El ataque de Bengasi podía haberse evitado, según un informe del Senado de EE.UU.

El senador republicano Saxby Chambliss, vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado de EE.UU.. EFE/Archivo El senador republicano Saxby Chambliss, vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado de EE.UU.. EFE/Archivo

El senador republicano Saxby Chambliss, vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado de EE.UU.. EFE/Archivo

Un informe bipartidista del Comité de Inteligencia del Senado divulgado hoy concluye que el ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi (Libia) de septiembre de 2012 pudo haberse evitado, y culpa al Departamento de Estado por no haber aumentado la seguridad pese a las advertencias previas.El ataque "se pudo prevenir, sobre la base de amplios informes de inteligencia acerca de la actividad terrorista en Libia y teniendo en cuenta las deficiencias de seguridad conocidas en la misión estadounidense", sostiene el informe."Pese a la deteriorada situación de seguridad en Bengasi y a amplias advertencias, el Gobierno estadounidense simplemente no hizo lo suficiente para evitar el ataque y garantizar la seguridad de los que allí servían", comentó el senador republicano Saxby Chambliss, vicepresidente del Comité de Inteligencia responsable del informe.El ataque afectó al consulado y a un anexo de la CIA, se produjo el 11 de septiembre de 2012, en coincidencia con el aniversario de los atentados terroristas del 11-S, y en él murieron el embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, y otros tres funcionarios.Según el informe, la respuesta militar al ataque fue "lenta" y estuvo llena de obstáculos, y la CIA conocía desde semanas atrás que las condiciones de seguridad en Bengasi estaban empeorando.Además, el documento señala que la investigación del FBI sobre el ataque se ha visto obstaculizada en el interior de Libia, con 15 asesinatos de personas de apoyo o útiles para las pesquisas.El informe no aporta luz sobre uno de los asuntos más controvertidos en torno al ataque, el de sus motivos y autores.El Gobierno atribuyó en un principio el atentado a protestas "espontáneas" por un vídeo producido en EE.UU. que criticaba al islam, pero después cambió de versión y desde entonces sostiene que fue un ataque terrorista.Los republicanos acusaron al Gobierno de disfrazar la realidad por razones electorales, ya que faltaban apenas dos meses para los comicios presidenciales, e hicieron que la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, ordenara una investigación independiente.Según otra investigación del diario The New York Times publicada a finales de diciembre, la organización terrorista Al Qaeda no dirigió el ataque.De acuerdo con el diario, "el ataque fue perpetrado por combatientes que se habían beneficiado directamente del apoyo logístico y el extenso poder aéreo de la OTAN durante la rebelión contra el coronel (Muamar al) Gadafi".Y, "al contrario de lo que alegan algunos miembros del Congreso, fue alimentado en gran medida por la ira contra un vídeo producido en Estados Unidos que denigraba al islam", sostiene el diario.En respuesta al informe del Comité de Inteligencia del Senado, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo a los periodistas en el Air Force One camino a Raleigh (Carolina del Norte) que "refuerza" lo que otras investigaciones han concluido acerca de las deficiencias de seguridad en el complejo de Bengasi.

Un informe bipartidista del Comité de Inteligencia del Senado divulgado hoy concluye que el ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi (Libia) de septiembre de 2012 pudo haberse evitado, y culpa al Departamento de Estado por no haber aumentado la seguridad pese a las advertencias previas.El ataque "se pudo prevenir, sobre la base de amplios informes de inteligencia acerca de la actividad terrorista en Libia y teniendo en cuenta las deficiencias de seguridad conocidas en la misión estadounidense", sostiene el informe."Pese a la deteriorada situación de seguridad en Bengasi y a amplias advertencias, el Gobierno estadounidense simplemente no hizo lo suficiente para evitar el ataque y garantizar la seguridad de los que allí servían", comentó el senador republicano Saxby Chambliss, vicepresidente del Comité de Inteligencia responsable del informe.El ataque afectó al consulado y a un anexo de la CIA, se produjo el 11 de septiembre de 2012, en coincidencia con el aniversario de los atentados terroristas del 11-S, y en él murieron el embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, y otros tres funcionarios.Según el informe, la respuesta militar al ataque fue "lenta" y estuvo llena de obstáculos, y la CIA conocía desde semanas atrás que las condiciones de seguridad en Bengasi estaban empeorando.Además, el documento señala que la investigación del FBI sobre el ataque se ha visto obstaculizada en el interior de Libia, con 15 asesinatos de personas de apoyo o útiles para las pesquisas.El informe no aporta luz sobre uno de los asuntos más controvertidos en torno al ataque, el de sus motivos y autores.El Gobierno atribuyó en un principio el atentado a protestas "espontáneas" por un vídeo producido en EE.UU. que criticaba al islam, pero después cambió de versión y desde entonces sostiene que fue un ataque terrorista.Los republicanos acusaron al Gobierno de disfrazar la realidad por razones electorales, ya que faltaban apenas dos meses para los comicios presidenciales, e hicieron que la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, ordenara una investigación independiente.Según otra investigación del diario The New York Times publicada a finales de diciembre, la organización terrorista Al Qaeda no dirigió el ataque.De acuerdo con el diario, "el ataque fue perpetrado por combatientes que se habían beneficiado directamente del apoyo logístico y el extenso poder aéreo de la OTAN durante la rebelión contra el coronel (Muamar al) Gadafi".Y, "al contrario de lo que alegan algunos miembros del Congreso, fue alimentado en gran medida por la ira contra un vídeo producido en Estados Unidos que denigraba al islam", sostiene el diario.En respuesta al informe del Comité de Inteligencia del Senado, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo a los periodistas en el Air Force One camino a Raleigh (Carolina del Norte) que "refuerza" lo que otras investigaciones han concluido acerca de las deficiencias de seguridad en el complejo de Bengasi.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios