La mina boliviana disputada por grupos rivales vuelve a operar tras 40 días

La mina boliviana de estaño y zinc Colquiri, expropiada a la empresa suiza Glencore en junio pasado, volvió hoy a operar tras permanecer paralizada por 40 días a causa del conflicto entre grupos rivales de mineros que se disputaban su control, informaron fuentes oficiales.El ministro de Gobierno, Carlos Romero, señaló a los medios que los mineros ya entraron a trabajar hoy al yacimiento, situado a 250 kilómetros al sur de La Paz, como resultado de diversos acuerdos para pacificar la zona y compartir la riqueza de la mina.También aseguró que las actividades comienzan a normalizarse en el pueblo del mismo nombre, luego de que el sábado ocurriera un nuevo enfrentamiento a golpes y pedradas entre los mineros que operan en cooperativas privadas y los que trabajan para el Estado."De momento hay un proceso de normalización en las condiciones de vida en Colquiri. No nos confiamos porque sabemos que es una situación compleja, por lo que mantendremos nuestro dispositivo policial" con 170 agentes en la zona, sostuvo Romero.El enfrentamiento del sábado ocurrió cuando unos 200 mineros cooperativistas, escoltados por policías, regresaron a Colquiri, tras permanecer fuera durante varias semanas porque sus rivales del sindicato que trabaja para el Estado les impedían entrar.El problema surgió cuando algunos cooperativistas detonaron cargas de dinamita y petardos y luego hicieron un mitin en la cancha del pueblo, lo que fue tomado como una provocación por los mineros del sindicato estatal, que reaccionaron y fueron a enfrentarles.Ese día, el ministro reportó que había diez personas heridas, sin embargo, los dirigentes de las cooperativas aseguran que hay 30 lesionados de ese sector y el otro grupo cuenta 43 en sus filas.El dirigente del sindicato de los trabajadores estatales, Severino Estallani, lamentó hoy, en declaraciones a Efe, que Romero haya "minimizado" lo ocurrido el sábado y advirtió que su sector se defenderá "si hay alguna provocación de los cooperativistas".Ambos grupos están enfrentados desde la expropiación de la mina en junio pasado, pero el conflicto se agravó en septiembre con incidentes violentos.El hecho más grave ocurrió hace más de dos semanas, cuando una manifestación de los cooperativistas lanzó cargas de dinamita contra la sede sindical de sus rivales en La Paz, dejando un minero muerto.Los trabajadores estatales reclamaban que el Estado se haga cargo de toda la mina, mientras que los cooperativistas exigían que se cumpla un decreto para entregarles la veta más rica de Colquiri, aunque finalmente ambos sectores acordaron compartir ese filón.El presidente Evo Morales destacó hoy el acuerdo de pacificación que firmaron el sábado los dos bandos y que incluye una medida de control civil, igual a un "toque de queda", por el que se restringe la circulación nocturna en el pueblo para evitar nuevos choques.

La mina boliviana de estaño y zinc Colquiri, expropiada a la empresa suiza Glencore en junio pasado, volvió hoy a operar tras permanecer paralizada por 40 días a causa del conflicto entre grupos rivales de mineros que se disputaban su control, informaron fuentes oficiales.El ministro de Gobierno, Carlos Romero, señaló a los medios que los mineros ya entraron a trabajar hoy al yacimiento, situado a 250 kilómetros al sur de La Paz, como resultado de diversos acuerdos para pacificar la zona y compartir la riqueza de la mina.También aseguró que las actividades comienzan a normalizarse en el pueblo del mismo nombre, luego de que el sábado ocurriera un nuevo enfrentamiento a golpes y pedradas entre los mineros que operan en cooperativas privadas y los que trabajan para el Estado."De momento hay un proceso de normalización en las condiciones de vida en Colquiri. No nos confiamos porque sabemos que es una situación compleja, por lo que mantendremos nuestro dispositivo policial" con 170 agentes en la zona, sostuvo Romero.El enfrentamiento del sábado ocurrió cuando unos 200 mineros cooperativistas, escoltados por policías, regresaron a Colquiri, tras permanecer fuera durante varias semanas porque sus rivales del sindicato que trabaja para el Estado les impedían entrar.El problema surgió cuando algunos cooperativistas detonaron cargas de dinamita y petardos y luego hicieron un mitin en la cancha del pueblo, lo que fue tomado como una provocación por los mineros del sindicato estatal, que reaccionaron y fueron a enfrentarles.Ese día, el ministro reportó que había diez personas heridas, sin embargo, los dirigentes de las cooperativas aseguran que hay 30 lesionados de ese sector y el otro grupo cuenta 43 en sus filas.El dirigente del sindicato de los trabajadores estatales, Severino Estallani, lamentó hoy, en declaraciones a Efe, que Romero haya "minimizado" lo ocurrido el sábado y advirtió que su sector se defenderá "si hay alguna provocación de los cooperativistas".Ambos grupos están enfrentados desde la expropiación de la mina en junio pasado, pero el conflicto se agravó en septiembre con incidentes violentos.El hecho más grave ocurrió hace más de dos semanas, cuando una manifestación de los cooperativistas lanzó cargas de dinamita contra la sede sindical de sus rivales en La Paz, dejando un minero muerto.Los trabajadores estatales reclamaban que el Estado se haga cargo de toda la mina, mientras que los cooperativistas exigían que se cumpla un decreto para entregarles la veta más rica de Colquiri, aunque finalmente ambos sectores acordaron compartir ese filón.El presidente Evo Morales destacó hoy el acuerdo de pacificación que firmaron el sábado los dos bandos y que incluye una medida de control civil, igual a un "toque de queda", por el que se restringe la circulación nocturna en el pueblo para evitar nuevos choques.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios