Un Obama más enérgico arremete contra el "lavado de cara" de Romney

El presidente de EE.UU., Barack Obama, adoptó hoy en Florida una actitud más enérgica y de ataque a su rival, Mitt Romney, al que acusó de estar acometiendo un "extremo lavado de cara" para defender cualquier cosa que le permita ganar las elecciones del próximo 6 de noviembre.Para mostrar esta nueva cara viajó a Florida, un estado clave en términos electorales y donde desde 1988 ningún candidato ha ganado por más de seis puntos.En las últimas cuatro elecciones presidenciales, en dos ocasiones han vencido los republicanos y en las otras dos los demócratas.Aquí se dirigió a los estudiantes de la Universidad de Miami, entre los que hay un elevado porcentaje de hispanos, un segmento de la población que ya supone el 11 % del electorado, una cifra histórica, y entre el que goza de gran aceptación.Según una encuesta publicada hoy por el Pew Hispanic Center, Obama cuenta con el apoyo del 69 % de los latinos registrados para votar, frente al 21 % de Romney.Es una diferencia aún mayor de la que gozaba en la anterior campaña electoral frente a su entonces rival, John McCain (67-31)."No podemos estar cansados ahora. Tenemos que seguir. Si ahora caen en pensar que lo que quieren es imposible, si se rinden en la idea de que su voz marca la diferencia, los 'lobistas', la gente con cheques de 10 millones de dólares que está tratando de comprar estas elecciones y de hacerles difícil votar (...) serán quienes establezcan la agenda", advirtió Obama.Ante un auditorio de unas 9.000 personas, ofreció así su cara más enérgica y proactiva para tratar de movilizar a su favor al electorado de Florida, donde se encuentra prácticamente empatado en intención de voto con Romney, después de haber perdido terreno en los últimos días.Esa pérdida de terreno se ha achacado en parte a su actuación en el debate entre ambos candidatos de la semana pasada. Obama quedó como perdedor y fue criticado por mostrar cierta falta de energía.Quizás por ello su discurso de este jueves estuvo lleno de alusiones a la constancia y la participación: "Don't boo, vote!", repetía un Obama con las mangas de la camisa remangadas cada vez que el público abucheaba sus alusiones a las políticas de Romney, para transmitirles así la idea de que no basta con quejarse, que hay que votar."Sólo ustedes pueden evitar que nos lleven donde estábamos hace cuatro años; sólo ustedes tienen capacidad de hacer que avancemos", dijo el mandatario, quien criticó a su rival por estar dispuesto, a estas alturas de la campaña, a "amar todo lo que ustedes amen".Según dijo, Romney antes se describía a sí mismo como "rigurosamente conservador", mientras que ahora está tratando de convencer a los votantes de que "estaba rigurosamente bromeando".Sin hacer alusión alguna al debate de esta noche entre los candidatos a la vicepresidencia, insistió en que Romney "está intentado un extremo lavado de cara" moderando su discurso."Lo que ha estado vendiendo por casi un año no funcionaba, porque la gente entendió que sus ideas no ayudarán a la clase media. Así que estos días Mitt Romney apuesta por lo que sea que ustedes apuesten: De pronto ama a la clase media, a Medicare, a los profesores e, incluso, a las principales partes de Obamacare", comentó en tono casi burlesco.Además, echó mano de cuestiones que le ayudaron a ganar las elecciones en 2008 y repasó sus logros en materia de defensa, medio ambiente, protección social, control financiero y empleo, para reclamar a los asistentes que le brinden su apoyo y poder profundizar así en esos avances.Como era de esperar estando en Florida, también se refirió a la cuestión migratoria y recordó que gracias a sus políticas decenas de miles de jóvenes inmigrantes que se han criado en este país no serán deportados y podrán pedir permiso de trabajo.En todo el país hay 23,7 millones de potenciales votantes de origen latino, la mayor cifra de la historia de este país, y un 22 % más que cuatro años atrás, según el Pew Hispanic Center.Tres de cada diez asegura conocer a alguien que se verá beneficiado por esa medida."Pueden elegir si volvemos a las políticas que nos metieron en el lío que teníamos hace cuatro años o seguir avanzando en las políticas que nos están sacando de él", concluyó el demócrata, quien aseguró creer que "EE.UU. es un país donde puedes tener éxito con independencia de quien seas, qué pinta tengas, de dónde vienes o a quién amas".

El presidente de EE.UU., Barack Obama, adoptó hoy en Florida una actitud más enérgica y de ataque a su rival, Mitt Romney, al que acusó de estar acometiendo un "extremo lavado de cara" para defender cualquier cosa que le permita ganar las elecciones del próximo 6 de noviembre.Para mostrar esta nueva cara viajó a Florida, un estado clave en términos electorales y donde desde 1988 ningún candidato ha ganado por más de seis puntos.En las últimas cuatro elecciones presidenciales, en dos ocasiones han vencido los republicanos y en las otras dos los demócratas.Aquí se dirigió a los estudiantes de la Universidad de Miami, entre los que hay un elevado porcentaje de hispanos, un segmento de la población que ya supone el 11 % del electorado, una cifra histórica, y entre el que goza de gran aceptación.Según una encuesta publicada hoy por el Pew Hispanic Center, Obama cuenta con el apoyo del 69 % de los latinos registrados para votar, frente al 21 % de Romney.Es una diferencia aún mayor de la que gozaba en la anterior campaña electoral frente a su entonces rival, John McCain (67-31)."No podemos estar cansados ahora. Tenemos que seguir. Si ahora caen en pensar que lo que quieren es imposible, si se rinden en la idea de que su voz marca la diferencia, los 'lobistas', la gente con cheques de 10 millones de dólares que está tratando de comprar estas elecciones y de hacerles difícil votar (...) serán quienes establezcan la agenda", advirtió Obama.Ante un auditorio de unas 9.000 personas, ofreció así su cara más enérgica y proactiva para tratar de movilizar a su favor al electorado de Florida, donde se encuentra prácticamente empatado en intención de voto con Romney, después de haber perdido terreno en los últimos días.Esa pérdida de terreno se ha achacado en parte a su actuación en el debate entre ambos candidatos de la semana pasada. Obama quedó como perdedor y fue criticado por mostrar cierta falta de energía.Quizás por ello su discurso de este jueves estuvo lleno de alusiones a la constancia y la participación: "Don't boo, vote!", repetía un Obama con las mangas de la camisa remangadas cada vez que el público abucheaba sus alusiones a las políticas de Romney, para transmitirles así la idea de que no basta con quejarse, que hay que votar."Sólo ustedes pueden evitar que nos lleven donde estábamos hace cuatro años; sólo ustedes tienen capacidad de hacer que avancemos", dijo el mandatario, quien criticó a su rival por estar dispuesto, a estas alturas de la campaña, a "amar todo lo que ustedes amen".Según dijo, Romney antes se describía a sí mismo como "rigurosamente conservador", mientras que ahora está tratando de convencer a los votantes de que "estaba rigurosamente bromeando".Sin hacer alusión alguna al debate de esta noche entre los candidatos a la vicepresidencia, insistió en que Romney "está intentado un extremo lavado de cara" moderando su discurso."Lo que ha estado vendiendo por casi un año no funcionaba, porque la gente entendió que sus ideas no ayudarán a la clase media. Así que estos días Mitt Romney apuesta por lo que sea que ustedes apuesten: De pronto ama a la clase media, a Medicare, a los profesores e, incluso, a las principales partes de Obamacare", comentó en tono casi burlesco.Además, echó mano de cuestiones que le ayudaron a ganar las elecciones en 2008 y repasó sus logros en materia de defensa, medio ambiente, protección social, control financiero y empleo, para reclamar a los asistentes que le brinden su apoyo y poder profundizar así en esos avances.Como era de esperar estando en Florida, también se refirió a la cuestión migratoria y recordó que gracias a sus políticas decenas de miles de jóvenes inmigrantes que se han criado en este país no serán deportados y podrán pedir permiso de trabajo.En todo el país hay 23,7 millones de potenciales votantes de origen latino, la mayor cifra de la historia de este país, y un 22 % más que cuatro años atrás, según el Pew Hispanic Center.Tres de cada diez asegura conocer a alguien que se verá beneficiado por esa medida."Pueden elegir si volvemos a las políticas que nos metieron en el lío que teníamos hace cuatro años o seguir avanzando en las políticas que nos están sacando de él", concluyó el demócrata, quien aseguró creer que "EE.UU. es un país donde puedes tener éxito con independencia de quien seas, qué pinta tengas, de dónde vienes o a quién amas".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios