Universidad de Boston reveló nuevos detalles sobre el cerebro de Aaron Hernández

Aaron Hernández Aaron Hernández

Aaron Hernández Getty Images

Los investigadores revelaron que el daño que padecía el exjugador de Patriots pudo condicionar su comportamiento.    

Nuevos detalles surgen a la luz sobre la condición de Aaron Hernández al momento de su muerte.

El exjugador de New England Patriots, quien se suicidó en su celda en abril de 2017, sufría una condición de Encefalopatía Traumática Crónica; la más grave evaluada en una persona de su edad, según revelaron estudiosos de la Universidad de Boston.

Aunque ya se había dado un adelanto sobre este diagnóstico, hace un par de días, Anne McKee, una de las investigadoras a cargo, ofreció una conferencia en la que reveló que la Encefalopatía de Hernández se hallaba en un tercer o cuarto grado y era causada por la inflamación del lóbulo frontal y el hipocampo; zonas relacionadas con el criterio, la conducta y la memoria.

“Podemos decir colectivamente, en nuestra experiencia colectiva, que los individuos con ETC _y con ETC de esta gravedad_ tienen dificultades con el control de los impulsos, la toma de decisiones, la inhibición de impulsos o agresión, frecuente volatilidad emocional y conductas de ira", ´precisó McKee.

No se puede asegurar que el padecimiento haya influido o en qué proporción en los crímenes que le imputaban al exjugador, pero lo cierto es que los golpes constantes en la cabeza le provocaron la anomalía cerebral. Esta afección solo puede diagnosticarse mediante la práctica de una necropsia.

Los abogados del fallecido demandaron a la NFL y a la compañía fabricante de cascos para fútbol americano Ridell, por no advertir a Hernández sobre los riesgos de practicar esta disciplina.

Etiquetas:

Relacionados

0 Comentarios