Comisión denuncia el aumento "dramático" de los abusos de DD.HH. en Siria en el último mes

Las violaciones a los derechos humanos han sufrido un aumento "dramático" en Siria durante el último mes, según denunció hoy la comisión independiente de investigación establecida por Naciones Unidas para estudiar estos abusos."Los abusos han escalado dramáticamente en el último mes y se están cometiendo crímenes de guerra por parte de las fuerzas" del régimen de Bachar al Asad, denunció hoy ante la prensa el presidente de la comisión, el jurista brasileño Paulo Sergio Pinheiro.La comisión independiente, cuyo mandato acaba de extenderse otros seis meses, ha documentado desde asesinatos, detenciones arbitrarias y ejecuciones sumarias hasta casos de torturas, violencia sexual y violaciones de los derechos de la infancia.Además, según advirtió Pinheiro, en los últimos meses también han podido corroborar un aumento "indiscriminados" de los ataques contra barrios donde reside la población civil, tanto por parte de las fuerzas leales al régimen como de los grupos rebeldes."No estamos diciendo que la gravedad sea la misma, porque hay una disparidad entre el número de violaciones de parte del régimen y los rebeldes, pero ambas partes están cometiendo estos abusos", indicó el jurista brasileño.Pinheiro dijo tener constancia de que el Ejército Libre Sirio (ELS) ha establecido una suerte de "código de conducta" para intentar poner fin a los abusos, pero advirtió que hasta la fecha "no se han visto los efectos" de su implementación.El jurista brasileño expresó también su "grave" preocupación por la presencia de "cientos de combatientes extranjeros" que están luchando contra el régimen de Al Asad "pero no necesariamente por la democracia y la libertad sino en favor de su propia agenda"."Su presencia puede contribuir a la radicalización del conflicto, y es especialmente peligrosa porque la situación en el país es ya de por sí demasiado volátil", añadió Pinheiro, que en todo caso dijo que "no es un ejército poderoso que esté invadiendo" el país.Por otro lado, denunció que han detectado un aumento "dramático" de las tensiones sectarias a través de un "cambio de lenguaje" que, según dijo, "describe la creciente hostilidad" que han detectado incluso entre los menores de edad.El presidente de la comisión reiteró hoy que la mejor manera de "empezar" a proteger los derechos humanos en Siria es "poner fin a la violencia" e insistió en que no puede haber una solución militar a esta crisis y es "imperativo" negociar un acuerdo político."No tenemos preferencia por ninguna de las partes, solo por las víctimas dentro y fuera del país", añadió Pinheiro, quien dijo que es "muy complicado, casi imposible" defender los derechos humanos en Siria mientras "continúe esta guerra civil".Asimismo, renovó su respaldo al representante especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, a quien esperan conocer el mes próximo y cuya mediación, dijo, puede contribuir a crear el ambiente necesario para que las partes se sienten a negociar.Preguntando sobre qué pueden hacer para que los responsables de esas violaciones sean llevados ante la Justicia, Pinheiro afirmó que la comisión no es un tribunal de guerra y en su mandato no está liderar un proceso que termine en una investigación criminal."Nosotros no tenemos esa responsabilidad. Hoy el único que tienen competencias para hacerlo es el Consejo de Seguridad. Nosotros hacemos nuestro trabajo, documentar, registrar y monitorear y lo seguiremos haciendo en los próximos seis meses", añadió.Por su parte, la jurista estadounidense Karen Koning Abuzayd, integrante de la comisión, advirtió que el conflicto ha dejado ya 1,2 millones de desplazados internos mientras que el número de refugiados ha pasado "de 100.000 en junio a más de 350.000".Los representantes de la comisión reiteraron que uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan es que tienen vetado el acceso a territorio sirio y todo su trabajo se está haciendo desde los países vecinos.Por último, advirtieron que si la comunidad internacional quiere que se rindan cuentas en el futuro por lo que está pasando en Siria, los Gobiernos deben destinar más recursos a la comisión para que pueda seguir haciendo su trabajo.

Las violaciones a los derechos humanos han sufrido un aumento "dramático" en Siria durante el último mes, según denunció hoy la comisión independiente de investigación establecida por Naciones Unidas para estudiar estos abusos."Los abusos han escalado dramáticamente en el último mes y se están cometiendo crímenes de guerra por parte de las fuerzas" del régimen de Bachar al Asad, denunció hoy ante la prensa el presidente de la comisión, el jurista brasileño Paulo Sergio Pinheiro.La comisión independiente, cuyo mandato acaba de extenderse otros seis meses, ha documentado desde asesinatos, detenciones arbitrarias y ejecuciones sumarias hasta casos de torturas, violencia sexual y violaciones de los derechos de la infancia.Además, según advirtió Pinheiro, en los últimos meses también han podido corroborar un aumento "indiscriminados" de los ataques contra barrios donde reside la población civil, tanto por parte de las fuerzas leales al régimen como de los grupos rebeldes."No estamos diciendo que la gravedad sea la misma, porque hay una disparidad entre el número de violaciones de parte del régimen y los rebeldes, pero ambas partes están cometiendo estos abusos", indicó el jurista brasileño.Pinheiro dijo tener constancia de que el Ejército Libre Sirio (ELS) ha establecido una suerte de "código de conducta" para intentar poner fin a los abusos, pero advirtió que hasta la fecha "no se han visto los efectos" de su implementación.El jurista brasileño expresó también su "grave" preocupación por la presencia de "cientos de combatientes extranjeros" que están luchando contra el régimen de Al Asad "pero no necesariamente por la democracia y la libertad sino en favor de su propia agenda"."Su presencia puede contribuir a la radicalización del conflicto, y es especialmente peligrosa porque la situación en el país es ya de por sí demasiado volátil", añadió Pinheiro, que en todo caso dijo que "no es un ejército poderoso que esté invadiendo" el país.Por otro lado, denunció que han detectado un aumento "dramático" de las tensiones sectarias a través de un "cambio de lenguaje" que, según dijo, "describe la creciente hostilidad" que han detectado incluso entre los menores de edad.El presidente de la comisión reiteró hoy que la mejor manera de "empezar" a proteger los derechos humanos en Siria es "poner fin a la violencia" e insistió en que no puede haber una solución militar a esta crisis y es "imperativo" negociar un acuerdo político."No tenemos preferencia por ninguna de las partes, solo por las víctimas dentro y fuera del país", añadió Pinheiro, quien dijo que es "muy complicado, casi imposible" defender los derechos humanos en Siria mientras "continúe esta guerra civil".Asimismo, renovó su respaldo al representante especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, a quien esperan conocer el mes próximo y cuya mediación, dijo, puede contribuir a crear el ambiente necesario para que las partes se sienten a negociar.Preguntando sobre qué pueden hacer para que los responsables de esas violaciones sean llevados ante la Justicia, Pinheiro afirmó que la comisión no es un tribunal de guerra y en su mandato no está liderar un proceso que termine en una investigación criminal."Nosotros no tenemos esa responsabilidad. Hoy el único que tienen competencias para hacerlo es el Consejo de Seguridad. Nosotros hacemos nuestro trabajo, documentar, registrar y monitorear y lo seguiremos haciendo en los próximos seis meses", añadió.Por su parte, la jurista estadounidense Karen Koning Abuzayd, integrante de la comisión, advirtió que el conflicto ha dejado ya 1,2 millones de desplazados internos mientras que el número de refugiados ha pasado "de 100.000 en junio a más de 350.000".Los representantes de la comisión reiteraron que uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan es que tienen vetado el acceso a territorio sirio y todo su trabajo se está haciendo desde los países vecinos.Por último, advirtieron que si la comunidad internacional quiere que se rindan cuentas en el futuro por lo que está pasando en Siria, los Gobiernos deben destinar más recursos a la comisión para que pueda seguir haciendo su trabajo.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios