Cuomo dice que propuesta para ayudar a Puerto Rico es "un paso importante"

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro Garcia Padilla (izda) camina junto al gobernador de Nueva York Andrew Cuomo (dcha). EFE/Archivo El gobernador de Puerto Rico, Alejandro Garcia Padilla (izda) camina junto al gobernador de Nueva York Andrew Cuomo (dcha). EFE/Archivo

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro Garcia Padilla (izda) camina junto al gobernador de Nueva York Andrew Cuomo (dcha). EFE/Archivo

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, aseguró hoy que la propuesta de la Casa Blanca para ayudar a Puerto Rico con el fin de que pueda reestructurar su deuda "es un paso importante en la dirección correcta".Tanto Cuomo como el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio y el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz, que lideró esfuerzos para ayudar a la isla desde EE.UU., se mostraron hoy complacidos con la propuesta de la Administración de Barack Obama para que Puerto Rico pueda iniciar un "proceso de reestructuración justo y ordenado" de su deuda supervisado por un tribunal de quiebras.Cuomo reiteró que EE.UU. debe hacer algo para ayudar a la isla a establecer un nuevo camino hacia la prosperidad "porque sus retos actuales son graves y no se puede permitir que destruyan el sustento de millones de puertorriqueños, muchos de ellos con una fuerte conexión con Nueva York".El pasado septiembre Cuomo lideró una delegación de funcionarios neoyorquinos que viajó a Puerto Rico para conocer de primera mano la crisis económica y sanitaria en la isla, donde se reunieron con el gobernador Alejandro García Padilla.En la propuesta de la Casa Blanca dada a conocer el miércoles, se exhorta al Congreso a autorizar "un marco legal más amplio que permita una reestructuración integral de la deuda de Puerto Rico bajo la supervisión de un tribunal federal de quiebra".Luego de que el gobernador puertorriqueño diera a conocer el pasado junio que el país no estaba en capacidad de pagar su deuda, de 73.000 millones de dólares, la isla inició infructuosas gestiones para que el Congreso le autorizara a acogerse a la Ley de Quiebras, lo que ahora no puede hacer por no ser un estado.La Casa Blanca destacó en ese sentido que "sólo el Congreso tiene la autoridad para ofrecer a Puerto Rico las herramientas necesarias para enfrentar sus desafíos a corto plazo y el crecimiento a largo plazo", bajo la supervisión del tribunal."La intervención del gobierno federal es urgente y crucial", señaló por su parte el alcalde De Blasio al destacar que muchos trabajos se han perdido en la isla, que muchas familias han resultado afectadas y que los puertorriqueños están dejando su país."Puerto Rico no puede salir por si mismo de esta situación. Tenemos la responsabilidad de ayudar a 3,5 millones de ciudadanos" que viven allí, afirmó el alcalde, quien hizo un llamado al Congreso a trabajar con la Casa Blanca para proveer a la isla "con las protecciones, trato igualitario y el apoyo que necesita".Mientras que el presidente de El Bronx, Rubén Díaz, considera que la propuesta "es un paso sólido para la salud financiera y bienestar de Puerto Rico" dijo y agregó que ahora está en manos del Congreso actuar "rápido" para evitar lo que muchos han llamado "una inminente crisis humanitaria" en la isla.Díaz se refirió a la advertencia que hizo Antonio Weiss, principal asesor del secretario del Departamento del Tesoro, Jacob Lew, durante un audiencia hoy ante en el Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado federal, donde destacó que los problemas de la isla pueden desembocar "en una crisis humanitaria, no solo fiscal y económica". El pasado agosto, Díaz, de origen puertorriqueño, envió una carta al Congreso, firmada por más de un centenar de funcionarios electos a través de la nación, exigiendo acción inmediata para que Puerto Rico pudiera acogerse a la Ley de Quiebras.La Casa Blanca advirtió al dar a conocer su propuesta que no se trata de un rescate financiero pero, destacó, aportaría "credibilidad" a medio plazo para los tenedores de deuda puertorriqueña.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, aseguró hoy que la propuesta de la Casa Blanca para ayudar a Puerto Rico con el fin de que pueda reestructurar su deuda "es un paso importante en la dirección correcta".Tanto Cuomo como el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio y el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz, que lideró esfuerzos para ayudar a la isla desde EE.UU., se mostraron hoy complacidos con la propuesta de la Administración de Barack Obama para que Puerto Rico pueda iniciar un "proceso de reestructuración justo y ordenado" de su deuda supervisado por un tribunal de quiebras.Cuomo reiteró que EE.UU. debe hacer algo para ayudar a la isla a establecer un nuevo camino hacia la prosperidad "porque sus retos actuales son graves y no se puede permitir que destruyan el sustento de millones de puertorriqueños, muchos de ellos con una fuerte conexión con Nueva York".El pasado septiembre Cuomo lideró una delegación de funcionarios neoyorquinos que viajó a Puerto Rico para conocer de primera mano la crisis económica y sanitaria en la isla, donde se reunieron con el gobernador Alejandro García Padilla.En la propuesta de la Casa Blanca dada a conocer el miércoles, se exhorta al Congreso a autorizar "un marco legal más amplio que permita una reestructuración integral de la deuda de Puerto Rico bajo la supervisión de un tribunal federal de quiebra".Luego de que el gobernador puertorriqueño diera a conocer el pasado junio que el país no estaba en capacidad de pagar su deuda, de 73.000 millones de dólares, la isla inició infructuosas gestiones para que el Congreso le autorizara a acogerse a la Ley de Quiebras, lo que ahora no puede hacer por no ser un estado.La Casa Blanca destacó en ese sentido que "sólo el Congreso tiene la autoridad para ofrecer a Puerto Rico las herramientas necesarias para enfrentar sus desafíos a corto plazo y el crecimiento a largo plazo", bajo la supervisión del tribunal."La intervención del gobierno federal es urgente y crucial", señaló por su parte el alcalde De Blasio al destacar que muchos trabajos se han perdido en la isla, que muchas familias han resultado afectadas y que los puertorriqueños están dejando su país."Puerto Rico no puede salir por si mismo de esta situación. Tenemos la responsabilidad de ayudar a 3,5 millones de ciudadanos" que viven allí, afirmó el alcalde, quien hizo un llamado al Congreso a trabajar con la Casa Blanca para proveer a la isla "con las protecciones, trato igualitario y el apoyo que necesita".Mientras que el presidente de El Bronx, Rubén Díaz, considera que la propuesta "es un paso sólido para la salud financiera y bienestar de Puerto Rico" dijo y agregó que ahora está en manos del Congreso actuar "rápido" para evitar lo que muchos han llamado "una inminente crisis humanitaria" en la isla.Díaz se refirió a la advertencia que hizo Antonio Weiss, principal asesor del secretario del Departamento del Tesoro, Jacob Lew, durante un audiencia hoy ante en el Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado federal, donde destacó que los problemas de la isla pueden desembocar "en una crisis humanitaria, no solo fiscal y económica". El pasado agosto, Díaz, de origen puertorriqueño, envió una carta al Congreso, firmada por más de un centenar de funcionarios electos a través de la nación, exigiendo acción inmediata para que Puerto Rico pudiera acogerse a la Ley de Quiebras.La Casa Blanca advirtió al dar a conocer su propuesta que no se trata de un rescate financiero pero, destacó, aportaría "credibilidad" a medio plazo para los tenedores de deuda puertorriqueña.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios