McDonald's de New York vende hamburguesas premiadas con cocaína

Frank Guerrero fue detenido tras una operación encubierta en un McDonald's de New York. Frank Guerrero fue detenido tras una operación encubierta en un McDonald's de New York.

Frank Guerrero fue detenido tras una operación encubierta en un McDonald's de New York. Special Narcotics Prosecutor for the City of New York.

Un McDonald's, ubicado en el Bruckner Boulevard, en New York, atrajo la atención de las autoridades tras darse a conocer que en el lugar se ofrecían hamburguesas premiadas con cocaína.  

Las autoridades dieron a conocer que Frank Guerrero, el gerente nocturno del establecimiento, fue arrestado después de que le vendiera, en repetidas ocasiones, cocaína a un agente encubierto.

De acuerdo a informes de las autoridades, Frank, de 26 años, le vendió cocaína en ocho ocasiones al agente, alcanzando una cifra de casi $10,900 dólares en droga.

La última transacción que hicieron fue la más fuerte, pues en aquella ocasión el oficial le pagó $6,520 dólares por 100 gramos de cocaína y algo de crack.

La detención de Frank se produjo tras tres meses de una investigación encubierta, por lo que deberá responder ante las autoridades por la venta y posesión de sustancias controladas, así como por poner en riesgo la seguridad de un menor, ya que las autoridades hallaron drogas en la habitación de su hijo, quien tiene cerca de 2 años.

Así era como Frank Guerrero entregaba la droga a sus clientes para que pasara desapercibida. Así era como Frank Guerrero entregaba la  droga a sus clientes para que pasara desapercibida.

Así era como Frank Guerrero entregaba la droga a sus clientes para que pasara desapercibida. Special Narcotics Prosecutor for the city of New York

También las autoridades pusieron bajo custodia a Leidy Cabral Castillo, su novia.

Frank fue arrestado durante el operativo conocido como 'Operation Off The Menu', el cual tenía como objetivo descubrir las actividades que realizaba en el McDonald's con la llegada de la noche.

Los restaurantes McDonald's cierran sus puertas por la noche y solo ofrecen a sus clientes el servicio de comida para llevar, la cual se ordena en una ventanilla desde el automóvil, sin embargo, Frank solía abrir la puerta principal del establecimiento para darle un trato especial a sus clientes y así cerrar sus tratos en un lugar seguro, pues una vez que entraban ponía la puerta bajo llave.

Para evitar que sus clientes fueran sorprendidos portando paquetes sospechosos a su salida del lugar, Frank les daba una bolsa más grande con dos hamburguesas con queso, una soda y unas papas a la francesa, con lo que su pedido ilegal pasaba totalmente desapercibido.

"Las acciones de este empleado son inaceptables y no serán toleradas en mi organización. Estamos cooperando con la investigación del New York Police Department", declaró Tony Rodríguez, el dueño del lugar.

Frank Guerrero llevaba 8 años trabajando en el establecimiento y hasta el momento se desconoce desde cuándo se comenzó a dedicar a la venta de cocaína.

Etiquetas:

Relacionados

0 Comentarios