Próxima cumbre busca relanzar y dinamizar la integración en Norteamérica

El subsecretario mexicano de Relaciones Exteriores para América del Norte, Sergio Alcocer, habla hoy, jueves 9 de enero de 2014, durante una rueda de prensa en la Cancillería de la capital mexicana. EFE/SRE/Solo uso editorial El subsecretario mexicano de Relaciones Exteriores para América del Norte, Sergio Alcocer, habla hoy, jueves 9 de enero de 2014, durante una rueda de prensa en la Cancillería de la capital mexicana. EFE/SRE/Solo uso editorial

El subsecretario mexicano de Relaciones Exteriores para América del Norte, Sergio Alcocer, habla hoy, jueves 9 de enero de 2014, durante una rueda de prensa en la Cancillería de la capital mexicana. EFE/SRE/Solo uso editorial

México confía en que la próxima cumbre de Norteamérica, que se celebrará a mediados de febrero en este país, permita relanzar la agenda regional y convertir a la zona en la "más dinámica y competitiva del mundo".Los gobernantes de Canadá, Estados Unidos y México se reunirán en un lugar de México aún no definido, probablemente el 19 de febrero, casi dos años después de que se celebrara la reunión trilateral anterior, en Washington.Será en el año en que los tres países conmemoran el vigésimo aniversario de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio en América del Norte (TLCAN), que en el caso de México ha implicado sextuplicar su intercambio comercial con Estados Unidos y Canadá.El subsecretario mexicano de Relaciones Exteriores para América del Norte, Sergio Alcocer, dijo hoy en una rueda de prensa que la reunión de febrero será una "oportunidad única para relanzar la agenda regional".Recordó que, como región, las tres naciones representan el 28 % del producto bruto mundial, con unos niveles que equivalen a trece países de Asia y 27 de Europa."México se beneficia de ello y debemos profundizar en nuestra integración para avanzar más rápidamente. Debemos ser la región más dinámica y competitiva", insistió el alto funcionario en la rueda de prensa que ofreció en la sede de la cancillería mexicana.También indicó que los tres países seguirán trabajando en las próximas semanas para definir la agenda antes de que se sienten a la mesa el presidente estadounidense, Barack Obama, el mexicano, Enrique Peña Nieto y el primer ministro canadiense, Stephen Harper."Será una agenda que tendrá como tema principal el relanzamiento de América del Norte (...) y la experiencia de los veinte años pasados, pero sobre todo pensando para el futuro", agregó Alcocer.La agenda, agregó el alto funcionario, girará alrededor de este tema, "con los correspondientes acuerdos que deriven de este planteamiento".En la misma rueda de prensa, el embajador de México en Washington, Eduardo Medina Mora, destacó que el vigésimo aniversario de la creación del TLCAN "proyecta una dimensión nueva con una enorme posibilidad para construir a la región como la más potente del mundo en materia económica y la más competitiva".Medina Mora dijo que los desafíos de la región son muy grandes, tanto en el marco legal como en la red de infraestructura que vincula a la región."Tenemos un comercio del siglo XXI, con un marco regulatorio del siglo XX, pero todavía con una infraestructura del siglo XIX", agregó el diplomático, que está en México asistiendo a una reunión anual de embajadores y cónsules mexicanos en todo el mundo.El representante de México en Canadá, Francisco Suárez Dávila, anunció además que Harper visitará oficialmente México antes de la reunión trilateral con el fin de revisar la agenda entre las dos naciones, que en 2014 cumplen 70 años de vínculos diplomáticos.Suárez destacó la posibilidad de que Norteamérica "se convierta en la región más dinámica y competitiva del mundo, y destacó el potencial que existe en sectores como el energético y la infraestructura.La de febrero será la primera cumbre norteamericana de Peña Nieto, que asumió la Presidencia de México en diciembre del 2012. En la última cumbre trilateral, que se celebró en Washington el 2 de abril del 2012, México estuvo representado por Felipe Calderón.Ya desde el año pasado se venía manejando la posibilidad de sentar a la mesa a los tres gobernantes, pero nunca se concretó a lo largo del 2013, aunque ha habido reuniones entre ellos de carácter bilateral o en cumbres multilaterales.Los gobernantes de los tres países comenzaron a reunirse anualmente a partir del 2005, con el mandato del estadounidense George W. Bush (2001-2009), costumbre que se acabó después de la reunión de 2009, en Guadalajara (México).México también ha sido sede de otra cumbre norteamericana en este siglo, la que se celebró en Cancún en marzo del 2006.

México confía en que la próxima cumbre de Norteamérica, que se celebrará a mediados de febrero en este país, permita relanzar la agenda regional y convertir a la zona en la "más dinámica y competitiva del mundo".Los gobernantes de Canadá, Estados Unidos y México se reunirán en un lugar de México aún no definido, probablemente el 19 de febrero, casi dos años después de que se celebrara la reunión trilateral anterior, en Washington.Será en el año en que los tres países conmemoran el vigésimo aniversario de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio en América del Norte (TLCAN), que en el caso de México ha implicado sextuplicar su intercambio comercial con Estados Unidos y Canadá.El subsecretario mexicano de Relaciones Exteriores para América del Norte, Sergio Alcocer, dijo hoy en una rueda de prensa que la reunión de febrero será una "oportunidad única para relanzar la agenda regional".Recordó que, como región, las tres naciones representan el 28 % del producto bruto mundial, con unos niveles que equivalen a trece países de Asia y 27 de Europa."México se beneficia de ello y debemos profundizar en nuestra integración para avanzar más rápidamente. Debemos ser la región más dinámica y competitiva", insistió el alto funcionario en la rueda de prensa que ofreció en la sede de la cancillería mexicana.También indicó que los tres países seguirán trabajando en las próximas semanas para definir la agenda antes de que se sienten a la mesa el presidente estadounidense, Barack Obama, el mexicano, Enrique Peña Nieto y el primer ministro canadiense, Stephen Harper."Será una agenda que tendrá como tema principal el relanzamiento de América del Norte (...) y la experiencia de los veinte años pasados, pero sobre todo pensando para el futuro", agregó Alcocer.La agenda, agregó el alto funcionario, girará alrededor de este tema, "con los correspondientes acuerdos que deriven de este planteamiento".En la misma rueda de prensa, el embajador de México en Washington, Eduardo Medina Mora, destacó que el vigésimo aniversario de la creación del TLCAN "proyecta una dimensión nueva con una enorme posibilidad para construir a la región como la más potente del mundo en materia económica y la más competitiva".Medina Mora dijo que los desafíos de la región son muy grandes, tanto en el marco legal como en la red de infraestructura que vincula a la región."Tenemos un comercio del siglo XXI, con un marco regulatorio del siglo XX, pero todavía con una infraestructura del siglo XIX", agregó el diplomático, que está en México asistiendo a una reunión anual de embajadores y cónsules mexicanos en todo el mundo.El representante de México en Canadá, Francisco Suárez Dávila, anunció además que Harper visitará oficialmente México antes de la reunión trilateral con el fin de revisar la agenda entre las dos naciones, que en 2014 cumplen 70 años de vínculos diplomáticos.Suárez destacó la posibilidad de que Norteamérica "se convierta en la región más dinámica y competitiva del mundo, y destacó el potencial que existe en sectores como el energético y la infraestructura.La de febrero será la primera cumbre norteamericana de Peña Nieto, que asumió la Presidencia de México en diciembre del 2012. En la última cumbre trilateral, que se celebró en Washington el 2 de abril del 2012, México estuvo representado por Felipe Calderón.Ya desde el año pasado se venía manejando la posibilidad de sentar a la mesa a los tres gobernantes, pero nunca se concretó a lo largo del 2013, aunque ha habido reuniones entre ellos de carácter bilateral o en cumbres multilaterales.Los gobernantes de los tres países comenzaron a reunirse anualmente a partir del 2005, con el mandato del estadounidense George W. Bush (2001-2009), costumbre que se acabó después de la reunión de 2009, en Guadalajara (México).México también ha sido sede de otra cumbre norteamericana en este siglo, la que se celebró en Cancún en marzo del 2006.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios