La ONU pide devolver "esperanza" a los palestinos para acabar con violencia

El vicesecretario general de la ONU, Jan Eliasson. EFE/Archivo El vicesecretario general de la ONU, Jan Eliasson. EFE/Archivo

El vicesecretario general de la ONU, Jan Eliasson. EFE/Archivo

La ONU defendió hoy que para terminar con la violencia en Oriente Medio y evitar que la situación siga empeorando es necesario devolver la "esperanza" a los palestinos, terminando con la ocupación e impulsando la creación de un Estado."No hay nunca ningún tipo de justificación para el asesinato. Eso no debe impedir que nos preguntemos por qué la situación se ha deteriorado", dijo ante el Consejo de Seguridad el vicesecretario general de la organización, Jan Eliasson.Según Naciones Unidas, la actual crisis "no habría estallado si los palestinos tuviesen una perspectiva de esperanza para un Estado palestino viable", una "economía que ofreciese trabajo y oportunidades" o más control sobre su seguridad y administración."En resumen, si los palestinos no siguiesen viviendo bajo una sofocante y humillante ocupación que dura casi medio siglo", dijo el diplomático.En lugar de avances, la población palestina ve el crecimiento de los asentamientos ilegales, la emergencia de una comunidad paralela de colonos con mejores infraestructuras, servicios y seguridad y la perspectiva de un Estado propio cada vez más lejana."En ningún sitio la frustración y la cólera por la actual situación es más evidente que entre los jóvenes", añadió Eliasson.Al mismo tiempo, la ONU reconoce que para los israelíes la violencia supone una clara amenaza, que va a acompañada del crecimiento del antisemitismo a escala global."Debemos entender las preocupaciones israelíes", dijo el vicesecretario general.Eliasson arremetió contra los líderes de las dos partes por el fracaso de las iniciativas de paz y por su reticencia a dar los pasos necesarios para avanzar.En el caso de Israel, criticó además la falta de medidas ante la violencia por parte de algunos colonos, el aparente uso desproporcionado de la fuerza por parte de sus fuerzas de seguridad y la política de demoler las viviendas de palestinos supuestamente responsables de ataques.Al liderazgo palestino, Eliasson le pidió que condene de forma "inequívoca la violencia" y que deje clara su posición al extremismo."No hay nada heroico en asesinar a un hombre inocente y herir gravemente a su mujer y a su hijo de dos años cuando caminaban por la Ciudad Vieja de Jerusalén", subrayó.Eliasson advirtió además sobre el riesgo de que los extremistas tomen el control de la situación, sobre todo por el conflicto en torno a la Explanada de las Mezquitas, el Monte del Templo de los judíos, que está en el origen de esta última crisis."Extremistas en todos los bandos han intentado alterar el statu quo histórico", aseguró el responsable de la ONU, que defendió la importancia de que se respeten los lugares sagrados para evitar que el conflicto se convierta en una cuestión religiosa.Eliasson trasladó al Consejo de Seguridad los esfuerzos para calmar la situación que sobre el terreno ha tratado de impulsar el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que esta semana viajó por sorpresa a la zona para rebajar la tensión.

La ONU defendió hoy que para terminar con la violencia en Oriente Medio y evitar que la situación siga empeorando es necesario devolver la "esperanza" a los palestinos, terminando con la ocupación e impulsando la creación de un Estado."No hay nunca ningún tipo de justificación para el asesinato. Eso no debe impedir que nos preguntemos por qué la situación se ha deteriorado", dijo ante el Consejo de Seguridad el vicesecretario general de la organización, Jan Eliasson.Según Naciones Unidas, la actual crisis "no habría estallado si los palestinos tuviesen una perspectiva de esperanza para un Estado palestino viable", una "economía que ofreciese trabajo y oportunidades" o más control sobre su seguridad y administración."En resumen, si los palestinos no siguiesen viviendo bajo una sofocante y humillante ocupación que dura casi medio siglo", dijo el diplomático.En lugar de avances, la población palestina ve el crecimiento de los asentamientos ilegales, la emergencia de una comunidad paralela de colonos con mejores infraestructuras, servicios y seguridad y la perspectiva de un Estado propio cada vez más lejana."En ningún sitio la frustración y la cólera por la actual situación es más evidente que entre los jóvenes", añadió Eliasson.Al mismo tiempo, la ONU reconoce que para los israelíes la violencia supone una clara amenaza, que va a acompañada del crecimiento del antisemitismo a escala global."Debemos entender las preocupaciones israelíes", dijo el vicesecretario general.Eliasson arremetió contra los líderes de las dos partes por el fracaso de las iniciativas de paz y por su reticencia a dar los pasos necesarios para avanzar.En el caso de Israel, criticó además la falta de medidas ante la violencia por parte de algunos colonos, el aparente uso desproporcionado de la fuerza por parte de sus fuerzas de seguridad y la política de demoler las viviendas de palestinos supuestamente responsables de ataques.Al liderazgo palestino, Eliasson le pidió que condene de forma "inequívoca la violencia" y que deje clara su posición al extremismo."No hay nada heroico en asesinar a un hombre inocente y herir gravemente a su mujer y a su hijo de dos años cuando caminaban por la Ciudad Vieja de Jerusalén", subrayó.Eliasson advirtió además sobre el riesgo de que los extremistas tomen el control de la situación, sobre todo por el conflicto en torno a la Explanada de las Mezquitas, el Monte del Templo de los judíos, que está en el origen de esta última crisis."Extremistas en todos los bandos han intentado alterar el statu quo histórico", aseguró el responsable de la ONU, que defendió la importancia de que se respeten los lugares sagrados para evitar que el conflicto se convierta en una cuestión religiosa.Eliasson trasladó al Consejo de Seguridad los esfuerzos para calmar la situación que sobre el terreno ha tratado de impulsar el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que esta semana viajó por sorpresa a la zona para rebajar la tensión.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios