ESA: "debería ser de interés global mantener nuestras órbitas limpias"

ESA: "debería ser de interés global mantener nuestras órbitas limpias" ESA: "debería ser de interés global mantener nuestras órbitas limpias"

ESA: "debería ser de interés global mantener nuestras órbitas limpias"

El director de Operaciones de la Agencia Espacial Europea (ESA), Rolf Densing, dijo hoy que "la basura espacial es un asunto global y que por ello debería ser de interés global mantener nuestras órbitas limpias para los satélites operacionales" y para misiones futuras.

El director de Operaciones de la Agencia Espacial Europea (ESA), Rolf Densing, dijo hoy que "la basura espacial es un asunto global y que por ello debería ser de interés global mantener nuestras órbitas limpias para los satélites operacionales" y para misiones futuras.

Densing hizo estas declaraciones en la rueda de prensa en la que la ESA presentó las conclusiones de su séptima conferencia sobre basura espacial, que aumenta de manera preocupante y supone un grave peligro para los satélites operacionales.

La basura espacial se encuentra en órbitas terrestres bajas a hasta unos 2.000 kilómetros sobre la Tierra y en órbitas geoestacionarias a unos 36.000 kilómetros por encima del Ecuador de la Tierra.

Thomas Schildknecht, científico del comité de investigación espacial COSPAR (Committee on Space Research), consideró en la conferencia que "es necesario hacer algo y lo antes posible".

Schildknecht reconoció que se han producido progresos en algunas áreas relacionadas con la basura espacial pero que es necesario hacer más.

"Tenemos que ir al espacio para medir las partículas pequeñas de milímetros", según Schildknecht

Existen en el espacio 166 millones de partículas de basura espacial de 1 milímetro y 750.000 partículas de 1 centímetro, según cifras presentadas en la conferencia.

Desde 1957 más de 5.250 lanzamientos han generado 23.000 objetos observados, de los que sólo 1.200 son satélites operacionales y el resto es basura espacial, según cifras presentadas por el astrofísico de la NASA retirado Donald Kessler.

Una velocidad orbital media de 56.000 kilómetros por hora significa que partículas de un tamaño de centímetros pueden dañar seriamente los satélites operacionales y una colisión con objetos mayores de 10 cm puede ocasionar desintegraciones catastróficas, que generarán más basura espacial y causarán más colisiones.

Este escenario se conoce como "Síndrome Kessler" porque Donald Kessler lo postuló por primera vez en 1978, algo que ocurre actualmente.

Más noticias

0 Comentarios