Uribe defiende los ataques a las políticas de Santos pero dice no sentirse "victimizado"

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe defendió hoy en Washington sus ataques contra las políticas de su sucesor, Juan Manuel Santos, pero aseguró en entrevista con Efe que no se siente "victimizado" porque éste haya modificado el rumbo.Santos, que fue uno de los cinco ministros de Defensa durante los ocho años de mandato de Uribe, ha iniciado un proceso de diálogo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y ha dejado abierta la posibilidad de que se evalúe la legalización de las drogas.Son dos cambios de rumbo respecto a las políticas que mantuvo el exmandatario colombiano y que éste critica en cada foro público en Washington, adonde viaja regularmente para hacer presentaciones.Preguntado directamente sobre si se siente traicionado por Santos, Uribe enfatizó: "yo jamás me he victimizado, y hay verbos que no conjugo porque no los he practicado, entonces estamos en la lucha"."El Gobierno de Santos ha sido el Gobierno elegido con mayor peso en el electorado de los buenos resultados del Gobierno anterior, que era el nuestro. Nosotros no dejamos los problemas del país resueltos, pero íbamos por buen camino", aseguró Uribe, al concluir una presentación ante el Congressional Hispanic Leadership Institute.En ese sentido, reiteró que es un error que el Gobierno de Santos se siente a negociar la paz con un grupo "terrorista" como las FARC que, aseguró, continúan cometiendo asesinatos, secuestros y actividades de narcotráfico.Destacó su oposición a que "esos asesinos que ha protegido el Gobierno (del presidente venezolano Hugo) Chávez, ahora se les convierta en figuras políticas" y éstos reanuden actividades en los medios de comunicación "como que se tratara de rock stars (estrellas de rock) o de líderes de la política".A su juicio, los integrantes de las FARC no merecen que "se les ofrezca impunidad", que "puedan ser elegidos a cargos de elección popular", o se les dé autoridad para que puedan discutir asuntos como el desarrollo rural o demás puntos en la agenda nacional."Con la paz todos estamos de acuerdo pero con la impunidad, no todos", aseveró.Uribe equiparó el diálogo de paz con la idea de que Estados Unidos pudiera sentarse a negociar con la red terrorista Al Qaeda que, en cuanto a la comisión de actos terroristas, no guarda "ninguna diferencia" con las FARC.Consideró que Santos fue uno de "cinco ministros de Defensa muy competentes" que tuvo su Gobierno, pero le resulta "inaceptable" el concepto de impunidad para la guerrilla.Por otra parte, criticó las declaraciones que hizo Chávez el domingo en el sentido de que Obama, si fuera venezolano, votaría por él en los comicios presidenciales del próximo 7 de octubre."La dictadura de Chávez ha llenado a Venezuela de sangre. Lo que debió decir Chávez ayer es por qué sus seguidores asesinaron a tres dirigentes de la oposición en la ciudad de Barinas hace tres días, por qué ha sido cómplice del terrorismo colombiano, por qué ha permitido que Venezuela se convierta en un paraíso del narcotráfico", enfatizó.Respecto al planteamiento de varios países en la región de que se evalúe la legalización de las drogas, Uribe dijo que la última reforma constitucional de Colombia estipula que el consumidor "nunca a la cárcel, sino al hospital", pero legalizar las drogas es contraproducente.Uribe observó que EE.UU. ha puesto más énfasis en el tratamiento de los drogadictos, pero en su aproximación al problema no se decanta por la legalización."Que haya políticas de prevención, de educación, de salud pública, magnífico (...) tengamos aproximaciones razonables, pero no tengamos el camino de la legalización de la droga, que es el camino del estímulo del asesinato", dijo.El exmandatario reiteró su apoyo a los esfuerzos por preservar a la policía de Colombia como institución, y la necesidad de actuar con "severidad con los casos aislados que hacen daño porque violan la ley", como fue el caso del general Mauricio Santoyo, que se declaró culpable de tener vínculos con los paramilitares.Uribe no quiso pronunciarse sobre el proceso electoral en EE.UU. ni decir qué aconsejaría al que resulte ganador, si el presidente Barack Obama o su rival republicano, Mitt Romney.Sin embargo, reiteró que en la Cumbre de las Américas se "perdió una oportunidad" al centrar el debate sobre la legalización de las drogas y no en asuntos como lo que deben hacer los países industrializados contra el lavado de activos."Pero nos dedicamos a lo inútil, nos dedicamos simplemente al debate fantasioso de la legalización", puntualizó Uribe.

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe defendió hoy en Washington sus ataques contra las políticas de su sucesor, Juan Manuel Santos, pero aseguró en entrevista con Efe que no se siente "victimizado" porque éste haya modificado el rumbo.Santos, que fue uno de los cinco ministros de Defensa durante los ocho años de mandato de Uribe, ha iniciado un proceso de diálogo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y ha dejado abierta la posibilidad de que se evalúe la legalización de las drogas.Son dos cambios de rumbo respecto a las políticas que mantuvo el exmandatario colombiano y que éste critica en cada foro público en Washington, adonde viaja regularmente para hacer presentaciones.Preguntado directamente sobre si se siente traicionado por Santos, Uribe enfatizó: "yo jamás me he victimizado, y hay verbos que no conjugo porque no los he practicado, entonces estamos en la lucha"."El Gobierno de Santos ha sido el Gobierno elegido con mayor peso en el electorado de los buenos resultados del Gobierno anterior, que era el nuestro. Nosotros no dejamos los problemas del país resueltos, pero íbamos por buen camino", aseguró Uribe, al concluir una presentación ante el Congressional Hispanic Leadership Institute.En ese sentido, reiteró que es un error que el Gobierno de Santos se siente a negociar la paz con un grupo "terrorista" como las FARC que, aseguró, continúan cometiendo asesinatos, secuestros y actividades de narcotráfico.Destacó su oposición a que "esos asesinos que ha protegido el Gobierno (del presidente venezolano Hugo) Chávez, ahora se les convierta en figuras políticas" y éstos reanuden actividades en los medios de comunicación "como que se tratara de rock stars (estrellas de rock) o de líderes de la política".A su juicio, los integrantes de las FARC no merecen que "se les ofrezca impunidad", que "puedan ser elegidos a cargos de elección popular", o se les dé autoridad para que puedan discutir asuntos como el desarrollo rural o demás puntos en la agenda nacional."Con la paz todos estamos de acuerdo pero con la impunidad, no todos", aseveró.Uribe equiparó el diálogo de paz con la idea de que Estados Unidos pudiera sentarse a negociar con la red terrorista Al Qaeda que, en cuanto a la comisión de actos terroristas, no guarda "ninguna diferencia" con las FARC.Consideró que Santos fue uno de "cinco ministros de Defensa muy competentes" que tuvo su Gobierno, pero le resulta "inaceptable" el concepto de impunidad para la guerrilla.Por otra parte, criticó las declaraciones que hizo Chávez el domingo en el sentido de que Obama, si fuera venezolano, votaría por él en los comicios presidenciales del próximo 7 de octubre."La dictadura de Chávez ha llenado a Venezuela de sangre. Lo que debió decir Chávez ayer es por qué sus seguidores asesinaron a tres dirigentes de la oposición en la ciudad de Barinas hace tres días, por qué ha sido cómplice del terrorismo colombiano, por qué ha permitido que Venezuela se convierta en un paraíso del narcotráfico", enfatizó.Respecto al planteamiento de varios países en la región de que se evalúe la legalización de las drogas, Uribe dijo que la última reforma constitucional de Colombia estipula que el consumidor "nunca a la cárcel, sino al hospital", pero legalizar las drogas es contraproducente.Uribe observó que EE.UU. ha puesto más énfasis en el tratamiento de los drogadictos, pero en su aproximación al problema no se decanta por la legalización."Que haya políticas de prevención, de educación, de salud pública, magnífico (...) tengamos aproximaciones razonables, pero no tengamos el camino de la legalización de la droga, que es el camino del estímulo del asesinato", dijo.El exmandatario reiteró su apoyo a los esfuerzos por preservar a la policía de Colombia como institución, y la necesidad de actuar con "severidad con los casos aislados que hacen daño porque violan la ley", como fue el caso del general Mauricio Santoyo, que se declaró culpable de tener vínculos con los paramilitares.Uribe no quiso pronunciarse sobre el proceso electoral en EE.UU. ni decir qué aconsejaría al que resulte ganador, si el presidente Barack Obama o su rival republicano, Mitt Romney.Sin embargo, reiteró que en la Cumbre de las Américas se "perdió una oportunidad" al centrar el debate sobre la legalización de las drogas y no en asuntos como lo que deben hacer los países industrializados contra el lavado de activos."Pero nos dedicamos a lo inútil, nos dedicamos simplemente al debate fantasioso de la legalización", puntualizó Uribe.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios