La guionista Tanya Saracho apuesta por la imagen positiva de los hispanos

La dramaturga hispana Tanya Saracho, que forma parte del equipo de guionistas de la serie de televisión "Devious Maids", cree que se avecina un cambio positivo en la representación de los hispanos tanto, en la pantalla chica como en el teatro."No tengo ningún dato. Es un presentimiento; siento que algo va a cambiar, de la misma forma en que los granjeros pueden probar la tierra, siento que algo está en el aire", dijo Saracho en entrevista con Efe.Saracho consideró que sigue siendo urgente tener una mayor presencia de directores y ejecutivos hispanos tanto en la televisión como el teatro, ya que ambas industrias no pueden darse el lujo de ignorar a los latinos.Pese a su trabajo en televisión y a las nuevas obras en comisión en las que trabaja, Saracho dijo que mantiene los temas de clase social, inmigración y lenguaje desde una perspectiva femenina presentes ya en su primera obra, "Kita y Fernanda", que se presenta en San Diego hasta el 21 de octubre.La serie "Devious Maids", que saldrá al aire en 2013 a través del canal Lifetime, presenta a hispanas como criadas, pero según Saracho en términos de diálogo e imágenes trabajará personajes culturalmente mucho más complejos."Ojalá tengamos la oportunidad de complicar sus identidades", dijo Saracho sobre el programa que contará con actuaciones de Ana Ortiz, Judy Reyes, Dania Ramírez y Roselyn Sánchez, entre otras.Saracho, quien se formó como dramaturga en Chicago pero que ahora reside en Los Angeles por su trabajo en televisión, sigue además trabajando en su "Trilogía de la Frontera".La segunda obra de esa trilogía, "Canción para el desaparecido", sigue explorando la violencia que se vive en el área que conoce de primera mano por testimonios familiares, ya que su padre es un agente de aduanas del área McCallen-Reynosa, y será estrenada en el Teatro Goodman de Chicago el 8 de diciembre."Me faltan como dos escenas para terminarla. La tercera de la trilogía será 'La anatomía de un secuestro', pero esa no la he empezado todavía", dijo Saracho.Agregó que "las conversaciones con mis padres me dan mucho material. Tengo que convertir en algo la angustia".Saracho, quien nació en Sinaloa, se involucró en el teatro en la escuela de una forma casual, cuando para trabajar su acento tejano terminó uniéndose al equipo de declamación donde ganó múltiples competiciones.Cofundadora y directora artística de la compañía "Teatro Luna" en Chicago, donde realizó sus primeras incursiones como guionista, Saracho dijo que la dimensión autobiográfica fue importante para su primera obra, "Kita y Fernanda", donde hace la crónica de los encuentros y desencuentros de clase entre familias adineradas del norte y el servicio doméstico."Una vez que regresé a casa de la universidad, cuando le pregunté a mi madre sobre Emma, una muchacha de 12 años que era nuestra criada, lo único que me dijo fue que 'se escapó'. Escribir esta obra me ha servido también de terapia ante lo natural que era entonces considerar a una mujer de esa edad en esa posición", dijo Saracho.La dramaturga dijo que su principal meta desde sus inicios ha sido no solo crear personajes y obras que incluyan a mujeres hispanas, sino darle profundidad a la naturaleza de los mismos."Cuando comencé tenía 23 años. Como mujeres escuchábamos que no éramos graciosas. Éramos todas mujeres cuando dirigí Teatro Luna, sin entrenamiento formal, todo valía y estaba bien, tenía valor", dijo Saracho.Entre sus próximas obras a estrenarse se cuentan una adaptación de "Los Empeños de una Casa" de Sor Juana Inés de la Cruz para el Festival Oregón Shakespeare y la ficción histórica "El buen Soldado" sobre un soldado transgénero de la Guerra Civil para el Teatro About Face.

La dramaturga hispana Tanya Saracho, que forma parte del equipo de guionistas de la serie de televisión "Devious Maids", cree que se avecina un cambio positivo en la representación de los hispanos tanto, en la pantalla chica como en el teatro."No tengo ningún dato. Es un presentimiento; siento que algo va a cambiar, de la misma forma en que los granjeros pueden probar la tierra, siento que algo está en el aire", dijo Saracho en entrevista con Efe.Saracho consideró que sigue siendo urgente tener una mayor presencia de directores y ejecutivos hispanos tanto en la televisión como el teatro, ya que ambas industrias no pueden darse el lujo de ignorar a los latinos.Pese a su trabajo en televisión y a las nuevas obras en comisión en las que trabaja, Saracho dijo que mantiene los temas de clase social, inmigración y lenguaje desde una perspectiva femenina presentes ya en su primera obra, "Kita y Fernanda", que se presenta en San Diego hasta el 21 de octubre.La serie "Devious Maids", que saldrá al aire en 2013 a través del canal Lifetime, presenta a hispanas como criadas, pero según Saracho en términos de diálogo e imágenes trabajará personajes culturalmente mucho más complejos."Ojalá tengamos la oportunidad de complicar sus identidades", dijo Saracho sobre el programa que contará con actuaciones de Ana Ortiz, Judy Reyes, Dania Ramírez y Roselyn Sánchez, entre otras.Saracho, quien se formó como dramaturga en Chicago pero que ahora reside en Los Angeles por su trabajo en televisión, sigue además trabajando en su "Trilogía de la Frontera".La segunda obra de esa trilogía, "Canción para el desaparecido", sigue explorando la violencia que se vive en el área que conoce de primera mano por testimonios familiares, ya que su padre es un agente de aduanas del área McCallen-Reynosa, y será estrenada en el Teatro Goodman de Chicago el 8 de diciembre."Me faltan como dos escenas para terminarla. La tercera de la trilogía será 'La anatomía de un secuestro', pero esa no la he empezado todavía", dijo Saracho.Agregó que "las conversaciones con mis padres me dan mucho material. Tengo que convertir en algo la angustia".Saracho, quien nació en Sinaloa, se involucró en el teatro en la escuela de una forma casual, cuando para trabajar su acento tejano terminó uniéndose al equipo de declamación donde ganó múltiples competiciones.Cofundadora y directora artística de la compañía "Teatro Luna" en Chicago, donde realizó sus primeras incursiones como guionista, Saracho dijo que la dimensión autobiográfica fue importante para su primera obra, "Kita y Fernanda", donde hace la crónica de los encuentros y desencuentros de clase entre familias adineradas del norte y el servicio doméstico."Una vez que regresé a casa de la universidad, cuando le pregunté a mi madre sobre Emma, una muchacha de 12 años que era nuestra criada, lo único que me dijo fue que 'se escapó'. Escribir esta obra me ha servido también de terapia ante lo natural que era entonces considerar a una mujer de esa edad en esa posición", dijo Saracho.La dramaturga dijo que su principal meta desde sus inicios ha sido no solo crear personajes y obras que incluyan a mujeres hispanas, sino darle profundidad a la naturaleza de los mismos."Cuando comencé tenía 23 años. Como mujeres escuchábamos que no éramos graciosas. Éramos todas mujeres cuando dirigí Teatro Luna, sin entrenamiento formal, todo valía y estaba bien, tenía valor", dijo Saracho.Entre sus próximas obras a estrenarse se cuentan una adaptación de "Los Empeños de una Casa" de Sor Juana Inés de la Cruz para el Festival Oregón Shakespeare y la ficción histórica "El buen Soldado" sobre un soldado transgénero de la Guerra Civil para el Teatro About Face.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios