Buscan evitar la reelección de Arpaio como alguacil de Maricopa

Diversas organizaciones en Arizona trabajan en un movimiento para promover el voto hispano en el condado de Maricopa para evitar que el controvertido alguacil Joe Arpaio sea reelegido en las próximas elecciones de noviembre."Es el momento de que los hispanos unan sus voces y sus votos y lo hagan sentir en las próximas elecciones", dijo a Efe Randy Parraz, representante de la organización Ciudadanos para una menor Arizona.Parraz indicó que hay muchas personas en el condado de Maricopa, no solo los hispanos, que no están satisfechos con las acciones y el trabajo que ha hecho Arpaio como alguacil."Estamos haciendo un esfuerzo muy grande, docenas de voluntarios recorriendo las calles, tocando todos los días puertas en los vecindarios, ayudando a la gente con sus boletas", dijo Parraz.Arpaio quien es conocido por su mano dura en contra de la inmigración ilegal, es la única agencia a nivel local en Arizona que detiene indocumentados bajo la ley estatal de sanciones de empleadores, que castiga a los migrantes que admiten haber pagado los servicios de un traficante de humanos para ser traídos al país.La Ofician del Alguacil de Maricipa también es la único en el estado en llevar a cabo constantemente redadas en negocios con el objetivo de detener a trabajadores "sin papeles" bajo la ley estatal de sanciones de empleadores.De acuerdo a estadísticas de la oficina de Arpaio, desde que entró en vigor esta regulación en 2007 más de 600 personas, todos ellos indocumentados, han sido detenidas en este tipo de redadas.El alguacil, también conocido como el "sheriff más duro del oeste", enfrenta actualmente una demanda por prácticas de perfil racial en contra de conductores hispanos por parte del Departamento de Justicia federal.Al mismo tiempo, se encuentra a la espera del veredicto de otro juicio en su contra que finalizó el pasado mes de agosto por acusaciones similares en una demanda presentada ante la Corte Federal en Phoenix por una coalición de organizaciones civiles.Arpaio, de 70 años, fue electo alguacil por primera vez en 1992 y busca reelegirse nuevamente el próximo mes de noviembre, enfrentando en las urnas al candidato demócrata, Paul Penzone.Esta movilización es similar a la que el grupo Ciudadanos para una mejor Arizona llevó a cabo en 2011 y que culminó con la destitución de su puesto del entonces líder del senado estatal, el republicano Russell Pearce.Hasta entonces, Pearce, principal arquitecto de la ley estatal SB1070, era considerado como el político de mayor influencia en la legislatura estatal de Arizona.El grupo "Adiós Arpaio", junto con la organización Promesa Arizona, anunciaron haber registrado más de 34.000 nuevos votantes hispanos en el condado de Maricopa."Adiós Arpaio" es un movimiento integrado principalmente por jóvenes voluntarios cuyas familias o amigos han sufrido los efectos de las redadas del alguacil.Una de estas voluntarias es Sarai Rubio, estudiante de escuela secundaria en Phoenix, quien dijo a Efe que el principal motivo para participar en este movimiento es porque ella conoce muchas familias que han sufrido los efectos de las deportaciones."Tengo amigos que no podían seguir con sus estudios porque no tenían papeles", dijo Rubió, que agregó que las personas con las que ha hablado en los vecindarios están muy contentas con el esfuerzo que se está haciendo."La gente en los vecindarios no quieren que se reelija Arpaio", aseguró la voluntaria.Por su parte, Parraz está convencido de que si se logra que Arpaio no sea reelegido en las elecciones del próximo 6 de noviembre, este resultado sería un fuerte mensaje para la gobernadora de Arizona, Jan Brewer.

Diversas organizaciones en Arizona trabajan en un movimiento para promover el voto hispano en el condado de Maricopa para evitar que el controvertido alguacil Joe Arpaio sea reelegido en las próximas elecciones de noviembre."Es el momento de que los hispanos unan sus voces y sus votos y lo hagan sentir en las próximas elecciones", dijo a Efe Randy Parraz, representante de la organización Ciudadanos para una menor Arizona.Parraz indicó que hay muchas personas en el condado de Maricopa, no solo los hispanos, que no están satisfechos con las acciones y el trabajo que ha hecho Arpaio como alguacil."Estamos haciendo un esfuerzo muy grande, docenas de voluntarios recorriendo las calles, tocando todos los días puertas en los vecindarios, ayudando a la gente con sus boletas", dijo Parraz.Arpaio quien es conocido por su mano dura en contra de la inmigración ilegal, es la única agencia a nivel local en Arizona que detiene indocumentados bajo la ley estatal de sanciones de empleadores, que castiga a los migrantes que admiten haber pagado los servicios de un traficante de humanos para ser traídos al país.La Ofician del Alguacil de Maricipa también es la único en el estado en llevar a cabo constantemente redadas en negocios con el objetivo de detener a trabajadores "sin papeles" bajo la ley estatal de sanciones de empleadores.De acuerdo a estadísticas de la oficina de Arpaio, desde que entró en vigor esta regulación en 2007 más de 600 personas, todos ellos indocumentados, han sido detenidas en este tipo de redadas.El alguacil, también conocido como el "sheriff más duro del oeste", enfrenta actualmente una demanda por prácticas de perfil racial en contra de conductores hispanos por parte del Departamento de Justicia federal.Al mismo tiempo, se encuentra a la espera del veredicto de otro juicio en su contra que finalizó el pasado mes de agosto por acusaciones similares en una demanda presentada ante la Corte Federal en Phoenix por una coalición de organizaciones civiles.Arpaio, de 70 años, fue electo alguacil por primera vez en 1992 y busca reelegirse nuevamente el próximo mes de noviembre, enfrentando en las urnas al candidato demócrata, Paul Penzone.Esta movilización es similar a la que el grupo Ciudadanos para una mejor Arizona llevó a cabo en 2011 y que culminó con la destitución de su puesto del entonces líder del senado estatal, el republicano Russell Pearce.Hasta entonces, Pearce, principal arquitecto de la ley estatal SB1070, era considerado como el político de mayor influencia en la legislatura estatal de Arizona.El grupo "Adiós Arpaio", junto con la organización Promesa Arizona, anunciaron haber registrado más de 34.000 nuevos votantes hispanos en el condado de Maricopa."Adiós Arpaio" es un movimiento integrado principalmente por jóvenes voluntarios cuyas familias o amigos han sufrido los efectos de las redadas del alguacil.Una de estas voluntarias es Sarai Rubio, estudiante de escuela secundaria en Phoenix, quien dijo a Efe que el principal motivo para participar en este movimiento es porque ella conoce muchas familias que han sufrido los efectos de las deportaciones."Tengo amigos que no podían seguir con sus estudios porque no tenían papeles", dijo Rubió, que agregó que las personas con las que ha hablado en los vecindarios están muy contentas con el esfuerzo que se está haciendo."La gente en los vecindarios no quieren que se reelija Arpaio", aseguró la voluntaria.Por su parte, Parraz está convencido de que si se logra que Arpaio no sea reelegido en las elecciones del próximo 6 de noviembre, este resultado sería un fuerte mensaje para la gobernadora de Arizona, Jan Brewer.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios