Hillary Clinton dice que "asume la responsabilidad" del atentado en Bengasi

EE.UU. reservó ocho millones de dólares para ayudar al Gobierno libio a crear un comando de elite dedicado a combatir extremistas islámicos como aquellos que causaron la muerte al embajador estadounidense en un ataque en Bengasi en septiembre pasado.Según informó hoy el diario New York Times en su edición digital, el Gobierno de Barack Obama obtuvo el permiso del Congreso en septiembre para tomar ocho millones de dólares del presupuesto de ayuda militar a Pakistán y emplearlos para empezar a diseñar una fuerza de élite libia que podría llegar a tener 500 miembros.El plan estaba en marcha antes de que se produjera el atentado en el consulado de Bengasi el pasado 11 de septiembre, que mató al embajador Chris Stevens y a otras tres personas, de acuerdo con el diario, que cita documentos internos del Gobierno y funcionarios estadounidenses.El Gobierno atribuyó en un primer momento ese ataque a las multitudes furiosas por un vídeo antimusulmán, pero la hipótesis que mantienen ahora los servicios secretos atribuye la autoría a extremistas vinculados a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), la principal amenaza terrorista en el Norte de África.Según un documento interno enviado por el Departamento de Estado al Congreso el pasado 4 de septiembre, el objetivo del plan es mejorar "la capacidad de Libia para combatir y defenderse contra amenazas de Al Qaeda y sus afiliados", indica el rotativo.El programa, que se desarrollará a lo largo del próximo año, no ha sido formalmente autorizado aún y por tanto se desconocen las dimensiones exactas del comando y su misión concreta, pero las autoridades estadounidenses ya han conversado sobre él con las libias."La propuesta refleja el tipo de circunstancias de seguridad y la incertidumbre que se han derivado de la transición de Gobierno en Libia", dijo al diario un alto funcionario del Pentágono, que pidió el anonimato y que abogó porque el país pase de "una serie de milicias" a "una estrategia de seguridad nacional más integrada".Se espera que el Departamento de Estado y el Pentágono tomen una decisión final sobre el plan hacia finales de este año y que en 2013 los equipos de formación comiencen a entrenar a las unidades iniciales.De acuerdo con los funcionarios, las fuerzas de Operaciones Especiales del Pentágono podrían llevar a cabo buena parte del entrenamiento, tal y como han hecho con otros comandos antiterroristas en Pakistán y Yemen, y la operación integraría también a funcionarios libios.

EE.UU. reservó ocho millones de dólares para ayudar al Gobierno libio a crear un comando de elite dedicado a combatir extremistas islámicos como aquellos que causaron la muerte al embajador estadounidense en un ataque en Bengasi en septiembre pasado.Según informó hoy el diario New York Times en su edición digital, el Gobierno de Barack Obama obtuvo el permiso del Congreso en septiembre para tomar ocho millones de dólares del presupuesto de ayuda militar a Pakistán y emplearlos para empezar a diseñar una fuerza de élite libia que podría llegar a tener 500 miembros.El plan estaba en marcha antes de que se produjera el atentado en el consulado de Bengasi el pasado 11 de septiembre, que mató al embajador Chris Stevens y a otras tres personas, de acuerdo con el diario, que cita documentos internos del Gobierno y funcionarios estadounidenses.El Gobierno atribuyó en un primer momento ese ataque a las multitudes furiosas por un vídeo antimusulmán, pero la hipótesis que mantienen ahora los servicios secretos atribuye la autoría a extremistas vinculados a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), la principal amenaza terrorista en el Norte de África.Según un documento interno enviado por el Departamento de Estado al Congreso el pasado 4 de septiembre, el objetivo del plan es mejorar "la capacidad de Libia para combatir y defenderse contra amenazas de Al Qaeda y sus afiliados", indica el rotativo.El programa, que se desarrollará a lo largo del próximo año, no ha sido formalmente autorizado aún y por tanto se desconocen las dimensiones exactas del comando y su misión concreta, pero las autoridades estadounidenses ya han conversado sobre él con las libias."La propuesta refleja el tipo de circunstancias de seguridad y la incertidumbre que se han derivado de la transición de Gobierno en Libia", dijo al diario un alto funcionario del Pentágono, que pidió el anonimato y que abogó porque el país pase de "una serie de milicias" a "una estrategia de seguridad nacional más integrada".Se espera que el Departamento de Estado y el Pentágono tomen una decisión final sobre el plan hacia finales de este año y que en 2013 los equipos de formación comiencen a entrenar a las unidades iniciales.De acuerdo con los funcionarios, las fuerzas de Operaciones Especiales del Pentágono podrían llevar a cabo buena parte del entrenamiento, tal y como han hecho con otros comandos antiterroristas en Pakistán y Yemen, y la operación integraría también a funcionarios libios.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios