Abogada latina dirigirá la oficina de protección al consumidor en Chicago

Vista de un festival en la ciudad de Chicago frente al lago Michigan. EFE/Alcaldía de Chicago/Archivo/Solo uso editorial Galería
La abogada María Guerra Lapacek encara su nuevo cargo en la Alcaldía de Chicago. EFE/Solo uso editorial Galería

Vista de un festival en la ciudad de Chicago frente al lago Michigan. EFE/Alcaldía de Chicago/Archivo/Solo uso editorial

Chicago (IL), 17 ene (EFEUSA). - La abogada María Guerra Lapacek encara su nuevo cargo en la Alcaldía de Chicago con el espíritu empresarial que observó en sus padres inmigrantes como inspiración, y con el cual buscará mejorar la acción del Departamento de Negocios y Protección al Consumidor.Hija de padre cubano y madre mexicana, Guerra nació en México y a las pocas semanas fue trasladada a Chicago, donde se crió, estudió leyes y obtuvo un MBA en la Universidad DePaul."De niña crecí viendo trabajar duro a mis padres al frente de una pequeña tienda que vendía ropa, en el barrio Humboldt Park", manifestó a Efe la abogada hispana."Ellos no hablaban mucho inglés, pero tenían un espíritu empresarial único que los hacía tratar con preferencia a sus clientes latinos", agregó.Ese espíritu fue trasmitido a María Guerra, quien a los 38 años y a punto de enfrentar un nuevo desafío en su trayectoria, todavía se considera "una chica de familia bastante humilde" y muy agradecida de las oportunidades que le ha dado la ciudad.Mientras estudiaba en la universidad, Guerra fue productora de noticias de la cadena de televisión Telemundo y tras graduarse de la escuela de derecho, hace 10 años, comenzó a trabajar en la Alcaldía de Chicago.Fue miembro de la oficina de asuntos legislativos, en el Departamento de Aviación, y además tuvo a su cargo el presupuesto de 13 departamentos municipales. Con los años, asumió puestos de responsabilidad en el área de Finanzas y en el funcionamiento del Concejo Municipal.El pasado miércoles, el alcalde Rahm Emanuel solicitó al cuerpo de concejales que confirme el nombramiento de Guerra Lapacek al frente del Departamento de Negocios y Protección al Consumidor, cargo que conlleva la misión de mejorar la eficiencia del gobierno y las respuestas que demande la comunidad."María ha sido parte integral del equipo que estableció el Centro de Atención a las Empresas Pequeñas, que reformó el sistema de licencias comerciales y redujo en un 60% los trámites burocráticos para abrir negocios", señaló el alcalde.De igual manera, como defensora del consumidor, Guerra encabezó la lucha contra el fraude en la liquidación de impuestos y la proliferación de préstamos predatorios.Guerra, quien se prevé asumirá su nuevo cargo en febrero, se encargará de "proteger a los residentes y consumidores", y de implementar con más ahínco la visión de un departamento dedicado a los pequeños negocios, explicó Emanuel.La futura directora señaló a Efe que los pequeños empresarios "son el motor" de la economía de Chicago y el alcalde quiere que "reciban ayuda en el idioma y de la manera que lo necesiten".Como ejemplos para agilizar la gestión de operaciones, mencionó el Centro de Atención a las Empresas Pequeñas, inaugurado en 2013 y en donde una fila rápida de atención al cliente y una estación de autoservicio permiten reducir hasta en menos de 100 días los permisos y trámites de inspecciones para poder abrir un restaurante, lo que antes demoraba un año.Agregó que en lugar de 117 licencias que eran necesarias para abrir un negocio, ahora se necesitan 40.Según las estadísticas del Ayuntamiento, el 10% de los restaurantes de Chicago son propiedad de inmigrantes, al igual que un tercio de los nuevos negocios que se abren en la ciudad.Además de restaurantes, los inmigrantes prefieren abrir guarderías infantiles, talleres mecánicos y pequeñas tiendas de abarrote en los barrios.El gobierno local estima que los latinos poseen unos 56.000 negocios en Chicago y sus suburbios, los cuales emplean a unas 70.000 personas y facturaron unos 2.200 millones de dólares en 2011.Emanuel informó que Guerra reemplazará a Rosemary Krimbel, quien encabezará un nuevo esfuerzo para modernizar el código municipal y convertirlo en una herramienta "eficiente y efectiva".

Chicago (IL), 17 ene (EFEUSA). - La abogada María Guerra Lapacek encara su nuevo cargo en la Alcaldía de Chicago con el espíritu empresarial que observó en sus padres inmigrantes como inspiración, y con el cual buscará mejorar la acción del Departamento de Negocios y Protección al Consumidor.Hija de padre cubano y madre mexicana, Guerra nació en México y a las pocas semanas fue trasladada a Chicago, donde se crió, estudió leyes y obtuvo un MBA en la Universidad DePaul."De niña crecí viendo trabajar duro a mis padres al frente de una pequeña tienda que vendía ropa, en el barrio Humboldt Park", manifestó a Efe la abogada hispana."Ellos no hablaban mucho inglés, pero tenían un espíritu empresarial único que los hacía tratar con preferencia a sus clientes latinos", agregó.Ese espíritu fue trasmitido a María Guerra, quien a los 38 años y a punto de enfrentar un nuevo desafío en su trayectoria, todavía se considera "una chica de familia bastante humilde" y muy agradecida de las oportunidades que le ha dado la ciudad.Mientras estudiaba en la universidad, Guerra fue productora de noticias de la cadena de televisión Telemundo y tras graduarse de la escuela de derecho, hace 10 años, comenzó a trabajar en la Alcaldía de Chicago.Fue miembro de la oficina de asuntos legislativos, en el Departamento de Aviación, y además tuvo a su cargo el presupuesto de 13 departamentos municipales. Con los años, asumió puestos de responsabilidad en el área de Finanzas y en el funcionamiento del Concejo Municipal.El pasado miércoles, el alcalde Rahm Emanuel solicitó al cuerpo de concejales que confirme el nombramiento de Guerra Lapacek al frente del Departamento de Negocios y Protección al Consumidor, cargo que conlleva la misión de mejorar la eficiencia del gobierno y las respuestas que demande la comunidad."María ha sido parte integral del equipo que estableció el Centro de Atención a las Empresas Pequeñas, que reformó el sistema de licencias comerciales y redujo en un 60% los trámites burocráticos para abrir negocios", señaló el alcalde.De igual manera, como defensora del consumidor, Guerra encabezó la lucha contra el fraude en la liquidación de impuestos y la proliferación de préstamos predatorios.Guerra, quien se prevé asumirá su nuevo cargo en febrero, se encargará de "proteger a los residentes y consumidores", y de implementar con más ahínco la visión de un departamento dedicado a los pequeños negocios, explicó Emanuel.La futura directora señaló a Efe que los pequeños empresarios "son el motor" de la economía de Chicago y el alcalde quiere que "reciban ayuda en el idioma y de la manera que lo necesiten".Como ejemplos para agilizar la gestión de operaciones, mencionó el Centro de Atención a las Empresas Pequeñas, inaugurado en 2013 y en donde una fila rápida de atención al cliente y una estación de autoservicio permiten reducir hasta en menos de 100 días los permisos y trámites de inspecciones para poder abrir un restaurante, lo que antes demoraba un año.Agregó que en lugar de 117 licencias que eran necesarias para abrir un negocio, ahora se necesitan 40.Según las estadísticas del Ayuntamiento, el 10% de los restaurantes de Chicago son propiedad de inmigrantes, al igual que un tercio de los nuevos negocios que se abren en la ciudad.Además de restaurantes, los inmigrantes prefieren abrir guarderías infantiles, talleres mecánicos y pequeñas tiendas de abarrote en los barrios.El gobierno local estima que los latinos poseen unos 56.000 negocios en Chicago y sus suburbios, los cuales emplean a unas 70.000 personas y facturaron unos 2.200 millones de dólares en 2011.Emanuel informó que Guerra reemplazará a Rosemary Krimbel, quien encabezará un nuevo esfuerzo para modernizar el código municipal y convertirlo en una herramienta "eficiente y efectiva".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios