Cuatro campesinos muertos y 41 heridos en enfrentamiento en Guatemala

Al menos cuatro campesinos murieron hoy y más de 41 personas fueron heridas, entre ellas siete soldados, en un confuso enfrentamiento entre manifestantes y miembros del Ejército y de la Policía Nacional Civil (PNC), ocurrido en una carretera del departamento de Sololá, en el oeste de Guatemala.El viceministro guatemalteco de Salud Pública, Vinicio Arévalo Veras, dijo a medios locales que en la red de hospitales públicos de la zona donde ocurrió el incidente "han ingresado 34 personas, 30 de éstas con heridas de bala".En tanto que el coronel Erick Escobedo, portavoz del Ministerio guatemalteco de la Defensa, dijo a Efe que "siete soldados fueron heridos por los vecinos que los agredieron con palos y piedras", y que un camión militar fue incendiado por los pobladores.Los fallecidos fueron identificados como los campesinos indígenas de la etnia k'iche' Santos Hernández Menchú, Eusebio José Puac Baquiax, Jesús Cama y un cuarto del que solo se conoce como José, quienes murieron como consecuencia de las heridas de bala.El presidente Otto Pérez Molina dijo a los periodistas que el incidente, "que está por esclarecerse", ocurrió en el kilómetro 170 de la carretera Interamericana, y que el mismo habría sido motivado por "civiles" que viajaban en un camión y que dispararon en contra de los manifestantes.Según el gobernante, en ese lugar circulaban dos vehículos militares que se dirigían hacia otro punto de esa zona para apoyar a las fuerzas antidisturbios de la PNC en el desalojo de otros manifestantes que bloqueaban carreteras, cuando desde otro camión que avanzaba delante de los soldados "empezaron a disparar".Los soldados, aseguró Pérez Molina, al percatarse de los incidentes, para evitar enfrentarse con los enardecidos pobladores optaron por replegarse hacia las montañas.El presidente aseguró que los militares no portaban armas de fuego, y que solo llevaban equipos antidisturbios, por lo que descartó que éstos hayan disparado en contra de los manifestantes."Estamos dispuestos a que se haga la revisión completa, de los soldados y policías, para deducir las responsabilidades de lo que ha sucedido", precisó el mandatario.Mientras se registraban los incidentes, Pérez Molina se entrevistaba en Casa Presidencial con los líderes de los pobladores de los 48 cantones del departamento de Totonicapán que desde las primeras horas de hoy bloquearon varias carreteras del oeste del país.Los manifestantes rechazaban las reformas a la Constitución promovidas por Pérez Molina, así como la modificación del plan de estudios de la carrera de maestros, y exigían una reducción en las tarifas del servicio de la energía eléctrica que es prestado por una empresa privada.El mandatario dijo que se había comprometido con los líderes a detener el desalojo de los manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad, y los dirigentes, por su parte, a retirar a los pobladores y dejar libre el tráfico de las carreteras ocupadas.El coronel Erick Escobedo, portavoz del Ministerio guatemalteco de la Defensa, dijo a Efe que "siete soldados fueron heridos por los vecinos que los agredieron con palos y piedras", y que un camión militar fue incendiado por los pobladores.La premio Nobel de la Paz 1992, la líder indígena Rigoberta Menchú, reaccionó indignada por los hechos y dijo que la muerte de los campesinos "nos recuerda el pasado" cuando los militares reprimían a los indígenas durante la guerra interna de 36 años (1960-1996) que padeció este país centroamericano."Estamos nombrando una comisión desde la Fundación (que dirige) para que las víctimas levanten una demanda contra la cadena de mando, que no se pierdan las evidencias, que no se pierdan las armas usadas en el incidente", dijo Menchú a medios locales.Lo más importante, agregó, "es que este hecho violento no quede en la impunidad; es gravísimo para Guatemala porque están implicadas las fuerzas de seguridad".

Al menos cuatro campesinos murieron hoy y más de 41 personas fueron heridas, entre ellas siete soldados, en un confuso enfrentamiento entre manifestantes y miembros del Ejército y de la Policía Nacional Civil (PNC), ocurrido en una carretera del departamento de Sololá, en el oeste de Guatemala.El viceministro guatemalteco de Salud Pública, Vinicio Arévalo Veras, dijo a medios locales que en la red de hospitales públicos de la zona donde ocurrió el incidente "han ingresado 34 personas, 30 de éstas con heridas de bala".En tanto que el coronel Erick Escobedo, portavoz del Ministerio guatemalteco de la Defensa, dijo a Efe que "siete soldados fueron heridos por los vecinos que los agredieron con palos y piedras", y que un camión militar fue incendiado por los pobladores.Los fallecidos fueron identificados como los campesinos indígenas de la etnia k'iche' Santos Hernández Menchú, Eusebio José Puac Baquiax, Jesús Cama y un cuarto del que solo se conoce como José, quienes murieron como consecuencia de las heridas de bala.El presidente Otto Pérez Molina dijo a los periodistas que el incidente, "que está por esclarecerse", ocurrió en el kilómetro 170 de la carretera Interamericana, y que el mismo habría sido motivado por "civiles" que viajaban en un camión y que dispararon en contra de los manifestantes.Según el gobernante, en ese lugar circulaban dos vehículos militares que se dirigían hacia otro punto de esa zona para apoyar a las fuerzas antidisturbios de la PNC en el desalojo de otros manifestantes que bloqueaban carreteras, cuando desde otro camión que avanzaba delante de los soldados "empezaron a disparar".Los soldados, aseguró Pérez Molina, al percatarse de los incidentes, para evitar enfrentarse con los enardecidos pobladores optaron por replegarse hacia las montañas.El presidente aseguró que los militares no portaban armas de fuego, y que solo llevaban equipos antidisturbios, por lo que descartó que éstos hayan disparado en contra de los manifestantes."Estamos dispuestos a que se haga la revisión completa, de los soldados y policías, para deducir las responsabilidades de lo que ha sucedido", precisó el mandatario.Mientras se registraban los incidentes, Pérez Molina se entrevistaba en Casa Presidencial con los líderes de los pobladores de los 48 cantones del departamento de Totonicapán que desde las primeras horas de hoy bloquearon varias carreteras del oeste del país.Los manifestantes rechazaban las reformas a la Constitución promovidas por Pérez Molina, así como la modificación del plan de estudios de la carrera de maestros, y exigían una reducción en las tarifas del servicio de la energía eléctrica que es prestado por una empresa privada.El mandatario dijo que se había comprometido con los líderes a detener el desalojo de los manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad, y los dirigentes, por su parte, a retirar a los pobladores y dejar libre el tráfico de las carreteras ocupadas.El coronel Erick Escobedo, portavoz del Ministerio guatemalteco de la Defensa, dijo a Efe que "siete soldados fueron heridos por los vecinos que los agredieron con palos y piedras", y que un camión militar fue incendiado por los pobladores.La premio Nobel de la Paz 1992, la líder indígena Rigoberta Menchú, reaccionó indignada por los hechos y dijo que la muerte de los campesinos "nos recuerda el pasado" cuando los militares reprimían a los indígenas durante la guerra interna de 36 años (1960-1996) que padeció este país centroamericano."Estamos nombrando una comisión desde la Fundación (que dirige) para que las víctimas levanten una demanda contra la cadena de mando, que no se pierdan las evidencias, que no se pierdan las armas usadas en el incidente", dijo Menchú a medios locales.Lo más importante, agregó, "es que este hecho violento no quede en la impunidad; es gravísimo para Guatemala porque están implicadas las fuerzas de seguridad".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios