Las hispanas de Miami lucen con orgullo su piel morena

Ser morena, lucir una piel canela sin disimular los rasgos raciales, no es ya para las chicas hispanas de Miami un inconveniente, sino todo lo contrario: un acicate para sentirse más sexy y atractivas.Se acabó el tiempo en el que las hispanas encaraban su apellido o color de piel aceitunado como un problema o, por lo menos, como algo que podía resultar un obstáculo para llegar mucho más lejos en sus aspiraciones.Hoy, las hispanas de Miami reivindican el tono moreno de su piel como parte integral de su belleza.Así lo apunta el estudio elaborado por un equipo de académicos dirigido por Dionne P. Stephens, profesora de Psicología de la Universidad Internacional de Miami (FIU), sobre la influencia del color de la piel en las mujeres hispanas en esta ciudad.Stephens imparte hoy una charla en el Museo de Arte Contemporáneo (MOCA) de Miami titulada "Ni pardo, ni prieto: la influencia del color de la piel en la identidad de la mujer latina", en el que explica de qué manera "ser morena es importante hoy para la mujer latina", con motivo del Mes de la Herencia Hispana.En una conversación con Efe, Stephens explicó que el color de la piel se ha convertido en un factor importante para las chicas hispanas que viven en Miami, un tono de piel que, dijo, "no es ni blanco ni negro", sino más bien moreno."Ser morenas es importante para ellas, porque les hace sentirse más hispanas y sexy", aseguró la profesora del FIU, que destacó que se trata de un asunto complejo, de matices, ya que si bien a las latinas "les gusta un color de piel ligeramente oscuro, tampoco demasiado".De modo que el canon de belleza ha cambiado, al menos entre las hispanas de Miami, quienes "se sienten más atractivas y gustan más a los hombres si tienen el color de piel moreno", precisó.La latina de hoy, de entre 18 y 25 años, a diferencia de la de décadas anteriores, asume el color de su piel como un activo valioso, un estímulo a su belleza natural, como quedará patente en el ciclo de conferencias que organiza el MOCA sobre la mujer latina y su cuerpo.Para Stephens, este cambio notable en el patrón de valores sobre la belleza es, en buena parte, resultado de los éxitos y logros cosechados en Estados Unidos por atractivas y famosas actrices hispanas como Jeniffer López, Sofía Vergara, Eva Longoria o América Ferrera, orgullosas de sus curvas y color de piel.Ellas, sin duda, son morenas, bellas y con talento, con gran autoestima, e influyen en el modelo de belleza con que se identifican las hispanas, pese a la "diversidad de colores de piel morena" que lucen las latinas.El hecho es que tantas actrices hispanas exitosas y deseadas, portada de las principales revistas de moda y masculinas, ha servido para que "las mujeres latinas de Miami se sienten con más autoestima y confianza con el color de la piel morena", explicó."Estamos empezando a ver más y más latinas a las que ya no les gusta parecer blancas de piel. Les gusta ser un poco oscuras de piel, aunque este estudio en Los Ángeles, con mayoría mexicana, podría tener un resultado distinto", aclaró.Las chicas hispanas miamenses se muestran con una "mentalidad más abierta que la de sus padres" en asuntos relativos a la belleza, es decir, están "más dispuestas a hablar de cómo se sienten de guapas y expresar sus sentimientos".En ese sentido, precisó, "se han dado cuenta de que tienen más opciones en términos de cómo se ven, quieren sentirse y expresar lo que sienten", pero, señaló la académica, "sin renunciar a las tradiciones y valores". "Respetan a sus padres", puntualizó.En ese contexto, ninguna de las 34 jóvenes entrevistadas para el estudio comentó "haber recibido ningún mensaje negativo sobre el tono de su piel" en el seno de la familia.Una de las chicas entrevistadas aseguró, dijo la psicóloga, que su hermana y su madre "tienen ese tipo de color de piel canela que es diferente, pero bonito".De las 34 jóvenes entrevistadas, 21 nacieron en Estados Unidos y 13 en el extranjero, en diferentes países de origen, como Bolivia, Cuba, Colombia, México, Perú, Puerto Rico y Honduras.

Ser morena, lucir una piel canela sin disimular los rasgos raciales, no es ya para las chicas hispanas de Miami un inconveniente, sino todo lo contrario: un acicate para sentirse más sexy y atractivas.Se acabó el tiempo en el que las hispanas encaraban su apellido o color de piel aceitunado como un problema o, por lo menos, como algo que podía resultar un obstáculo para llegar mucho más lejos en sus aspiraciones.Hoy, las hispanas de Miami reivindican el tono moreno de su piel como parte integral de su belleza.Así lo apunta el estudio elaborado por un equipo de académicos dirigido por Dionne P. Stephens, profesora de Psicología de la Universidad Internacional de Miami (FIU), sobre la influencia del color de la piel en las mujeres hispanas en esta ciudad.Stephens imparte hoy una charla en el Museo de Arte Contemporáneo (MOCA) de Miami titulada "Ni pardo, ni prieto: la influencia del color de la piel en la identidad de la mujer latina", en el que explica de qué manera "ser morena es importante hoy para la mujer latina", con motivo del Mes de la Herencia Hispana.En una conversación con Efe, Stephens explicó que el color de la piel se ha convertido en un factor importante para las chicas hispanas que viven en Miami, un tono de piel que, dijo, "no es ni blanco ni negro", sino más bien moreno."Ser morenas es importante para ellas, porque les hace sentirse más hispanas y sexy", aseguró la profesora del FIU, que destacó que se trata de un asunto complejo, de matices, ya que si bien a las latinas "les gusta un color de piel ligeramente oscuro, tampoco demasiado".De modo que el canon de belleza ha cambiado, al menos entre las hispanas de Miami, quienes "se sienten más atractivas y gustan más a los hombres si tienen el color de piel moreno", precisó.La latina de hoy, de entre 18 y 25 años, a diferencia de la de décadas anteriores, asume el color de su piel como un activo valioso, un estímulo a su belleza natural, como quedará patente en el ciclo de conferencias que organiza el MOCA sobre la mujer latina y su cuerpo.Para Stephens, este cambio notable en el patrón de valores sobre la belleza es, en buena parte, resultado de los éxitos y logros cosechados en Estados Unidos por atractivas y famosas actrices hispanas como Jeniffer López, Sofía Vergara, Eva Longoria o América Ferrera, orgullosas de sus curvas y color de piel.Ellas, sin duda, son morenas, bellas y con talento, con gran autoestima, e influyen en el modelo de belleza con que se identifican las hispanas, pese a la "diversidad de colores de piel morena" que lucen las latinas.El hecho es que tantas actrices hispanas exitosas y deseadas, portada de las principales revistas de moda y masculinas, ha servido para que "las mujeres latinas de Miami se sienten con más autoestima y confianza con el color de la piel morena", explicó."Estamos empezando a ver más y más latinas a las que ya no les gusta parecer blancas de piel. Les gusta ser un poco oscuras de piel, aunque este estudio en Los Ángeles, con mayoría mexicana, podría tener un resultado distinto", aclaró.Las chicas hispanas miamenses se muestran con una "mentalidad más abierta que la de sus padres" en asuntos relativos a la belleza, es decir, están "más dispuestas a hablar de cómo se sienten de guapas y expresar sus sentimientos".En ese sentido, precisó, "se han dado cuenta de que tienen más opciones en términos de cómo se ven, quieren sentirse y expresar lo que sienten", pero, señaló la académica, "sin renunciar a las tradiciones y valores". "Respetan a sus padres", puntualizó.En ese contexto, ninguna de las 34 jóvenes entrevistadas para el estudio comentó "haber recibido ningún mensaje negativo sobre el tono de su piel" en el seno de la familia.Una de las chicas entrevistadas aseguró, dijo la psicóloga, que su hermana y su madre "tienen ese tipo de color de piel canela que es diferente, pero bonito".De las 34 jóvenes entrevistadas, 21 nacieron en Estados Unidos y 13 en el extranjero, en diferentes países de origen, como Bolivia, Cuba, Colombia, México, Perú, Puerto Rico y Honduras.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios