Biden telefoneó a Al Maliki para expresar apoyo en la lucha contra Al Qaeda

El vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden. EFE/Archivo El vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden. EFE/Archivo

El vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden. EFE/Archivo

El vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, telefoneó hoy al primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, a quien alentó a continuar colaborando con los líderes tribales en su lucha contra Al Qaeda y con quien trató los enfrentamientos que actualmente están teniendo lugar en la provincia de Al Anbar.Biden "acogió con satisfacción la decisión del Consejo de Ministros de extender los beneficios del Estado a los miembros de las fuerzas tribales muertos o heridos en la lucha contra el Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL, en inglés)" y dio la bienvenida a que las elecciones iraquíes se produzcan en la fecha prevista, informó la Casa Blanca en un comunicado.Además, el vicepresidente también trasladó la satisfacción del Gobierno estadounidense por el compromiso del primer ministro iraquí de garantizar que la ayuda humanitaria llegue a aquellos que lo necesitan en el país árabe.Al Maliki informó a Biden sobre la situación en la provincia de Al Anbar, que "incluye una serie de iniciativas políticas que están en marcha en el ámbito local y nacional"."El vicepresidente subrayó que Estados Unidos apoyará y asistirá a Irak en su lucha contra el terrorismo internacional", agregó la nota.Estados Unidos ha reiterado su apoyo a Irak en su lucha antiterrorista y acelerará el envío de equipamiento militar ante los últimos acontecimientos, pero considera que es el Gobierno iraquí el que tiene que "liderar" las operaciones contra la red terrorista y de momento descarta el envío de tropas sobre el terreno.Según recuerdan en estos días los medios, aproximadamente un tercio de los casi 4.500 militares americanos muertos en Irak perecieron en la provincia de Al Anbar luchado contra los milicianos de Al Qaeda. Un centenar de las víctimas estadounidenses cayó en la batalla de Faluya de 2004, la más cruenta para las fuerzas de EE.UU. desde la Guerra de Vietnam.Irak sufre un rebrote de la violencia sectaria y de los atentados terroristas, que causaron durante 2013 la muerte de 8.868 personas, de las que 7.818 eran civiles, según cifras de la ONU.

El vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, telefoneó hoy al primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, a quien alentó a continuar colaborando con los líderes tribales en su lucha contra Al Qaeda y con quien trató los enfrentamientos que actualmente están teniendo lugar en la provincia de Al Anbar.Biden "acogió con satisfacción la decisión del Consejo de Ministros de extender los beneficios del Estado a los miembros de las fuerzas tribales muertos o heridos en la lucha contra el Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL, en inglés)" y dio la bienvenida a que las elecciones iraquíes se produzcan en la fecha prevista, informó la Casa Blanca en un comunicado.Además, el vicepresidente también trasladó la satisfacción del Gobierno estadounidense por el compromiso del primer ministro iraquí de garantizar que la ayuda humanitaria llegue a aquellos que lo necesitan en el país árabe.Al Maliki informó a Biden sobre la situación en la provincia de Al Anbar, que "incluye una serie de iniciativas políticas que están en marcha en el ámbito local y nacional"."El vicepresidente subrayó que Estados Unidos apoyará y asistirá a Irak en su lucha contra el terrorismo internacional", agregó la nota.Estados Unidos ha reiterado su apoyo a Irak en su lucha antiterrorista y acelerará el envío de equipamiento militar ante los últimos acontecimientos, pero considera que es el Gobierno iraquí el que tiene que "liderar" las operaciones contra la red terrorista y de momento descarta el envío de tropas sobre el terreno.Según recuerdan en estos días los medios, aproximadamente un tercio de los casi 4.500 militares americanos muertos en Irak perecieron en la provincia de Al Anbar luchado contra los milicianos de Al Qaeda. Un centenar de las víctimas estadounidenses cayó en la batalla de Faluya de 2004, la más cruenta para las fuerzas de EE.UU. desde la Guerra de Vietnam.Irak sufre un rebrote de la violencia sectaria y de los atentados terroristas, que causaron durante 2013 la muerte de 8.868 personas, de las que 7.818 eran civiles, según cifras de la ONU.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios