado una economía adecuada para las laderas", explicó.El desarrollo inadecuado de la tierra, sostuvo, "ha generado mercados incompletos", es decir que la gente tiene mucho trabajo a la hora de cortar café, pero después de la cosecha se quedan sin trabajo y no tienen acceso a la tierra, anotó."La gente pasa hambre porque el desarrollo territorial que hemos seguido es inadecuado y necesitamos realmente un nuevo desarrollo rural", apuntó Hurtado, quien presentó el estudio "Estado de la soberanía alimentaria de Centroamérica. Repensando la gobernabilidad regional para un desarrollo rural incluyente integrado y sostenible frente a los grandes retos de la globalización".El foro "Gobernanza del Derecho a la Alimentación en Centroamérica" tuvo como objetivo generar un debate entre actores públicos y sociedad civil en Centroamérica sobre la realidad, desafíos y propuestas para el acceso al derecho humano a la alimentación.El evento fue organizado por la UE, la ONG portuguesa OIKOS-Cooperação e Desenvolvimento y el Fondo de Naciones Unidas para la Democracia (UNDEF, por sus siglas en inglés).

El jefe de cooperación de la delegación de la Unión Europea (UE) en Nicaragua, Costa Rica y Panamá, Laurent Sillano, advirtió hoy de que en Centroamérica hay 2,3 millones de personas que sufren de inseguridad alimentaria."Estas personas son, más que todo, pequeños productores de agricultura familiar y trabajadores temporales", dijo el diplomático europeo tras participar en un foro centroamericano sobre seguridad alimentaria, en Managua.Tanto los pequeños productores rurales como los trabajadores temporales, agregó, "son los que están sometidos al mayor riesgo" de inseguridad alimentaria, "en particular a riesgos de variaciones climáticas y económicas".Sillano anunció que la UE participará en un programa de fortalecimiento de la cadena de transformación de productos agropecuarios, para aumentar su valor y generar ingresos, junto con productores rurales y consumidores pobres, que son las poblaciones de Centroamérica más sujetas a la inseguridad alimentaria."Esto lo estamos haciendo con éxito en el tema de granos básicos y de madera con programas que están en curso y vamos a lanzar un programa de 20 millones de euros en la cadena de vino", añadió, sin precisar más.Durante el foro fue presentada la denominada Alianza por Derecho Humano a la Alimentación en Centroamérica (Adhac), formada por más de 60 organizaciones sociales de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.La alianza sostuvo que Centroamérica vive una "grave e inaceptable" realidad de inseguridad alimentaria que afecta a amplios sectores de la población.Asimismo, consideró "urgente" la necesidad de revisar y rediseñar las actuales políticas y estrategias de los países en todos los ámbitos determinantes para garantizar el derecho humano a la alimentación.El consultor experto y asesor de Adhac, Adolfo Hurtado, dijo a Efe que la vulnerabilidad al hambre en Centroamérica tiene que ver, entre otras cosas, "con un desarrollo territorial que es inadecuado"."Un desarrollo territorial que ha simplificado la biodiversidad que disponíamos, ha eliminado la cobertura forestal, ha excluido al sector agroalimentario justamente y ha movido parte de su producción importante sin haber creado una economía adecuada para las laderas", explicó.El desarrollo inadecuado de la tierra, sostuvo, "ha generado mercados incompletos", es decir que la gente tiene mucho trabajo a la hora de cortar café, pero después de la cosecha se quedan sin trabajo y no tienen acceso a la tierra, anotó."La gente pasa hambre porque el desarrollo territorial que hemos seguido es inadecuado y necesitamos realmente un nuevo desarrollo rural", apuntó Hurtado, quien presentó el estudio "Estado de la soberanía alimentaria de Centroamérica. Repensando la gobernabilidad regional para un desarrollo rural incluyente integrado y sostenible frente a los grandes retos de la globalización".El foro "Gobernanza del Derecho a la Alimentación en Centroamérica" tuvo como objetivo generar un debate entre actores públicos y sociedad civil en Centroamérica sobre la realidad, desafíos y propuestas para el acceso al derecho humano a la alimentación.El evento fue organizado por la UE, la ONG portuguesa OIKOS-Cooperação e Desenvolvimento y el Fondo de Naciones Unidas para la Democracia (UNDEF, por sus siglas en inglés).

Más noticias

0 Comentarios