El poder de bate mejoró durante la temporada regular del 2012

El juego ofensivo en la competición de las Grandes Ligas mejoró durante la temporada regular del 2012 después que había bajado durante los cinco años anteriores.Los ponches alcanzaron una cifra récord y las bases por bolas descendieron a su punto más bajo desde 1968.El promedio de carreras por juego subió de 8,57 a 8,65, de acuerdo a las estadísticas oficiales aportadas por las Grandes Ligas.La temporada que registro el promedio más alto fue la del 2000 con 10,28, cuando todavía en el béisbol imperaba la "cultura de los esteroides".Tres años después, las Grandes Ligas y el sindicato de peloteros establecieron un nuevo programa antidopaje más estricto para controlar el consumo de substancias prohibidas.La media había sido de 9,72 en 2006 antes de iniciar una espiral de descenso de cinco años consecutivos.En cuanto a los jonrones por partido, el promedio subió a 2,03 esta temporada, comparado al máximo de 2,34 en 2000 y luego bajó a 1,87 el año pasado, el peor desde el 1,78 en 1993.El promedio de bateo de .255 quedó igual al del año pasado, manteniéndose como el porcentaje más bajo desde 1989.En cuanto al promedio de carreras limpias permitidas, la estadística mostró que subió a 4,01 en contraste al 3,94 de la pasada temporada.El promedio de embasado de .319 fue el peor desde 1988 y las bases por bolas descendieron de 6,18 a 6,05, la marca más baja desde 5,63 en 1968.Los ponches subieron de 14,29 a 14,99, comparado al promedio más bajo que se dio en 1978 con 9,54, siempre de acuerdo a las estadísticas ofrecidas por las Grandes Ligas.

El juego ofensivo en la competición de las Grandes Ligas mejoró durante la temporada regular del 2012 después que había bajado durante los cinco años anteriores.Los ponches alcanzaron una cifra récord y las bases por bolas descendieron a su punto más bajo desde 1968.El promedio de carreras por juego subió de 8,57 a 8,65, de acuerdo a las estadísticas oficiales aportadas por las Grandes Ligas.La temporada que registro el promedio más alto fue la del 2000 con 10,28, cuando todavía en el béisbol imperaba la "cultura de los esteroides".Tres años después, las Grandes Ligas y el sindicato de peloteros establecieron un nuevo programa antidopaje más estricto para controlar el consumo de substancias prohibidas.La media había sido de 9,72 en 2006 antes de iniciar una espiral de descenso de cinco años consecutivos.En cuanto a los jonrones por partido, el promedio subió a 2,03 esta temporada, comparado al máximo de 2,34 en 2000 y luego bajó a 1,87 el año pasado, el peor desde el 1,78 en 1993.El promedio de bateo de .255 quedó igual al del año pasado, manteniéndose como el porcentaje más bajo desde 1989.En cuanto al promedio de carreras limpias permitidas, la estadística mostró que subió a 4,01 en contraste al 3,94 de la pasada temporada.El promedio de embasado de .319 fue el peor desde 1988 y las bases por bolas descendieron de 6,18 a 6,05, la marca más baja desde 5,63 en 1968.Los ponches subieron de 14,29 a 14,99, comparado al promedio más bajo que se dio en 1978 con 9,54, siempre de acuerdo a las estadísticas ofrecidas por las Grandes Ligas.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios