Obama se burla de las promesas de bipartidismo de Romney

El presidente de EE.UU., Barack Obama, cuestionó hoy las promesas de bipartidismo de su rival republicano, Mitt Romney, al afirmar que si en su primer día en el poder revoca la reforma sanitaria los demócratas no estarían muy satisfechos.El exgobernador Romney tendría un primer día "ajetreado" en la Casa Blanca, señaló Obama, porque si lo que va a hacer es revocar el Obamacare -como se conoce popularmente a la reforma sanitaria del 2010- la medida "no será muy popular con los demócratas mientras se sienta con ellos".El presidente y candidato a la reelección afirmó durante el primer debate televisado con Romney en la Universidad de Denver que uno no se puede limitar a decir que se va a "sentar" con la oposición. "Hay que tener un plan", destacó Obama."A veces hay que decir no" tanto a la oposición como a tu propio partido, insistió el actual inquilino de la Casa Blanca, quien añadió que su rival republicano no ha mostrado mucha "disposición" a decir no a los sectores más extremos de su partido durante la actual campaña electoral.Romney insistió, por su parte, en que como gobernador de Massachusetts, un estado en el que el 87 % del electorado es demócrata, tuvo que aprender a negociar con la oposición."Vi claro desde el primer día que tenía que llevarme bien y trabajar con la oposición si quería lograr algo", afirmó Romney, quien destacó entre sus logros como gobernador el haber logrado que las escuelas del estado fuesen las número uno del país, así como recortes de impuestos en 19 ocasiones.De llegar a la presidencia, seguiría la misma receta."Me sentaría desde el primer día tras ser elegido con líderes tanto demócratas como republicanos como hice en mi estado", aseguró.Añadió que ese espíritu de colaboración es especialmente necesario dada la crisis que afronta el país. "Lo hice antes y lo volveré a hacer", afirmó Romney.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, cuestionó hoy las promesas de bipartidismo de su rival republicano, Mitt Romney, al afirmar que si en su primer día en el poder revoca la reforma sanitaria los demócratas no estarían muy satisfechos.El exgobernador Romney tendría un primer día "ajetreado" en la Casa Blanca, señaló Obama, porque si lo que va a hacer es revocar el Obamacare -como se conoce popularmente a la reforma sanitaria del 2010- la medida "no será muy popular con los demócratas mientras se sienta con ellos".El presidente y candidato a la reelección afirmó durante el primer debate televisado con Romney en la Universidad de Denver que uno no se puede limitar a decir que se va a "sentar" con la oposición. "Hay que tener un plan", destacó Obama."A veces hay que decir no" tanto a la oposición como a tu propio partido, insistió el actual inquilino de la Casa Blanca, quien añadió que su rival republicano no ha mostrado mucha "disposición" a decir no a los sectores más extremos de su partido durante la actual campaña electoral.Romney insistió, por su parte, en que como gobernador de Massachusetts, un estado en el que el 87 % del electorado es demócrata, tuvo que aprender a negociar con la oposición."Vi claro desde el primer día que tenía que llevarme bien y trabajar con la oposición si quería lograr algo", afirmó Romney, quien destacó entre sus logros como gobernador el haber logrado que las escuelas del estado fuesen las número uno del país, así como recortes de impuestos en 19 ocasiones.De llegar a la presidencia, seguiría la misma receta."Me sentaría desde el primer día tras ser elegido con líderes tanto demócratas como republicanos como hice en mi estado", aseguró.Añadió que ese espíritu de colaboración es especialmente necesario dada la crisis que afronta el país. "Lo hice antes y lo volveré a hacer", afirmó Romney.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios