Primer laboratorio escolar de neurociencia de Puerto Rico ya está operando

El primer laboratorio escolar de neurociencia de Puerto Rico comenzó hoy su actividad con el objetivo de que se realicen proyectos e investigaciones relacionadas con esta disciplina, la biotecnología y robótica. El primer laboratorio escolar de neurociencia de Puerto Rico comenzó hoy su actividad con el objetivo de que se realicen proyectos e investigaciones relacionadas con esta disciplina, la biotecnología y robótica.

El primer laboratorio escolar de neurociencia de Puerto Rico comenzó hoy su actividad con el objetivo de que se realicen proyectos e investigaciones relacionadas con esta disciplina, la biotecnología y robótica. EFE

El primer laboratorio escolar de neurociencia de Puerto Rico comenzó hoy su actividad con el objetivo de que se realicen proyectos e investigaciones relacionadas con esta disciplina, la biotecnología y robótica.

Localizado en el Centro Residencial de Oportunidades Educativas de Mayagüez (CROEM), al oeste de la isla caribeña, el proyecto contó con el respaldado de la Organización NeuroBoricuas, que impulsa la enseñanza de la investigación científica.

Christian Bravo Rivera, presidente de NeuroBoricuas, explicó en un comunicado de prensa que el laboratorio es parte de un plan que incluye la formación de maestros de ciencias para que aprovechen esas herramientas en sus clases, así como el acompañamiento a estudiantes para impulsar su interés en la investigación científica.

"Queremos aportar a formar una cultura científica en la isla y fomentar el desarrollo de futuros neurocientíficos puertorriqueños, lo que elevará el nivel de competencia científica", indicó Bravo Rivera.

El laboratorio contará con equipos especializados de electroencefalografía, que permite el registro de actividad eléctrica de la corteza cerebral de personas y de electromiografía, que posibilita registrar la comunicación eléctrica de las neuronas motoras que controlan los músculos de las personas.

El propósito de NeuroBoricuas busca fomentar el conocimiento de la neurociencia en Puerto Rico estableciendo laboratorios de investigación en las escuelas, formando a educadores y motivando a estudiantes.

Igualmente, el grupo propone crear lazos entre centros de investigación y las escuelas de la isla, detalló Bravo Rivera, experto en neurociencia de la conducta y quien actualmente se desempeña como científico en el Cold Spring Harbor Laboratory de Nueva York.

Actualmente, NeuroBoricuas evalúa otros planteles que puedan recibir un laboratorio, pero esas escuelas deben demostrar compromiso de su facultad y estudiantes respecto a la investigación en ciencias.

NeuroBoricuas reúne a sobre 20 científicos, algunos de ellos estudiantes graduados dentro y fuera de la isla, y otros que son educadores de la Universidad de Puerto Rico, la Universidad Central del Caribe y la Universidad Metropolitana del Sistema Universitario, Ana G. Méndez.

"Los neurocientíficos que forman parte de este proyecto han invertido décadas entrenando en ciencias. La comunidad neurocientífica puertorriqueña le regala a su patria sus conocimientos para beneficio de Puerto Rico", agregó Daniel Colón Ramos, de la Escuela de Medicina de Yale

Etiquetas:

Relacionados

0 Comentarios