Los ocupantes de la avioneta que se estrelló en Aspen eran mexicanos

El avión, con capacidad para 22 personas, había partido de Toluca (México) y había hecho escala en Tucson, Arizona (EE.UU.). EFE/Archivo/Solo uso editorial El avión, con capacidad para 22 personas, había partido de Toluca (México) y había hecho escala en Tucson, Arizona (EE.UU.). EFE/Archivo/Solo uso editorial

El avión, con capacidad para 22 personas, había partido de Toluca (México) y había hecho escala en Tucson, Arizona (EE.UU.). EFE/Archivo/Solo uso editorial

Los ocupantes de la avioneta que se estrelló este domingo en el centro turístico de Aspen (Colorado), dejando un muerto y dos heridos, eran todos de nacionalidad mexicana, informaron hoy las autoridades.Según las autoridades, la identidad del fallecido es Emilio Carranza Brabata, de 54 años, y era el copiloto de la avioneta privada Bombardier Challenger 600 que se estrelló al tratar de aterrizar en Aspen poco después del mediodía del domingo.Los heridos fueron identificados como Miguel Henríquez y Moisés Carranza, quienes fueron trasladados desde un hospital en Aspen a un hospital en Grand Junction, la principal ciudad en el oeste de Colorado, a poco más de 125 millas de Aspen.Uno de los heridos pilotaba el avión, mientras que el otro era un pasajero. Sin embargo, el parte oficial no aclara quién de los dos formaba parte de la tripulación de la aeronave.El avión, con capacidad para 22 personas, había partido de Toluca (México) y había hecho escala en Tucson, Arizona (EE.UU.).Un equipo de investigadores de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, en inglés) llegó hoy al aeropuerto de Aspen para intentar averiguar las causas del suceso, aunque se cree que el clima y el viento podrían haber contribuido a la tragedia.Debido al accidente, a las investigaciones y al uso de equipo pesado para limpiar la pista, la terminal aérea permanece cerrada, por lo que unos 3.000 pasajeros deberán ser transportados en autobuses hasta el Aeropuerto Internacional de Denver, 220 millas al este de Aspen.En rueda de prensa, Brian Grefe, subdirector de seguridad del Aeropuerto de Aspen, dijo que "la seguridad del área con los restos del avión es una preocupación" debido al derrame de combustible, a que aún hay combustible dentro de la nave y a que las baterías del avión siguen activas.Los restos del avión permanecerán en la pista donde se estrelló hasta que los investigadores de NTSB y de la empresa constructora terminen con su trabajo, indicó Grefe.En el mismo encuentro con los periodistas, el alguacil del condado de Pitkin, donde está situado Aspen, declaró que la meta es reabrir el aeropuerto hoy mismo, pero, dijo, esa tarea no será fácil por la cantidad de material que se debe retirar de las pistas."Me comprometo a no acelerar los esfuerzos de mover la aeronave sólo para conveniencia de los pasajeros. Ya tuvimos una tragedia en este lugar y lo último que queremos es tener otra", sostuvo el alguacil.

Los ocupantes de la avioneta que se estrelló este domingo en el centro turístico de Aspen (Colorado), dejando un muerto y dos heridos, eran todos de nacionalidad mexicana, informaron hoy las autoridades.Según las autoridades, la identidad del fallecido es Emilio Carranza Brabata, de 54 años, y era el copiloto de la avioneta privada Bombardier Challenger 600 que se estrelló al tratar de aterrizar en Aspen poco después del mediodía del domingo.Los heridos fueron identificados como Miguel Henríquez y Moisés Carranza, quienes fueron trasladados desde un hospital en Aspen a un hospital en Grand Junction, la principal ciudad en el oeste de Colorado, a poco más de 125 millas de Aspen.Uno de los heridos pilotaba el avión, mientras que el otro era un pasajero. Sin embargo, el parte oficial no aclara quién de los dos formaba parte de la tripulación de la aeronave.El avión, con capacidad para 22 personas, había partido de Toluca (México) y había hecho escala en Tucson, Arizona (EE.UU.).Un equipo de investigadores de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, en inglés) llegó hoy al aeropuerto de Aspen para intentar averiguar las causas del suceso, aunque se cree que el clima y el viento podrían haber contribuido a la tragedia.Debido al accidente, a las investigaciones y al uso de equipo pesado para limpiar la pista, la terminal aérea permanece cerrada, por lo que unos 3.000 pasajeros deberán ser transportados en autobuses hasta el Aeropuerto Internacional de Denver, 220 millas al este de Aspen.En rueda de prensa, Brian Grefe, subdirector de seguridad del Aeropuerto de Aspen, dijo que "la seguridad del área con los restos del avión es una preocupación" debido al derrame de combustible, a que aún hay combustible dentro de la nave y a que las baterías del avión siguen activas.Los restos del avión permanecerán en la pista donde se estrelló hasta que los investigadores de NTSB y de la empresa constructora terminen con su trabajo, indicó Grefe.En el mismo encuentro con los periodistas, el alguacil del condado de Pitkin, donde está situado Aspen, declaró que la meta es reabrir el aeropuerto hoy mismo, pero, dijo, esa tarea no será fácil por la cantidad de material que se debe retirar de las pistas."Me comprometo a no acelerar los esfuerzos de mover la aeronave sólo para conveniencia de los pasajeros. Ya tuvimos una tragedia en este lugar y lo último que queremos es tener otra", sostuvo el alguacil.

Más noticias

0 Comentarios