Católicos piden reforma migratoria para sacar de las sombras a indocumentados

Sor Lorene Pivinski (c) escucha a los ponentes durante una Conferencia de Obispos Católicos (USCCB) que tiene lugar en Salt Lake City, Utah. EFE/Archivo Sor Lorene Pivinski (c) escucha a los ponentes durante una Conferencia de Obispos Católicos (USCCB) que tiene lugar en Salt Lake City, Utah. EFE/Archivo

Sor Lorene Pivinski (c) escucha a los ponentes durante una Conferencia de Obispos Católicos (USCCB) que tiene lugar en Salt Lake City, Utah. EFE/Archivo

La Iglesia católica de Estados Unidos inicia hoy una campaña de contactos con legisladores federales por medio de sus feligreses para pedirles la aprobación de la reforma migratoria, en una acción que forma parte de su semana anual a favor de los migrantes.La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, en inglés), considera que los migrantes en general, y ciertas personas en particular, como los niños, los indocumentados, los refugiados y las víctimas de tráfico humano, "con frecuencia se encuentran en una situación de tinieblas figuradas".Esas "tinieblas", dicen los obispos, deben entenderse como severas restricciones para vivir una vida en plenitud, constante riesgo de violencia o de explotación y falta de apoyo.Por eso, además de los servicios sociales y de la ayuda espiritual que la Iglesia católica ya ofrece, los obispos pidieron que durante esta semana los católicos del país se comuniquen con los legisladores nacionales para pedirles la aprobación de una reforma migratoria.Esa reforma debe incluir "un proceso de legalización para sacar a los indocumentados de las sombras y para proveerles la oportunidad de contribuir a la sociedad y de vivir sus vidas con dignidad".A partir de hoy, los interesados podrán enviar sus mensajes electrónicos a sus senadores o congresistas federales por medio de la web bilingüe Justice for Inmigrants.Además del "camino a la ciudadanía", el mensaje para los legisladores es que se respete la unidad de la familia, se permita la contratación legal de trabajadores manuales extranjeros, se restaure la protección judicial como parte del proceso de cumplimiento de las leyes inmigratorias y se responda a la situación en otros países que obliga a la gente a emigrar.Aunque la convocatoria es para que todos los católicos recen e intercedan por todos los inmigrantes, sin distinción de nacionalidad o etnicidad, se anticipa que el llamado de los obispos tendrá una fuerte respuesta entre los hispanos, quienes representan el 39 % de los católicos estadounidenses y más de la mitad (54 %) de los católicos menores de 30 años.Mañana, en el denominado Día Nacional de Llamados al Congreso, los fieles católicos dejarán mensajes de voz en los teléfonos de sus congresistas en los que mostrarán su respaldo a la reforma migratoria y su rechazo a proyectos de ley, como el Ley SAFE, que autorizaría a la policía local a hacer cumplir leyes federales de inmigración.Para el jueves está previsto que los católicos utilicen las redes sociales para dar a conocer el mismo mensaje a favor de los inmigrantes.Los obispos también urgieron a los católicos a rezar durante toda la semana para pedir protección sobre los inmigrantes, específicamente a los niños, por ser "una de las poblaciones migrantes más vulnerables, abierta a la explotación y el abuso".Según los obispos, a los niños "se les debe dar una protección especial para asegurarse su seguridad y bienestar".Estadísticas del Gobierno federal indican que durante el año fiscal 2011 unos 8.000 inmigrantes menores de edad, indocumentados y no acompañados quedaron en custodia de las autoridades.En 2013, esa cifra llegó a 23.000 y para el año fiscal 2014 se anticipa que 54.000 niños migrantes quedarán en alguno de los 80 centros federales para alojar a esos menores.La mayoría de esos niños, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (USCBP, en inglés), proviene de Honduras, Guatemala y El Salvador.Los obispos también pidieron que se rece por los refugiados de todo el mundo, porque ellos "no tienen la oportunidad de alcanzar el potencial completo de las habilidades y talentos que Dios les dio", y por las víctimas de tráfico humano, quienes son "esclavizadas y tratadas como objetos para obtener ganancia, y no como personas".Los religiosos convocaron a los católicos a "eliminar las tinieblas", es decir, ayudar a que los inmigrantes se muevan "de los márgenes de la sociedad a su centro".

La Iglesia católica de Estados Unidos inicia hoy una campaña de contactos con legisladores federales por medio de sus feligreses para pedirles la aprobación de la reforma migratoria, en una acción que forma parte de su semana anual a favor de los migrantes.La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, en inglés), considera que los migrantes en general, y ciertas personas en particular, como los niños, los indocumentados, los refugiados y las víctimas de tráfico humano, "con frecuencia se encuentran en una situación de tinieblas figuradas".Esas "tinieblas", dicen los obispos, deben entenderse como severas restricciones para vivir una vida en plenitud, constante riesgo de violencia o de explotación y falta de apoyo.Por eso, además de los servicios sociales y de la ayuda espiritual que la Iglesia católica ya ofrece, los obispos pidieron que durante esta semana los católicos del país se comuniquen con los legisladores nacionales para pedirles la aprobación de una reforma migratoria.Esa reforma debe incluir "un proceso de legalización para sacar a los indocumentados de las sombras y para proveerles la oportunidad de contribuir a la sociedad y de vivir sus vidas con dignidad".A partir de hoy, los interesados podrán enviar sus mensajes electrónicos a sus senadores o congresistas federales por medio de la web bilingüe Justice for Inmigrants.Además del "camino a la ciudadanía", el mensaje para los legisladores es que se respete la unidad de la familia, se permita la contratación legal de trabajadores manuales extranjeros, se restaure la protección judicial como parte del proceso de cumplimiento de las leyes inmigratorias y se responda a la situación en otros países que obliga a la gente a emigrar.Aunque la convocatoria es para que todos los católicos recen e intercedan por todos los inmigrantes, sin distinción de nacionalidad o etnicidad, se anticipa que el llamado de los obispos tendrá una fuerte respuesta entre los hispanos, quienes representan el 39 % de los católicos estadounidenses y más de la mitad (54 %) de los católicos menores de 30 años.Mañana, en el denominado Día Nacional de Llamados al Congreso, los fieles católicos dejarán mensajes de voz en los teléfonos de sus congresistas en los que mostrarán su respaldo a la reforma migratoria y su rechazo a proyectos de ley, como el Ley SAFE, que autorizaría a la policía local a hacer cumplir leyes federales de inmigración.Para el jueves está previsto que los católicos utilicen las redes sociales para dar a conocer el mismo mensaje a favor de los inmigrantes.Los obispos también urgieron a los católicos a rezar durante toda la semana para pedir protección sobre los inmigrantes, específicamente a los niños, por ser "una de las poblaciones migrantes más vulnerables, abierta a la explotación y el abuso".Según los obispos, a los niños "se les debe dar una protección especial para asegurarse su seguridad y bienestar".Estadísticas del Gobierno federal indican que durante el año fiscal 2011 unos 8.000 inmigrantes menores de edad, indocumentados y no acompañados quedaron en custodia de las autoridades.En 2013, esa cifra llegó a 23.000 y para el año fiscal 2014 se anticipa que 54.000 niños migrantes quedarán en alguno de los 80 centros federales para alojar a esos menores.La mayoría de esos niños, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (USCBP, en inglés), proviene de Honduras, Guatemala y El Salvador.Los obispos también pidieron que se rece por los refugiados de todo el mundo, porque ellos "no tienen la oportunidad de alcanzar el potencial completo de las habilidades y talentos que Dios les dio", y por las víctimas de tráfico humano, quienes son "esclavizadas y tratadas como objetos para obtener ganancia, y no como personas".Los religiosos convocaron a los católicos a "eliminar las tinieblas", es decir, ayudar a que los inmigrantes se muevan "de los márgenes de la sociedad a su centro".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios