Aumenta presión a fiscal general Carolina del Norte sobre colegiaturas de soñadores

"Soñadores" de Carolina del Norte sostienen pancartas y gritan consignas durante una parada en un parque del centro de Charlotte, Carolina del Norte. EFE/Archivo "Soñadores" de Carolina del Norte sostienen pancartas y gritan consignas durante una parada en un parque del centro de Charlotte, Carolina del Norte. EFE/Archivo

"Soñadores" de Carolina del Norte sostienen pancartas y gritan consignas durante una parada en un parque del centro de Charlotte, Carolina del Norte. EFE/Archivo

Organizaciones proinmigrantes en Carolina del Norte urgieron hoy al fiscal general del estado en emitir una opinión legal sobre si los estudiantes con la Acción Diferida (DACA) pueden recibir matrículas universitarias reducidas, al igual que los residentes."El procurador Roy Cooper tiene la autoridad de interpretar las leyes estatales y emitir opiniones legales que puedan seguir las instituciones públicas de Carolina del Norte en la implementación de sus políticas", afirmó hoy en un comunicado la Coalición Latinoamericana (LAC), la organización hispana más importante del estado.La petición de LAC se une a la que durante el pasado mes de diciembre realizó el NC Dream Team en su campaña "Un Estado, Una Tarifa", la cual enfatiza que los indocumentados con Acción Diferida cumplen con los requisitos de residencia legal para pagar la matrícula de centros de educación superior como residentes del estado.Según la Coalición Latinoamericana, con sede en Charlotte, cuando Cooper emitió una opinión favorable al Departamento de Transporte sobre las licencias de conducir para los jóvenes con DACA en 2012, éstos terminaron recibiendo sus permisos de conducir a pesar que un principio se les fue negado por el gobierno estatal."Creemos que el fiscal Cooper tiene una oportunidad similar y toda la autoridad para corroborar que los estudiantes con DACA son elegibles para la matrícula escolar de residentes", apuntó LAC.Más de 31.000 jóvenes sin papeles estudian en las escuelas públicas del estado, convirtiendo a Carolina del Norte en el noveno estado del país con el mayor número de estudiantes "soñadores".Cada año, miles de ellos terminan la secundaria para enfrentar la triste realidad de que no pueden continuar sus estudios universitarios por su estatus migratorio irregular, inclusive aquellos que gozan del beneficio migratorio de DACA, el cual les otorga permiso de trabajo y seguro social.Los grupos de apoyo a los soñadores argumentan que los que tienen DACA pueden gozar del mismo beneficio de la matrícula de residentes del estado en los colegios comunitarios como los amparados bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS).Por su parte, la oficina del fiscal Cooper, un demócrata con opciones a gobernador para el 2016, continúa sin responder a las demandas de los grupos proinmigrantes, y según la portavoz del Departamento de Justicia, Noelle Talley, los "abogados del estado siguen estudiando la petición".Se espera que los soñadores y sus aliados marchen el sábado por las calles de Raleigh, capital del estado, y en frente de la oficina de Cooper, realicen un simulacro de "entierro" de sus sueños por no poder ir a la universidad y a los colegios comunitarios por las altas tarifas.

Organizaciones proinmigrantes en Carolina del Norte urgieron hoy al fiscal general del estado en emitir una opinión legal sobre si los estudiantes con la Acción Diferida (DACA) pueden recibir matrículas universitarias reducidas, al igual que los residentes."El procurador Roy Cooper tiene la autoridad de interpretar las leyes estatales y emitir opiniones legales que puedan seguir las instituciones públicas de Carolina del Norte en la implementación de sus políticas", afirmó hoy en un comunicado la Coalición Latinoamericana (LAC), la organización hispana más importante del estado.La petición de LAC se une a la que durante el pasado mes de diciembre realizó el NC Dream Team en su campaña "Un Estado, Una Tarifa", la cual enfatiza que los indocumentados con Acción Diferida cumplen con los requisitos de residencia legal para pagar la matrícula de centros de educación superior como residentes del estado.Según la Coalición Latinoamericana, con sede en Charlotte, cuando Cooper emitió una opinión favorable al Departamento de Transporte sobre las licencias de conducir para los jóvenes con DACA en 2012, éstos terminaron recibiendo sus permisos de conducir a pesar que un principio se les fue negado por el gobierno estatal."Creemos que el fiscal Cooper tiene una oportunidad similar y toda la autoridad para corroborar que los estudiantes con DACA son elegibles para la matrícula escolar de residentes", apuntó LAC.Más de 31.000 jóvenes sin papeles estudian en las escuelas públicas del estado, convirtiendo a Carolina del Norte en el noveno estado del país con el mayor número de estudiantes "soñadores".Cada año, miles de ellos terminan la secundaria para enfrentar la triste realidad de que no pueden continuar sus estudios universitarios por su estatus migratorio irregular, inclusive aquellos que gozan del beneficio migratorio de DACA, el cual les otorga permiso de trabajo y seguro social.Los grupos de apoyo a los soñadores argumentan que los que tienen DACA pueden gozar del mismo beneficio de la matrícula de residentes del estado en los colegios comunitarios como los amparados bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS).Por su parte, la oficina del fiscal Cooper, un demócrata con opciones a gobernador para el 2016, continúa sin responder a las demandas de los grupos proinmigrantes, y según la portavoz del Departamento de Justicia, Noelle Talley, los "abogados del estado siguen estudiando la petición".Se espera que los soñadores y sus aliados marchen el sábado por las calles de Raleigh, capital del estado, y en frente de la oficina de Cooper, realicen un simulacro de "entierro" de sus sueños por no poder ir a la universidad y a los colegios comunitarios por las altas tarifas.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios