Locutor radial de Chicago aboga por dar licencias de conducir a los indocumentados

El locutor radial mexicano Javier Salas, que durante más de una década ha sido el abanderado de las causas de los inmigrantes en Chicago, regresa hoy al aire dispuesto a redoblar sus esfuerzos para que los indocumentados puedan conducir legalmente en Illinois."No importa como se llame, certificado, permiso o licencia, pero lo importante es que dejen conducir en paz a los indocumentados para que puedan trabajar y alimentar a sus hijos", dijo Salas a Efe.Horas antes del comienzo del primer programa del nuevo "Show de Javier Salas", por la frecuencia 1590 AM de Chicago, el conductor preparaba las preguntas para sus invitados especiales, el Gobernador de Illinois, Pat Quinn, y el secretario de estado, Jesse White."Los dos nos apoyan, y el Gobernador se ha comprometido a promulgar la ley de inmediato, pero se necesita la bendición de la Asamblea Legislativa", dijo Salas.El conductor radial, junto con la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados, así como dirigentes de grupos comunitarios, quieren replantear a nivel del legislativo estatal un proyecto de ley que autorice la emisión de permisos de conducir sin la exigencia del número de seguro social.Varias iniciativas en tal sentido han fracasado desde 2007, pero esta vez Salas ve una oportunidad en la Acción Diferida aprobada por el presidente Barack Obama para los jóvenes indocumentados."Hay que aprovechar la coyuntura, porque después que solucionen los problemas migratorios de los jóvenes hay que hacer lo mismo con los padres, que no pueden manejar legalmente y salir de casa para darles de comer", dijo."Hemos aprendido de los fracasos anteriores, y además esta vez también hacemos hincapié en la seguridad en las calles y carreteras, con el eslogan 'Por un Illinois más Seguro'", señaló.Salas fue uno de los organizadores de las marchas que se realizaron en Chicago a partir de 2006 por los derechos de los indocumentados, y también el promotor de la idea de iluminar los rascacielos de la ciudad con los colores de la bandera de México durante las celebraciones de la Independencia del vecino país.Oriundo del Distrito Federal, Salas llegó a Chicago con 24 años y antes de lograr el sueño del programa radial propio "viví la experiencia del inmigrante sin papeles".Tras vencer su visa de turista estuvo indocumentado hasta 1998, cuando se casó y pudo regularizar su estatus."Ahora soy ciudadano y padre de dos hijos pequeños, pero no me olvido de mis primeros tiempos como trabajador indocumentado en fábricas y restaurantes", dijo.Trabajando como mesero pudo "vivir en los dos mundos" y entender los problemas de la comunidad latina de Chicago, en su mayoría de origen mexicano.Su primer trabajo detrás del micrófono fue en una pequeña emisora del barrio mexicano La Villita, que luego se convertiría en Radio Arte manejada por el Museo Mexicano de Bellas Artes y en "un semillero de excelentes profesionales", dijo.De ahí saltó a su programa propio, "Un nuevo día", que durante 12 años ocupó las mañanas de la emisora La Tremenda de la cadena Univisión y se consagró como el programa local más escuchado por la comunidad.En junio pasado Univisión decidió cancelar la programación local y el programa de Salas, quien desde entonces se mantuvo en contacto con sus seguidores a través de las redes sociales.Ahora trabajará en otra emisora durante tres horas por las tardes, con el mismo estilo directo en las entrevistas y alto nivel de invitados, que van desde políticos a artistas y dirigentes locales, nacionales e internacionales."Vuelvo con la misión de apoyar a la comunidad con información, mostrando la realidad para que los que están en el poder puedan tomar mejores decisiones y mejoren la situación de nuestras familias", dijo Salas.El conductor ha recibido premios por su labor, como el Emmy, el Studs Terkel y el Micrófono de Oro de México.Sin embargo, reconoce que su tarea se hace cada vez más difícil en un dial dominado por las cadenas radiales donde "abundan los payasos y faltan los buenos comunicadores sociales".

El locutor radial mexicano Javier Salas, que durante más de una década ha sido el abanderado de las causas de los inmigrantes en Chicago, regresa hoy al aire dispuesto a redoblar sus esfuerzos para que los indocumentados puedan conducir legalmente en Illinois."No importa como se llame, certificado, permiso o licencia, pero lo importante es que dejen conducir en paz a los indocumentados para que puedan trabajar y alimentar a sus hijos", dijo Salas a Efe.Horas antes del comienzo del primer programa del nuevo "Show de Javier Salas", por la frecuencia 1590 AM de Chicago, el conductor preparaba las preguntas para sus invitados especiales, el Gobernador de Illinois, Pat Quinn, y el secretario de estado, Jesse White."Los dos nos apoyan, y el Gobernador se ha comprometido a promulgar la ley de inmediato, pero se necesita la bendición de la Asamblea Legislativa", dijo Salas.El conductor radial, junto con la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados, así como dirigentes de grupos comunitarios, quieren replantear a nivel del legislativo estatal un proyecto de ley que autorice la emisión de permisos de conducir sin la exigencia del número de seguro social.Varias iniciativas en tal sentido han fracasado desde 2007, pero esta vez Salas ve una oportunidad en la Acción Diferida aprobada por el presidente Barack Obama para los jóvenes indocumentados."Hay que aprovechar la coyuntura, porque después que solucionen los problemas migratorios de los jóvenes hay que hacer lo mismo con los padres, que no pueden manejar legalmente y salir de casa para darles de comer", dijo."Hemos aprendido de los fracasos anteriores, y además esta vez también hacemos hincapié en la seguridad en las calles y carreteras, con el eslogan 'Por un Illinois más Seguro'", señaló.Salas fue uno de los organizadores de las marchas que se realizaron en Chicago a partir de 2006 por los derechos de los indocumentados, y también el promotor de la idea de iluminar los rascacielos de la ciudad con los colores de la bandera de México durante las celebraciones de la Independencia del vecino país.Oriundo del Distrito Federal, Salas llegó a Chicago con 24 años y antes de lograr el sueño del programa radial propio "viví la experiencia del inmigrante sin papeles".Tras vencer su visa de turista estuvo indocumentado hasta 1998, cuando se casó y pudo regularizar su estatus."Ahora soy ciudadano y padre de dos hijos pequeños, pero no me olvido de mis primeros tiempos como trabajador indocumentado en fábricas y restaurantes", dijo.Trabajando como mesero pudo "vivir en los dos mundos" y entender los problemas de la comunidad latina de Chicago, en su mayoría de origen mexicano.Su primer trabajo detrás del micrófono fue en una pequeña emisora del barrio mexicano La Villita, que luego se convertiría en Radio Arte manejada por el Museo Mexicano de Bellas Artes y en "un semillero de excelentes profesionales", dijo.De ahí saltó a su programa propio, "Un nuevo día", que durante 12 años ocupó las mañanas de la emisora La Tremenda de la cadena Univisión y se consagró como el programa local más escuchado por la comunidad.En junio pasado Univisión decidió cancelar la programación local y el programa de Salas, quien desde entonces se mantuvo en contacto con sus seguidores a través de las redes sociales.Ahora trabajará en otra emisora durante tres horas por las tardes, con el mismo estilo directo en las entrevistas y alto nivel de invitados, que van desde políticos a artistas y dirigentes locales, nacionales e internacionales."Vuelvo con la misión de apoyar a la comunidad con información, mostrando la realidad para que los que están en el poder puedan tomar mejores decisiones y mejoren la situación de nuestras familias", dijo Salas.El conductor ha recibido premios por su labor, como el Emmy, el Studs Terkel y el Micrófono de Oro de México.Sin embargo, reconoce que su tarea se hace cada vez más difícil en un dial dominado por las cadenas radiales donde "abundan los payasos y faltan los buenos comunicadores sociales".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios