Wall Street ajusta sus cuentas

Al cierre de la jornada en el parque neoyorquino, el índice Dow Jones de Industriales retrocedió un 0,27 % (-44,89 puntos) y se ubicó en las 16.424,98 unidades. EFE/Archivo Al cierre de la jornada en el parque neoyorquino, el índice Dow Jones de Industriales retrocedió un 0,27 % (-44,89 puntos) y se ubicó en las 16.424,98 unidades. EFE/Archivo

Al cierre de la jornada en el parque neoyorquino, el índice Dow Jones de Industriales retrocedió un 0,27 % (-44,89 puntos) y se ubicó en las 16.424,98 unidades. EFE/Archivo

Wall Street volvió a cerrar a la baja y los analistas comienzan a apuntar que 2014 será el año del ajuste, de olvidar récords y centrarse en un manejo más prudente y realista de las cotizaciones.Un 0,27 % de descenso en el índice de referencia del parqué neoyorquino y tercer día de pérdidas consecutivas para los otros dos índices, el selectivo S&P 500 y el compuesto del mercado Nasdaq, hacían preguntarse a los analistas qué está pasando en Wall Street en 2014.La respuesta, pese a algunos datos negativos en la jornada de hoy, les llevaba a concluir que nada más allá de la llegada de la normalidad después de un 2013 en el que Wall Street malcrió a los inversores y a los economistas con un auténtico festival de récords que, por el bien del realismo financiero y la salud de los mercados, tenía que terminar en algún momento.Ese momento parece haber llegado. Desde que se cerró el año con una media de un récord semanas para el Dow Jones y con un total de 45 para el selectivo, el "rally" ha frenado y hay quien estima que será en seco, ya que se apunta que en 2014 el índice de referencia se devaluará un 17 %, para ir ajustando ese 30 % de apreciación en los últimos doce meses.¿Sucederá al Dow Jones una versión reducida lo que lleva sufriendo Nasdaq desde que explotó la burbuja de las puntocoms? Desde entonces, sus unidades están casi a un tercio de lo que marcaban aquellos tiempos de especulación virtual y no ha alcanzado un máximo histórico en la última década.Hoy se espera que la Reserva Federal oficialice lo que todo el mundo da por hecho, que Janet Yellen sea la sustituta de Ben Bernanke al frente del banco central de Estados Unidos.Siempre fue apuntada como la heredera natural de Bernanke y fue este el que, en su discurso de despedida, llamó a la prudencia y a la solidificación de la recuperación económica antes de lanzar campanas al vuelo.En cualquier caso, y al margen de que 2014 sea o no un año de tendencias bajistas, hoy hubo razones puntuales para justificar el descenso de las cotizaciones sin entrar en análisis tan generales.La noticia del día se centraba en el sector servicios, que representa más de tres cuartas partes de la economía nacional, y que en diciembre experimentó un crecimiento menor del esperado.Sin embargo, su ralentización es también significativa del ajuste, teniendo en cuenta que el sector servicios acumula 48 meses consecutivos de expansión.Las razones meteorológicas, no obstante, también fueron señaladas como causa de la "congelación" de las cotizaciones, ya que, después de la tormenta "Hércules", el sector noreste de Estados Unidos se prepara ahora para una nueva ola de frío ártico que sigue perfilando el invierno presente como el más frío de las últimas dos décadas.En cualquier caso, en el Dow Jones las pérdidas lideradas por Microsoft, con más de dos puntos porcentuales en negativo, tenían al sector bancario como efecto de compensación.Goldman Sachs y JPMorgan lideraban las ganancias, caso llamativo especialmente en este último banco dado que está a punto de cerrarse un acuerdo con las autoridades federales por el que podría pagar hasta 2.000 millones de dólares para terminar una investigación oficial acerca de si la entidad ignoró el fraude masivo de Bernard Madoff.La cuestión ética tampoco desanimaba a los inversores de Apple, pues ganaba más de medio punto a pesar de que la empresa Standpoint Research había rebajado su "calificación moral" en un curioso informe.Por su parte, las redes sociales líderes, Twitter y Facebook, vivían una batalla bursátil. El "pajarito" perdió casi 4 puntos porcentuales después de que Morgan Stanley rebajara hoy su perspectiva sobre esa acción, cuyo precio situó en 33 dólares (ahora está a algo más de 64 dólares).El equipo de Mark Zuckerberg, en cambio, subía un 4,84 % después de que un analista de la casa SunTrust hiciera lo contrario y añadiera un valor de diez dólares a las acciones de la empresa (de 55 a 65 dólares).Finalmente, casi como anécdota, el mismo día en el que Jeff Bezos tenía que ser trasladado desde las islas Galápagos, donde pasaba sus vacaciones, debido a un ataque de cálculos renales, las acciones de su empresa, Amazon, cayeron un 0,71 %.Mateo Sancho Cardiel

Wall Street volvió a cerrar a la baja y los analistas comienzan a apuntar que 2014 será el año del ajuste, de olvidar récords y centrarse en un manejo más prudente y realista de las cotizaciones.Un 0,27 % de descenso en el índice de referencia del parqué neoyorquino y tercer día de pérdidas consecutivas para los otros dos índices, el selectivo S&P 500 y el compuesto del mercado Nasdaq, hacían preguntarse a los analistas qué está pasando en Wall Street en 2014.La respuesta, pese a algunos datos negativos en la jornada de hoy, les llevaba a concluir que nada más allá de la llegada de la normalidad después de un 2013 en el que Wall Street malcrió a los inversores y a los economistas con un auténtico festival de récords que, por el bien del realismo financiero y la salud de los mercados, tenía que terminar en algún momento.Ese momento parece haber llegado. Desde que se cerró el año con una media de un récord semanas para el Dow Jones y con un total de 45 para el selectivo, el "rally" ha frenado y hay quien estima que será en seco, ya que se apunta que en 2014 el índice de referencia se devaluará un 17 %, para ir ajustando ese 30 % de apreciación en los últimos doce meses.¿Sucederá al Dow Jones una versión reducida lo que lleva sufriendo Nasdaq desde que explotó la burbuja de las puntocoms? Desde entonces, sus unidades están casi a un tercio de lo que marcaban aquellos tiempos de especulación virtual y no ha alcanzado un máximo histórico en la última década.Hoy se espera que la Reserva Federal oficialice lo que todo el mundo da por hecho, que Janet Yellen sea la sustituta de Ben Bernanke al frente del banco central de Estados Unidos.Siempre fue apuntada como la heredera natural de Bernanke y fue este el que, en su discurso de despedida, llamó a la prudencia y a la solidificación de la recuperación económica antes de lanzar campanas al vuelo.En cualquier caso, y al margen de que 2014 sea o no un año de tendencias bajistas, hoy hubo razones puntuales para justificar el descenso de las cotizaciones sin entrar en análisis tan generales.La noticia del día se centraba en el sector servicios, que representa más de tres cuartas partes de la economía nacional, y que en diciembre experimentó un crecimiento menor del esperado.Sin embargo, su ralentización es también significativa del ajuste, teniendo en cuenta que el sector servicios acumula 48 meses consecutivos de expansión.Las razones meteorológicas, no obstante, también fueron señaladas como causa de la "congelación" de las cotizaciones, ya que, después de la tormenta "Hércules", el sector noreste de Estados Unidos se prepara ahora para una nueva ola de frío ártico que sigue perfilando el invierno presente como el más frío de las últimas dos décadas.En cualquier caso, en el Dow Jones las pérdidas lideradas por Microsoft, con más de dos puntos porcentuales en negativo, tenían al sector bancario como efecto de compensación.Goldman Sachs y JPMorgan lideraban las ganancias, caso llamativo especialmente en este último banco dado que está a punto de cerrarse un acuerdo con las autoridades federales por el que podría pagar hasta 2.000 millones de dólares para terminar una investigación oficial acerca de si la entidad ignoró el fraude masivo de Bernard Madoff.La cuestión ética tampoco desanimaba a los inversores de Apple, pues ganaba más de medio punto a pesar de que la empresa Standpoint Research había rebajado su "calificación moral" en un curioso informe.Por su parte, las redes sociales líderes, Twitter y Facebook, vivían una batalla bursátil. El "pajarito" perdió casi 4 puntos porcentuales después de que Morgan Stanley rebajara hoy su perspectiva sobre esa acción, cuyo precio situó en 33 dólares (ahora está a algo más de 64 dólares).El equipo de Mark Zuckerberg, en cambio, subía un 4,84 % después de que un analista de la casa SunTrust hiciera lo contrario y añadiera un valor de diez dólares a las acciones de la empresa (de 55 a 65 dólares).Finalmente, casi como anécdota, el mismo día en el que Jeff Bezos tenía que ser trasladado desde las islas Galápagos, donde pasaba sus vacaciones, debido a un ataque de cálculos renales, las acciones de su empresa, Amazon, cayeron un 0,71 %.Mateo Sancho Cardiel

Más noticias

0 Comentarios