La falta de tierras para cultivar deteriora la seguridad alimentaria en Guatemala

La seguridad alimentaria en Guatemala se ha deteriorado en los últimos años debido a la falta de tierras para los pequeños productores, denunciaron hoy dirigentes campesinos y de cooperativas, con ocasión del Día Mundial de la Alimentación."La causa de la hambruna en Guatemala es la falta de tierras para los pequeños productores", sostuvo en rueda de prensa el dirigente campesino, Leocadio Juracam.Recordó que desde el 2004 las organizaciones campesinas han propuesto a los Gobiernos que se impulse la producción en el área rural, donde la población del campo vive en alta vulnerabilidad.Sin embargo, manifestó que el Estado de Guatemala ha dado prioridad a los monocultivos como el de palma africana para producir biocombustibles y a la explotación minera, que ponen en riesgo a la población.Otro dirigente campesino, Omar Jerónimo, dijo a Efe que el 70 % de los 1,2 millones de niños que padecen de desnutrición en el país centroamericano se encuentran en regiones indígenas, que padecen de la exclusión y el racismo.Jerónimo coincidió en que Guatemala tiene que cambiar su modelo económico actual e impulsar el desarrollo rural integral que beneficie a los pequeños productores del interior del país.En Guatemala, el 1,86 % de los grandes productores poseen el 56,59 % de la superficie de la tierra cultivable, según un comunicado divulgado hoy por la Coordinación de Ong y Cooperativas (Congcoop).La organización asegura que la seguridad alimentaria y nutricional se ha deteriorado en los últimos años debido a que las políticas públicas han tenido una orientación" clientelar".Jerónimo explicó que hace tres años en Guatemala habían 125 municipios con problemas de hambruna, mientras que ahora se habla de 166 de los 334 que tiene el país."Eso demuestra que el Estado está violando el derecho a la alimentación" y "la situación de desnutrición que tenemos nos hacer perder el 15 % del Producto Interno Bruto", manifestó.Según los datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), de los más de 15 millones de habitantes, el 22 % de la población guatemalteca sufre de desnutrición.El Gobierno que preside el general retirado Otto Pérez Molina, quien asumió el poder el 14 de enero pasado para un periodo de 4 años, impulsa una serie de programas con los que busca reducir la desnutrición y la pobreza que afecta a más de la mitad de la población.Durante sus primeros nueve meses de mandato, el programa "Mi Bolsa Segura" (alimentos) ha beneficiado a 144.000 familias que viven en pobreza, mientras que el de "Mi Bono Seguro" (transferencias económicas) se ha entregado a 750.765 familias, sostiene un informe oficial.Además, señala que los Comedores Seguros han entregado más de dos millones de raciones alimentarias y que más de 30.000 familias han sido beneficiadas con semillas mejoradas.

La seguridad alimentaria en Guatemala se ha deteriorado en los últimos años debido a la falta de tierras para los pequeños productores, denunciaron hoy dirigentes campesinos y de cooperativas, con ocasión del Día Mundial de la Alimentación."La causa de la hambruna en Guatemala es la falta de tierras para los pequeños productores", sostuvo en rueda de prensa el dirigente campesino, Leocadio Juracam.Recordó que desde el 2004 las organizaciones campesinas han propuesto a los Gobiernos que se impulse la producción en el área rural, donde la población del campo vive en alta vulnerabilidad.Sin embargo, manifestó que el Estado de Guatemala ha dado prioridad a los monocultivos como el de palma africana para producir biocombustibles y a la explotación minera, que ponen en riesgo a la población.Otro dirigente campesino, Omar Jerónimo, dijo a Efe que el 70 % de los 1,2 millones de niños que padecen de desnutrición en el país centroamericano se encuentran en regiones indígenas, que padecen de la exclusión y el racismo.Jerónimo coincidió en que Guatemala tiene que cambiar su modelo económico actual e impulsar el desarrollo rural integral que beneficie a los pequeños productores del interior del país.En Guatemala, el 1,86 % de los grandes productores poseen el 56,59 % de la superficie de la tierra cultivable, según un comunicado divulgado hoy por la Coordinación de Ong y Cooperativas (Congcoop).La organización asegura que la seguridad alimentaria y nutricional se ha deteriorado en los últimos años debido a que las políticas públicas han tenido una orientación" clientelar".Jerónimo explicó que hace tres años en Guatemala habían 125 municipios con problemas de hambruna, mientras que ahora se habla de 166 de los 334 que tiene el país."Eso demuestra que el Estado está violando el derecho a la alimentación" y "la situación de desnutrición que tenemos nos hacer perder el 15 % del Producto Interno Bruto", manifestó.Según los datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), de los más de 15 millones de habitantes, el 22 % de la población guatemalteca sufre de desnutrición.El Gobierno que preside el general retirado Otto Pérez Molina, quien asumió el poder el 14 de enero pasado para un periodo de 4 años, impulsa una serie de programas con los que busca reducir la desnutrición y la pobreza que afecta a más de la mitad de la población.Durante sus primeros nueve meses de mandato, el programa "Mi Bolsa Segura" (alimentos) ha beneficiado a 144.000 familias que viven en pobreza, mientras que el de "Mi Bono Seguro" (transferencias económicas) se ha entregado a 750.765 familias, sostiene un informe oficial.Además, señala que los Comedores Seguros han entregado más de dos millones de raciones alimentarias y que más de 30.000 familias han sido beneficiadas con semillas mejoradas.

Más noticias

0 Comentarios