El IPC de EE.UU. subió un 0,6 por ciento en septiembre empujado por la gasolina

El índice de precios de consumo (IPC) en EE.UU. subió un 0,6 % en septiembre, impulsado principalmente por el repunte de los precios de la energía, aunque se mantiene a nivel anual en un 2 %, informó hoy el Gobierno estadounidense.La gasolina registró la mayor subida, con un incremento del 7 %, lo que ubicó el dato de energía en un 4,5 % en septiembre, de acuerdo con las cifras facilitadas por el Departamento de Trabajo de EE.UU.En agosto, la gasolina ya encabezó los repuntes con una subida del 9 % y empujó el índice de precios general también en un 0,6 %.Sin embargo, la llamada inflación subyacente, es decir, la que excluye los precios de la energía y los alimentos de carácter más volátil, registró un alza de 0,1 % en septiembre.Los analistas habían previsto un ascenso en el índice de precios de 0,5 % y de la subyacente de 0,1 %.De nuevo, la principal preocupación son los precios de la energía, cuya variabilidad los expertos justifican por las tensiones en Oriente Medio, y que habían mostrado una cierta relajación en el segundo trimestre del año antes del repunte de agosto y septiembre.Desde entonces, el coste medio de la gasolina se ha mantenido estable en las últimas semanas, con un precio medio de 3,8 dólares por galón (1 dólar por litro) en lo que llevamos de octubre, de acuerdo con los datos oficiales.Por su parte, el resto de los componentes del indicador registraron solo ligeros avances en septiembre y mantuvieron la estabilidad.El precio de los alimentos creció un 0,1 % en septiembre, el del alojamiento un 0,2 % y de los servicios de asistencia médica un 0,4 %.En lo que se refiere a vehículos se registró, de hecho, un retroceso del 0,1 % en las nuevas unidades y un descenso del 1,4 % en los usados, la mayor bajada desde febrero de 2009.Pese a la estabilidad, algunos economistas critican el hecho de que, a su juicio, el repunte de la inflación se debe a las extraordinarias medidas de política monetaria adoptadas por la Reserva Federal (Fed) para estimular la recuperación económica.En su pasada reunión de septiembre, la Fed decidió lanzar una nueva ronda de inyección de liquidez por valor de 40.000 millones de dólares y amplió su compromiso de dejar los tipos de interés de referencia entre el 0 % y el 0,25 % hasta mediados de 2015.El presidente de la Fed, Ben Bernanke, dijo entonces que los niveles de inflación en EE.UU. parecían "controlados" y afirmó que se espera que se mantengan a una tasa anual del 2 %, conforme a la meta fijada por el organismo que rige la política monetaria estadounidense.La Reserva Federal, a diferencia de otros bancos centrales, tiene un doble mandato, promover el máximo empleo y fomentar la estabilidad de precios.La medida de inflación a la cual atiende más la Reserva Federal, denominada índice de precios en gastos de consumo, ha sido del 1,5 % en los últimos doce meses.La economía se ha erigido como la gran preocupación de los estadounidenses, especialmente en este año de elecciones presidenciales, y será uno de los temas más destacados del segundo debate presidencial, que se celebrará esta noche, entre el presidente, el demócrata Barack Obama, y su rival republicano, Mitt Romney.La atención se fija asimismo en la evolución de la tasa de desempleo, cuya cifra de septiembre bajó tres décimas hasta el 7,8 % lo que supuso un alivio momentáneo para el presidente Obama, tras más de 42 semanas con una tasa por encima del 8 % y aún con más de 12 millones de personas sin empleo.

El índice de precios de consumo (IPC) en EE.UU. subió un 0,6 % en septiembre, impulsado principalmente por el repunte de los precios de la energía, aunque se mantiene a nivel anual en un 2 %, informó hoy el Gobierno estadounidense.La gasolina registró la mayor subida, con un incremento del 7 %, lo que ubicó el dato de energía en un 4,5 % en septiembre, de acuerdo con las cifras facilitadas por el Departamento de Trabajo de EE.UU.En agosto, la gasolina ya encabezó los repuntes con una subida del 9 % y empujó el índice de precios general también en un 0,6 %.Sin embargo, la llamada inflación subyacente, es decir, la que excluye los precios de la energía y los alimentos de carácter más volátil, registró un alza de 0,1 % en septiembre.Los analistas habían previsto un ascenso en el índice de precios de 0,5 % y de la subyacente de 0,1 %.De nuevo, la principal preocupación son los precios de la energía, cuya variabilidad los expertos justifican por las tensiones en Oriente Medio, y que habían mostrado una cierta relajación en el segundo trimestre del año antes del repunte de agosto y septiembre.Desde entonces, el coste medio de la gasolina se ha mantenido estable en las últimas semanas, con un precio medio de 3,8 dólares por galón (1 dólar por litro) en lo que llevamos de octubre, de acuerdo con los datos oficiales.Por su parte, el resto de los componentes del indicador registraron solo ligeros avances en septiembre y mantuvieron la estabilidad.El precio de los alimentos creció un 0,1 % en septiembre, el del alojamiento un 0,2 % y de los servicios de asistencia médica un 0,4 %.En lo que se refiere a vehículos se registró, de hecho, un retroceso del 0,1 % en las nuevas unidades y un descenso del 1,4 % en los usados, la mayor bajada desde febrero de 2009.Pese a la estabilidad, algunos economistas critican el hecho de que, a su juicio, el repunte de la inflación se debe a las extraordinarias medidas de política monetaria adoptadas por la Reserva Federal (Fed) para estimular la recuperación económica.En su pasada reunión de septiembre, la Fed decidió lanzar una nueva ronda de inyección de liquidez por valor de 40.000 millones de dólares y amplió su compromiso de dejar los tipos de interés de referencia entre el 0 % y el 0,25 % hasta mediados de 2015.El presidente de la Fed, Ben Bernanke, dijo entonces que los niveles de inflación en EE.UU. parecían "controlados" y afirmó que se espera que se mantengan a una tasa anual del 2 %, conforme a la meta fijada por el organismo que rige la política monetaria estadounidense.La Reserva Federal, a diferencia de otros bancos centrales, tiene un doble mandato, promover el máximo empleo y fomentar la estabilidad de precios.La medida de inflación a la cual atiende más la Reserva Federal, denominada índice de precios en gastos de consumo, ha sido del 1,5 % en los últimos doce meses.La economía se ha erigido como la gran preocupación de los estadounidenses, especialmente en este año de elecciones presidenciales, y será uno de los temas más destacados del segundo debate presidencial, que se celebrará esta noche, entre el presidente, el demócrata Barack Obama, y su rival republicano, Mitt Romney.La atención se fija asimismo en la evolución de la tasa de desempleo, cuya cifra de septiembre bajó tres décimas hasta el 7,8 % lo que supuso un alivio momentáneo para el presidente Obama, tras más de 42 semanas con una tasa por encima del 8 % y aún con más de 12 millones de personas sin empleo.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios