Orioles y Cardenales se aseguran de un boleto para la serie de división

Los Orioles de Baltimore y los Cardenales de San Luis se hicieron de sendos triunfos en una jornada de duelos históricos, que conforman una nueva modalidad en las mayores para definir entre dos comodines de la misma liga al equipo que juega la serie divisional.La jornada no sólo marcó una nueva era en el formato de los playoffs de las Grandes Ligas, sino que dejó triunfadores a los dos equipos visitantes.Mientras que la gran paradoja fue que los Cardenales, con su triunfo, pueden seguir su camino en defensa de su título de Serie Mundial; en tanto que los Vigilantes, los perdedores del Clásico de Otoño de la temporada pasada, se quedan en el camino al perder en la primera fase.En el juego de comodines de la Liga Americana, los Orioles consiguieron una victoria de 5-1 sobre los Vigilantes, que les permite pasar a la fase divisional por primera vez en 15 años.En la siguiente fase deberán de jugar contra los campeones de la División Este de la Americana, los Yanquis de Nueva York, a partir del domingo en el Orioles Park.Ambos equipos, los mejores clasificados en su división, se repartieron los 18 juegos que protagonizaron la presente campaña y hasta el último partido de la competición regular no se decidió el título a favor de los Yanquis."Nuestro equipo tiene bastantes jugadores que pueden ganar la próxima serie", declaró Buck Showalter, piloto de los Orioles, que también dirigió a los Yanquis. "Este triunfo es muy importante para nosotros".Agregó que "me siento orgulloso de todos ellos, que se vieron muy bien haciendo carreras, lo que nos hace tener un momento de verdadero orgullo"."Sabíamos que era un juego de vida o muerte así que decidimos jugar con la mentalidad de ganar, era una buena oportunidad y no la desaprovechamos", agregó.Mientras que los Vigilantes, que la temporada pasada se quedaron a un strike de ganar el Clásico de Otoño, en la presente se fueron de la competición en el partido por el comodín, a pesar de haber estado en el liderato de la División Oeste durante 178 días."Simplemente no pudimos hacerlo", comentó el piloto de los Vigilantes, Ron Washington.La baja por lesión en las dos últimas semanas del tercera base dominicano Adrián Beltré pesó como una losa en el juego ofensivo de los Vigilantes.El equipo de Texas perdió la corona de la División Oeste en el último día de la campaña regular, después de ser "barridos" en serie de tres por los Atléticos de Oakland, y de perder nueve de los últimos 13 juegos de temporada."Realmente no me sorprendió, estaba viendo todo", valoró Washington refiriéndose al resultado, pero dijo que "si debo ser honesto, no pensé que nada de esto pasaría".Los Vigilantes protagonizaron el peor hundimiento de los equipos de las mayores la presente temporada porque hace una semana tenían un liderazgo de cuatro juegos como líderes de división, cuando restaban seis partidos por disputarse, pero no pudieron evitar perder la división y ahora el duelo de comodines.También fueron protagonistas de uno de los contratos más caros el pasado invierno, cuando se hicieron de los servicios de su abridor el estelar japonés, el novato Yu Darvish, por 107 millones de dólares, pero que esta vez en un juego clave fue el gran perdedor."Ni yo, ni mis compañeros de equipo, ni los aficionados de los Vigilantes pensamos que esto iba a terminar tan pronto", declaró Darvish al concluir el juego.Mientras que en Viejo Circuito, en un juego polémico, los Cardenales derrotaron 6-3 a los Bravos de Atlanta para pasar a disputar la serie de división con los Nacionales de Washington.El duelo marcó no sólo el fin de la carrera del tercera base Chipper Jones, sino que se definió en gran parte porque los Bravos cometieron tres errores de lanzamiento, que la novena de San Luis supo aprovechar, incluido uno del veterano que dejó la competición después de 19 años con los Bravos.En el octavo episodio una jugada polémica ocasionó que los aficionados obligaran a suspender las acciones durante 19 minutos debido a que arrojaron todo tipo de basura al campo de juego.Algo que el piloto de los Cardenales, Mike Matheny, había visto con anterioridad, pero "no en Estados Unidos", comentó.La victoria permite a los Cardenales hacer un viaje a la serie de división contra los Nacionales, a quienes esperan en su campo del Busch Stadium a partir del domingo.Los Cardenales, que tienen la oportunidad de seguir defendiendo el título de Serie Mundial, la temporada pasada se hicieron de un boleto a la fase final al vencer a los Bravos, quienes sufrieron una de los peores hundimientos deportivos en la historia de las mayores.Atlanta tenía 10,5 juegos de ventaja en la carrera por el comodín, pero no pudieron ante la remontada de los Cardenales, que vencieron a los Filis de Filadelfia, los Cerveceros de Milwaukee, y a los Vigilantes en la Serie Mundial.Esta temporada los Cardenales se sobrepusieron a dos valiosas pérdidas para hacerse de un boleto a las finales, después de que el primera base dominicano Alberto Pujols firmara con los Angelinos de Los Ángeles, y su piloto Tony La Russa decidiera retirarse.Mientras que los Bravos no han podido ganar una serie de playoff desde el 2001, y desde entonces se han ido con marca de 0-7 en ese tipo de duelos, incluyendo seis juegos decisivos en el Turner Field.Esta vez no fue la excepción, y no pudieron ganar aunque entre os aficionados estuvieron el expresidente Jimmy Carter y el exdueño de los Bravos, Ted Turner.

Los Orioles de Baltimore y los Cardenales de San Luis se hicieron de sendos triunfos en una jornada de duelos históricos, que conforman una nueva modalidad en las mayores para definir entre dos comodines de la misma liga al equipo que juega la serie divisional.La jornada no sólo marcó una nueva era en el formato de los playoffs de las Grandes Ligas, sino que dejó triunfadores a los dos equipos visitantes.Mientras que la gran paradoja fue que los Cardenales, con su triunfo, pueden seguir su camino en defensa de su título de Serie Mundial; en tanto que los Vigilantes, los perdedores del Clásico de Otoño de la temporada pasada, se quedan en el camino al perder en la primera fase.En el juego de comodines de la Liga Americana, los Orioles consiguieron una victoria de 5-1 sobre los Vigilantes, que les permite pasar a la fase divisional por primera vez en 15 años.En la siguiente fase deberán de jugar contra los campeones de la División Este de la Americana, los Yanquis de Nueva York, a partir del domingo en el Orioles Park.Ambos equipos, los mejores clasificados en su división, se repartieron los 18 juegos que protagonizaron la presente campaña y hasta el último partido de la competición regular no se decidió el título a favor de los Yanquis."Nuestro equipo tiene bastantes jugadores que pueden ganar la próxima serie", declaró Buck Showalter, piloto de los Orioles, que también dirigió a los Yanquis. "Este triunfo es muy importante para nosotros".Agregó que "me siento orgulloso de todos ellos, que se vieron muy bien haciendo carreras, lo que nos hace tener un momento de verdadero orgullo"."Sabíamos que era un juego de vida o muerte así que decidimos jugar con la mentalidad de ganar, era una buena oportunidad y no la desaprovechamos", agregó.Mientras que los Vigilantes, que la temporada pasada se quedaron a un strike de ganar el Clásico de Otoño, en la presente se fueron de la competición en el partido por el comodín, a pesar de haber estado en el liderato de la División Oeste durante 178 días."Simplemente no pudimos hacerlo", comentó el piloto de los Vigilantes, Ron Washington.La baja por lesión en las dos últimas semanas del tercera base dominicano Adrián Beltré pesó como una losa en el juego ofensivo de los Vigilantes.El equipo de Texas perdió la corona de la División Oeste en el último día de la campaña regular, después de ser "barridos" en serie de tres por los Atléticos de Oakland, y de perder nueve de los últimos 13 juegos de temporada."Realmente no me sorprendió, estaba viendo todo", valoró Washington refiriéndose al resultado, pero dijo que "si debo ser honesto, no pensé que nada de esto pasaría".Los Vigilantes protagonizaron el peor hundimiento de los equipos de las mayores la presente temporada porque hace una semana tenían un liderazgo de cuatro juegos como líderes de división, cuando restaban seis partidos por disputarse, pero no pudieron evitar perder la división y ahora el duelo de comodines.También fueron protagonistas de uno de los contratos más caros el pasado invierno, cuando se hicieron de los servicios de su abridor el estelar japonés, el novato Yu Darvish, por 107 millones de dólares, pero que esta vez en un juego clave fue el gran perdedor."Ni yo, ni mis compañeros de equipo, ni los aficionados de los Vigilantes pensamos que esto iba a terminar tan pronto", declaró Darvish al concluir el juego.Mientras que en Viejo Circuito, en un juego polémico, los Cardenales derrotaron 6-3 a los Bravos de Atlanta para pasar a disputar la serie de división con los Nacionales de Washington.El duelo marcó no sólo el fin de la carrera del tercera base Chipper Jones, sino que se definió en gran parte porque los Bravos cometieron tres errores de lanzamiento, que la novena de San Luis supo aprovechar, incluido uno del veterano que dejó la competición después de 19 años con los Bravos.En el octavo episodio una jugada polémica ocasionó que los aficionados obligaran a suspender las acciones durante 19 minutos debido a que arrojaron todo tipo de basura al campo de juego.Algo que el piloto de los Cardenales, Mike Matheny, había visto con anterioridad, pero "no en Estados Unidos", comentó.La victoria permite a los Cardenales hacer un viaje a la serie de división contra los Nacionales, a quienes esperan en su campo del Busch Stadium a partir del domingo.Los Cardenales, que tienen la oportunidad de seguir defendiendo el título de Serie Mundial, la temporada pasada se hicieron de un boleto a la fase final al vencer a los Bravos, quienes sufrieron una de los peores hundimientos deportivos en la historia de las mayores.Atlanta tenía 10,5 juegos de ventaja en la carrera por el comodín, pero no pudieron ante la remontada de los Cardenales, que vencieron a los Filis de Filadelfia, los Cerveceros de Milwaukee, y a los Vigilantes en la Serie Mundial.Esta temporada los Cardenales se sobrepusieron a dos valiosas pérdidas para hacerse de un boleto a las finales, después de que el primera base dominicano Alberto Pujols firmara con los Angelinos de Los Ángeles, y su piloto Tony La Russa decidiera retirarse.Mientras que los Bravos no han podido ganar una serie de playoff desde el 2001, y desde entonces se han ido con marca de 0-7 en ese tipo de duelos, incluyendo seis juegos decisivos en el Turner Field.Esta vez no fue la excepción, y no pudieron ganar aunque entre os aficionados estuvieron el expresidente Jimmy Carter y el exdueño de los Bravos, Ted Turner.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios