Observan por primera vez el choque entre dos estrellas de neutrones

El choque entre dos estrellas de neutrones nunca antes había sido observado por el hombre. El choque entre dos estrellas de neutrones nunca antes había sido observado por el hombre.

El choque entre dos estrellas de neutrones nunca antes había sido observado por el hombre. EFE

La astrofísica ha entrado en una nueva era después de que un equipo de científicos anunciara hoy que, por primera vez en la historia, se ha podido observar la fusión de dos estrellas de neutrones a través de su luz y sus ondas gravitacionales.

El avistamiento tuvo lugar el pasado 17 de agosto, cuando telescopios, localizados en varios puntos de la Tierra y en satélites que orbitan alrededor del planeta, tomaron imágenes de la fusión de dos estrellas de neutrones.

Esta colisión, conocida como kilonova, es un hecho sobre el que se venía teorizando desde hace 30 años, pero que hasta ahora nunca había sido observado.

"Es tremendamente emocionante poder experimentar un evento excepcional que transforma nuestro entendimiento sobre cómo funciona el universo", declaró France Córdova, directora del Foro Nacional de Ciencia, en una rueda de prensa celebrada en Washington.

Se estima que estas ondas detectadas en agosto fueron emitidas a unos 130,000,000 de años luz de distancia, lo que lo convierte tanto en el evento de ondas gravitacionales como en la explosión de rayos gamma más cercanos detectados hasta ahora.

El descubrimiento, que fue anunciado en el marco de la Conferencia Astrofísica de Ondas Gravitacionales que se celebra hoy en la ciudad de Baton Rouge, en Louisiana, permitió a los astrónomos observar por primera vez en el mismo evento ondas gravitacionales y luz (radiación electromagnética).

Córdova resaltó la importancia de que por primera vez se haya podido detectar la emisión de radiación electromagnética, lo que hace que este hallazgo sea aún más excitante.

Las ondas gravitacionales son perturbaciones en el espacio-tiempo que viajan a la velocidad de la luz.

Se trata del quinto acontecimiento de ondas detectado hasta la fecha y fueron los observatorios de ondas gravitacionales Ligo y de Virgo los que identificaron un estallido de rayos gamma corto que fue seguido por telescopios del Observatorio Austral Europeo (ESO).

"Vimos la luz ultravioleta procedente de este evento de ondas gravitacionales en las imágenes de 750 puntos diferentes del cielo tomadas por el satélite Swift de la NASA", explicó Jamie Kennea, profesor de astronomía de la Universidad de Penn State y responsable del equipo de Operaciones Científicas del Centro de Operaciones de la Misión Swift.

Según Kennea, el primer aviso del descubrimiento lo dio un estudiante de posgrado, Charlie Kilpatrick, quien al revisar las imágenes tomadas por el satélite se percató de un pequeño punto junto a una galaxia conocida como NGC-4993.

Etiquetas:

Relacionados

0 Comentarios