Presentan queja formal contra Patrulla Fronteriza por violación de derechos

Agentes de la patrulla fronteriza detienen a un presunto inmigrante ilegal en un costado del Río Grande, cerca de McAllen, Texas (EE.UU.). EFE/Archivo Agentes de la patrulla fronteriza detienen a un presunto inmigrante ilegal en un costado del Río Grande, cerca de McAllen, Texas (EE.UU.). EFE/Archivo

Agentes de la patrulla fronteriza detienen a un presunto inmigrante ilegal en un costado del Río Grande, cerca de McAllen, Texas (EE.UU.). EFE/Archivo

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en Arizona presentó una queja formal ante el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) sobre lo que aseguran ser constantes violaciones a los derechos civiles por parte de los agentes de la Patrulla Fronteriza en los retenes establecidos en el sur del estado, se informó hoy.ACLU solicitó sean investigadas el protocolo y regulaciones de los agentes fronterizos en los puntos de revisión en contra de residentes de esta región."Los retenes de la Patrulla Fronteriza se parecen muy poco a los aprobados por la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos. Muchos agentes fronterizos no entienden o ignoran el límite de su autoridad en los retenes", dijo en un comunicado de prensa el abogado de la Unión, James Lyall.La queja que también fue enviada al congresista de Arizona, relata las experiencias de 15 ciudadanos estadounidenses, de entre los 6 y 69 años de edad, quienes aseguran que sus derechos constitucionales fueron violados en seis diferentes puntos de revisión establecidos por la Patrulla Fronteriza.Las quejas principales incluyen prolongadas e injustificadas detenciones y revisiones ilegales de autos, los cuales aseguran están basadas en "indicaciones" de perros adiestrados sobre contrabando no existente, según explicó ACLU.La organización consideró que en varios de los incidentes reportados da la impresión que la aplicación de las leyes de inmigración es solo un "pretexto" para investigaciones criminales, lo cual la Suprema Corte de Justicia declaró inconstitucional."Los residentes de las comunidades cercanas a los retenes frecuentemente experimentan extensos interrogatorios y detenciones que no tienen nada que ver con la verificación de su ciudadanía", se indicó en la queja.Entre los casos expuestos se incluye el de un hombre que asegura fue amenazado a punta de pistola por un agente fronterizo, quien lo obligó a salir de su auto y lo mantuvo esposado por 45 minutos porque se rehusó a contestar unas preguntas que no estaban relacionadas con su estatus migratorio.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en Arizona presentó una queja formal ante el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) sobre lo que aseguran ser constantes violaciones a los derechos civiles por parte de los agentes de la Patrulla Fronteriza en los retenes establecidos en el sur del estado, se informó hoy.ACLU solicitó sean investigadas el protocolo y regulaciones de los agentes fronterizos en los puntos de revisión en contra de residentes de esta región."Los retenes de la Patrulla Fronteriza se parecen muy poco a los aprobados por la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos. Muchos agentes fronterizos no entienden o ignoran el límite de su autoridad en los retenes", dijo en un comunicado de prensa el abogado de la Unión, James Lyall.La queja que también fue enviada al congresista de Arizona, relata las experiencias de 15 ciudadanos estadounidenses, de entre los 6 y 69 años de edad, quienes aseguran que sus derechos constitucionales fueron violados en seis diferentes puntos de revisión establecidos por la Patrulla Fronteriza.Las quejas principales incluyen prolongadas e injustificadas detenciones y revisiones ilegales de autos, los cuales aseguran están basadas en "indicaciones" de perros adiestrados sobre contrabando no existente, según explicó ACLU.La organización consideró que en varios de los incidentes reportados da la impresión que la aplicación de las leyes de inmigración es solo un "pretexto" para investigaciones criminales, lo cual la Suprema Corte de Justicia declaró inconstitucional."Los residentes de las comunidades cercanas a los retenes frecuentemente experimentan extensos interrogatorios y detenciones que no tienen nada que ver con la verificación de su ciudadanía", se indicó en la queja.Entre los casos expuestos se incluye el de un hombre que asegura fue amenazado a punta de pistola por un agente fronterizo, quien lo obligó a salir de su auto y lo mantuvo esposado por 45 minutos porque se rehusó a contestar unas preguntas que no estaban relacionadas con su estatus migratorio.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios