EE.UU. resta importancia a los comentarios de Rohaní sobre el pacto nuclear

En la imagen, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. EFE/Archivo En la imagen, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. EFE/Archivo

En la imagen, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. EFE/Archivo

El Gobierno de EE.UU. restó hoy importancia a unos comentarios del presidente iraní, Hasán Rohaní, quien aseguró que el pacto nuclear logrado en Ginebra supone "la rendición de las grandes potencias" ante su país."No importa lo que digan (los iraníes). Importa lo que hagan", comentó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en su rueda de prensa diaria al ser preguntado por las declaraciones de Rohaní.De acuerdo con Carney, a EE.UU. no le sorprende que el régimen iraní describa el histórico acuerdo firmado en noviembre pasado entre Teherán y el Grupo 5+1 (China, Rusia, EE.UU., Alemania, Francia y Reino Unido) "de una manera determinada para su público interno"."Lo que nos importa, al 5+1 y a la comunidad internacional, es lo que hagan los líderes iraníes en consonancia con los compromisos del acuerdo", insistió el portavoz del presidente de EE.UU., Barack Obama.En un discurso durante una visita a la ciudad de Ahvaz, Rohaní dijo hoy que el acuerdo nuclear con el Grupo 5+1 "significa la rendición de las grandes potencias del mundo ante la gran nación de Irán".El pacto nuclear "significa que (los grandes poderes) han aceptado el derecho nuclear del pueblo de Irán y la ruptura de las tiránicas sanciones impuestas de forma injusta al pacífico pueblo iraní", agregó Rohaní.Bajo el acuerdo firmado en Ginebra Irán se compromete a suspender las partes más conflictivas de su programa nuclear, entre ellas el enriquecimiento de uranio por encima del 5 %, a cambio de un levantamiento limitado de las sanciones internacionales, todo ello por un plazo de seis meses.Esta semana las partes anunciaron que el denominado Plan de Acción de Ginebra entrará en vigor el 20 de enero.A partir de entonces, Irán y el G5+1 se han dado un plazo de seis meses para buscar un acuerdo definitivo que ponga fin a una década de crisis nuclear.Varias potencias occidentales acusan a Irán de tratar de desarrollar armas atómicas, acusación que Teherán rechaza al tiempo que reclama su derecho a tener un programa nuclear con fines pacíficos sin limitaciones.

El Gobierno de EE.UU. restó hoy importancia a unos comentarios del presidente iraní, Hasán Rohaní, quien aseguró que el pacto nuclear logrado en Ginebra supone "la rendición de las grandes potencias" ante su país."No importa lo que digan (los iraníes). Importa lo que hagan", comentó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en su rueda de prensa diaria al ser preguntado por las declaraciones de Rohaní.De acuerdo con Carney, a EE.UU. no le sorprende que el régimen iraní describa el histórico acuerdo firmado en noviembre pasado entre Teherán y el Grupo 5+1 (China, Rusia, EE.UU., Alemania, Francia y Reino Unido) "de una manera determinada para su público interno"."Lo que nos importa, al 5+1 y a la comunidad internacional, es lo que hagan los líderes iraníes en consonancia con los compromisos del acuerdo", insistió el portavoz del presidente de EE.UU., Barack Obama.En un discurso durante una visita a la ciudad de Ahvaz, Rohaní dijo hoy que el acuerdo nuclear con el Grupo 5+1 "significa la rendición de las grandes potencias del mundo ante la gran nación de Irán".El pacto nuclear "significa que (los grandes poderes) han aceptado el derecho nuclear del pueblo de Irán y la ruptura de las tiránicas sanciones impuestas de forma injusta al pacífico pueblo iraní", agregó Rohaní.Bajo el acuerdo firmado en Ginebra Irán se compromete a suspender las partes más conflictivas de su programa nuclear, entre ellas el enriquecimiento de uranio por encima del 5 %, a cambio de un levantamiento limitado de las sanciones internacionales, todo ello por un plazo de seis meses.Esta semana las partes anunciaron que el denominado Plan de Acción de Ginebra entrará en vigor el 20 de enero.A partir de entonces, Irán y el G5+1 se han dado un plazo de seis meses para buscar un acuerdo definitivo que ponga fin a una década de crisis nuclear.Varias potencias occidentales acusan a Irán de tratar de desarrollar armas atómicas, acusación que Teherán rechaza al tiempo que reclama su derecho a tener un programa nuclear con fines pacíficos sin limitaciones.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios