La repentina dimisión de Vikram Pandit al frente de Citigroup sacude a Wall Street

La repentina dimisión de Vikram Pandit al frente de Citigroup sacudió hoy a Wall Street, donde las preguntas se amontonan sobre las causas de la salida del máximo responsable del tercer mayor banco de EE.UU. un día después de haber presentado unos resultados mejores de lo previsto por los analistas."La transición del consejero delegado refleja un microcosmos de la mala dirección de Vikram Pandit", afirmó hoy en una dura nota remitida a Efe el analista de Crédit Agricole Mike Mayo, quien criticó que el ejecutivo renuncie de forma inmediata, sin permitir "ningún tipo de transición".Junto a Pandit, quien se hizo con las riendas de Citigroup en 2007 y tuvo que hacer frente a la crisis más profunda y prolongada de Estados Unidos desde la Gran Depresión de los años 30, ha dimitido una de sus manos derechas, el director de operaciones de la firma, John Havens.En la bolsa de Nueva York, la inesperada noticia se conoció a través de las televisiones una hora antes del arranque de la sesión en el parqué neoyorquino y dejó estupefactos a los corredores de bolsa y a los propios empleados de Citigroup, que recibieron el anuncio con la misma sorpresa.La reacción de las acciones de la firma también fue confusa: si bien en un primer momento cayeron hasta un 2 % en las operaciones electrónicas previas a la apertura, pasada la media sesión dejaban atrás los números rojos para revalorizarse el 1,12 % y cambiarse por 37,07 dólares."Dado el progreso que hemos hecho en los últimos años, he concluido que este es el mejor momento para que alguien más tome el mando en Citigroup", dijo Pandit en un comunicado, con el que sin embargo no logró acallar las múltiples teorías que tratan de encontrar una explicación a la inesperada dimisión.Algunos apuntan a los débiles resultados empresariales que difundió precisamente este lunes el tercer mayor banco por activos de EE.UU., que desveló que en el tercer trimestre obtuvo un beneficio neto de 468 millones de dólares, lo que supone un desplome del 84 % respecto al mismo periodo del año anterior.Los resultados distan mucho de los presentados el viernes pasado por otros dos grandes bancos de este país como son JPMorgan Chase y Wells Fargo, que anunciaron que durante el tercer trimestre del año elevaron su beneficio neto en un 32,5 % y un 22 % hasta alcanzar 5.700 millones de dólares y 4.940 millones, respectivamente.Sin embargo, la teoría pierde fuerza a juzgar por el recibimiento que tuvieron en Wall Street los resultados de Citigroup, que se disparó un sólido 5,5 % en bolsa el lunes y aupó consigo al conjunto del sector financiero después de superar los cálculos de los analistas.Entre las causas de la dimisión también suena con fuerza el rechazo frontal entre los accionistas con el que se encontró en abril pasado la propuesta salarial de Pandit, quien durante los años de la crisis fijó su salario anual en 1 dólar, una remuneración de 15 millones de dólares anuales que el consejo de administración sacó adelante pese a esa negativa.Pandit, de 55 años y nacido en la localidad india de Nagpur, se hizo con el timón de Citigroup después de que el fondo de alto riesgo que fundó en 2005, Old Lane Partners, fuera adquirido por el banco a principios de 2007 por más de 800 millones de dólares, y entonces ya se cuestionó su capacidad de dirigir la entidad.Otros señalan a la pérdida del pulso con Morgan Stanley sobre la valoración de la sociedad de riesgo compartido que crearon en 2009, Morgan Stanley Smith Barney, que llevó a Citigroup a anotarse un cargo de 4.700 millones de dólares, mientras que hay quien atribuye la salida a que el banco suspendiera las pruebas de estrés de la Reserva Federal de EEUU en marzo pasado.El escándalo del Libor también se cuela en las teorías que tratan de dar un por qué a esta repentina salida, que algunos califican de un despido, puesto que el banco reconoció en julio pasado que está siendo investigado por las autoridades en relación a la manipulación del tipo de referencia del mercado interbancario.Sin embargo, en una conversación telefónica con el canal televisivo especializado CNBC, el propio Pandit negó rotundamente que haya sido forzado a dimitir y ha asegurado que "llevaba pensándolo un tiempo" y el consejo de administración estaba al tanto de ello.El gigante de Wall Street queda ahora en manos del hasta ahora director del banco en Europa, Oriente Medio y África, Michael Corbat, quien lleva más de tres décadas en el banco y que, a juicio del analista de Crédit Agricole, "ofrece la posibilidad de una dirección mucho mejor".

La repentina dimisión de Vikram Pandit al frente de Citigroup sacudió hoy a Wall Street, donde las preguntas se amontonan sobre las causas de la salida del máximo responsable del tercer mayor banco de EE.UU. un día después de haber presentado unos resultados mejores de lo previsto por los analistas."La transición del consejero delegado refleja un microcosmos de la mala dirección de Vikram Pandit", afirmó hoy en una dura nota remitida a Efe el analista de Crédit Agricole Mike Mayo, quien criticó que el ejecutivo renuncie de forma inmediata, sin permitir "ningún tipo de transición".Junto a Pandit, quien se hizo con las riendas de Citigroup en 2007 y tuvo que hacer frente a la crisis más profunda y prolongada de Estados Unidos desde la Gran Depresión de los años 30, ha dimitido una de sus manos derechas, el director de operaciones de la firma, John Havens.En la bolsa de Nueva York, la inesperada noticia se conoció a través de las televisiones una hora antes del arranque de la sesión en el parqué neoyorquino y dejó estupefactos a los corredores de bolsa y a los propios empleados de Citigroup, que recibieron el anuncio con la misma sorpresa.La reacción de las acciones de la firma también fue confusa: si bien en un primer momento cayeron hasta un 2 % en las operaciones electrónicas previas a la apertura, pasada la media sesión dejaban atrás los números rojos para revalorizarse el 1,12 % y cambiarse por 37,07 dólares."Dado el progreso que hemos hecho en los últimos años, he concluido que este es el mejor momento para que alguien más tome el mando en Citigroup", dijo Pandit en un comunicado, con el que sin embargo no logró acallar las múltiples teorías que tratan de encontrar una explicación a la inesperada dimisión.Algunos apuntan a los débiles resultados empresariales que difundió precisamente este lunes el tercer mayor banco por activos de EE.UU., que desveló que en el tercer trimestre obtuvo un beneficio neto de 468 millones de dólares, lo que supone un desplome del 84 % respecto al mismo periodo del año anterior.Los resultados distan mucho de los presentados el viernes pasado por otros dos grandes bancos de este país como son JPMorgan Chase y Wells Fargo, que anunciaron que durante el tercer trimestre del año elevaron su beneficio neto en un 32,5 % y un 22 % hasta alcanzar 5.700 millones de dólares y 4.940 millones, respectivamente.Sin embargo, la teoría pierde fuerza a juzgar por el recibimiento que tuvieron en Wall Street los resultados de Citigroup, que se disparó un sólido 5,5 % en bolsa el lunes y aupó consigo al conjunto del sector financiero después de superar los cálculos de los analistas.Entre las causas de la dimisión también suena con fuerza el rechazo frontal entre los accionistas con el que se encontró en abril pasado la propuesta salarial de Pandit, quien durante los años de la crisis fijó su salario anual en 1 dólar, una remuneración de 15 millones de dólares anuales que el consejo de administración sacó adelante pese a esa negativa.Pandit, de 55 años y nacido en la localidad india de Nagpur, se hizo con el timón de Citigroup después de que el fondo de alto riesgo que fundó en 2005, Old Lane Partners, fuera adquirido por el banco a principios de 2007 por más de 800 millones de dólares, y entonces ya se cuestionó su capacidad de dirigir la entidad.Otros señalan a la pérdida del pulso con Morgan Stanley sobre la valoración de la sociedad de riesgo compartido que crearon en 2009, Morgan Stanley Smith Barney, que llevó a Citigroup a anotarse un cargo de 4.700 millones de dólares, mientras que hay quien atribuye la salida a que el banco suspendiera las pruebas de estrés de la Reserva Federal de EEUU en marzo pasado.El escándalo del Libor también se cuela en las teorías que tratan de dar un por qué a esta repentina salida, que algunos califican de un despido, puesto que el banco reconoció en julio pasado que está siendo investigado por las autoridades en relación a la manipulación del tipo de referencia del mercado interbancario.Sin embargo, en una conversación telefónica con el canal televisivo especializado CNBC, el propio Pandit negó rotundamente que haya sido forzado a dimitir y ha asegurado que "llevaba pensándolo un tiempo" y el consejo de administración estaba al tanto de ello.El gigante de Wall Street queda ahora en manos del hasta ahora director del banco en Europa, Oriente Medio y África, Michael Corbat, quien lleva más de tres décadas en el banco y que, a juicio del analista de Crédit Agricole, "ofrece la posibilidad de una dirección mucho mejor".

Más noticias

0 Comentarios