Sebelius destaca el papel de los jubilados hispanos en la sociedad de EE.UU.

La secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, destacó hoy la relevancia cada vez mayor de los jubilados hispanos en la política y la sociedad del país, durante la reunión anual del Consejo Nacional Hispano de Personas Adultas Mayores (NHCOA).La secretaria recordó que desde inicios de año "11.000 estadounidenses cumplen 65 años diariamente" y se espera que el numero de hispanos mayores de 65 años aumente de los 2,9 millones registrados en 2010 a 13,8 millones en 2050.Sebelius reconoció "lo duro que han trabajo y los sacrificios que han hecho" los jubilados y por eso defendió la necesidad de "proteger y fortalecer" los sistemas de asistencia sanitaria Medicare y Medicaid."Creemos que todos los estadounidenses merecen la oportunidad de envejecer y retirarse con el cuidado de la seguridad y la salud que se han ganado", subrayó la secretaria de Salud, que defendió las políticas en materia sanitaria del presidente, Barack Obama.La secretaria recordó que el pasado año la Administración Obama puso en marcha un plan para que los jubilados tengan un 50 por ciento de descuento en determinados medicamentos, lo que ha permitido a los jubilados ahorrar una media de 641 dólares en lo que va de 2012.Además, en los primeros ocho meses de 2012, 19 millones de personas adscritas a Medicare recibieron servicios preventivos gratuitos, como pruebas como diabetes y cáncer, para detectar las enfermedades a tiempo y ahorrar en tratamientos posteriores."También sabemos que tenemos que poner las finanzas de Medicare en un camino más sostenible", reconoció la secretaria, que consideró que, en vez de cortar en programas, será necesario poner en marcha planes como el que han creado para detectar el fraude.Sebelius destacó el papel de NHCOA como "una voz fuerte de los hispanos adultos" y aseguró que son "conscientes" de lo que está en juego con Medicare y Medicaid.En este sentido, hizo referencia a la propuesta del partido republicano en el Congreso que "podría convertir Medicaid en un programa de subsidios y reducir sus fondos en 750.000 millones de dólares, y pondría fin a Medicare tal y como lo conocemos al convertirlo en un programa de vales".La secretaria señaló que cerca de 50 millones de estadounidenses cuentan con Medicare y que dos tercios del gasto de Medicaid se emplean para ayudar a mayores y personas con discapacidades, por lo que no "podemos darnos el lujo de no valorar estos programas".Durante los paneles que se celebraron en la jornada, los expertos y analistas que participaron en el foro defendieron las opciones sanitarias demócratas y republicanas y pidieron a los jubilados hispanos que hagan escuchar su voz en las próximas elecciones.Los republicanos han subrayado que la economía es el talón de aquiles del país y es necesario hacer reformas y realizar un ajuste en los programas sanitarios para garantizar la cobertura de las próximas generaciones.El candidato a la presidencia por el partido republicano, Mitt Romney, ha apoyado el plan de déficit presentado por el congresista Paul Ryan, su compañero de fórmula, que incluye reducir el crecimiento del gasto de Medicare.Esta propuesta ofrece a las personas mayores elegir en el futuro entre permanecer en el programa de Gobierno tradicional o que utilicen un subsidio anual para pagar cobertura sanitaria de compañías privadas.Los republicanos no han ofrecido detalles sobre cómo esta propuesta contribuiría a frenar el crecimiento del gasto de Medicare, aunque Ryan sostiene que la propia competencia del sector privado, que entraría en un mercado con un potencial de 50 millones de jubilados, mantendría los costes bajo control.Israel Ortega, miembro del grupo de opinión conservador Heritage Foundation, defendió esta opción durante el foro, porque, según dijo, "el país está en un camino en el que se agota el dinero y creo que es la mejor manera de asegurar que los jubilados tengan acceso a asistencia médica" en el futuro.Para Ortega, lo principal "es asegurar que la economía empiece a crecer y que se hagan los cambios necesarios para que los programas sean viables", porque, en su opinión, el país no se ha adaptado a la realidad de que cada vez la población vive más y los programas actuales "reflejan la realidad de los años 60 y no de 2012".

La secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, destacó hoy la relevancia cada vez mayor de los jubilados hispanos en la política y la sociedad del país, durante la reunión anual del Consejo Nacional Hispano de Personas Adultas Mayores (NHCOA).La secretaria recordó que desde inicios de año "11.000 estadounidenses cumplen 65 años diariamente" y se espera que el numero de hispanos mayores de 65 años aumente de los 2,9 millones registrados en 2010 a 13,8 millones en 2050.Sebelius reconoció "lo duro que han trabajo y los sacrificios que han hecho" los jubilados y por eso defendió la necesidad de "proteger y fortalecer" los sistemas de asistencia sanitaria Medicare y Medicaid."Creemos que todos los estadounidenses merecen la oportunidad de envejecer y retirarse con el cuidado de la seguridad y la salud que se han ganado", subrayó la secretaria de Salud, que defendió las políticas en materia sanitaria del presidente, Barack Obama.La secretaria recordó que el pasado año la Administración Obama puso en marcha un plan para que los jubilados tengan un 50 por ciento de descuento en determinados medicamentos, lo que ha permitido a los jubilados ahorrar una media de 641 dólares en lo que va de 2012.Además, en los primeros ocho meses de 2012, 19 millones de personas adscritas a Medicare recibieron servicios preventivos gratuitos, como pruebas como diabetes y cáncer, para detectar las enfermedades a tiempo y ahorrar en tratamientos posteriores."También sabemos que tenemos que poner las finanzas de Medicare en un camino más sostenible", reconoció la secretaria, que consideró que, en vez de cortar en programas, será necesario poner en marcha planes como el que han creado para detectar el fraude.Sebelius destacó el papel de NHCOA como "una voz fuerte de los hispanos adultos" y aseguró que son "conscientes" de lo que está en juego con Medicare y Medicaid.En este sentido, hizo referencia a la propuesta del partido republicano en el Congreso que "podría convertir Medicaid en un programa de subsidios y reducir sus fondos en 750.000 millones de dólares, y pondría fin a Medicare tal y como lo conocemos al convertirlo en un programa de vales".La secretaria señaló que cerca de 50 millones de estadounidenses cuentan con Medicare y que dos tercios del gasto de Medicaid se emplean para ayudar a mayores y personas con discapacidades, por lo que no "podemos darnos el lujo de no valorar estos programas".Durante los paneles que se celebraron en la jornada, los expertos y analistas que participaron en el foro defendieron las opciones sanitarias demócratas y republicanas y pidieron a los jubilados hispanos que hagan escuchar su voz en las próximas elecciones.Los republicanos han subrayado que la economía es el talón de aquiles del país y es necesario hacer reformas y realizar un ajuste en los programas sanitarios para garantizar la cobertura de las próximas generaciones.El candidato a la presidencia por el partido republicano, Mitt Romney, ha apoyado el plan de déficit presentado por el congresista Paul Ryan, su compañero de fórmula, que incluye reducir el crecimiento del gasto de Medicare.Esta propuesta ofrece a las personas mayores elegir en el futuro entre permanecer en el programa de Gobierno tradicional o que utilicen un subsidio anual para pagar cobertura sanitaria de compañías privadas.Los republicanos no han ofrecido detalles sobre cómo esta propuesta contribuiría a frenar el crecimiento del gasto de Medicare, aunque Ryan sostiene que la propia competencia del sector privado, que entraría en un mercado con un potencial de 50 millones de jubilados, mantendría los costes bajo control.Israel Ortega, miembro del grupo de opinión conservador Heritage Foundation, defendió esta opción durante el foro, porque, según dijo, "el país está en un camino en el que se agota el dinero y creo que es la mejor manera de asegurar que los jubilados tengan acceso a asistencia médica" en el futuro.Para Ortega, lo principal "es asegurar que la economía empiece a crecer y que se hagan los cambios necesarios para que los programas sean viables", porque, en su opinión, el país no se ha adaptado a la realidad de que cada vez la población vive más y los programas actuales "reflejan la realidad de los años 60 y no de 2012".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios