El nuevo jefe de la policía de Nueva York espera poder mantener la baja criminalidad

William J. Bratton (i), nombrado comisario del Departamento de Policía de Nueva York, y el nuevo alcalde de la ciudad, Bill de Blasio (c), fueron registrados este jueves, durante la ceremonia de juramento a su cargo por parte de Bratton, en Nueva York (EE William J. Bratton (i), nombrado comisario del Departamento de Policía de Nueva York, y el nuevo alcalde de la ciudad, Bill de Blasio (c), fueron registrados este jueves, durante la ceremonia de juramento a su cargo por parte de Bratton, en Nueva York (EE

William J. Bratton (i), nombrado comisario del Departamento de Policía de Nueva York, y el nuevo alcalde de la ciudad, Bill de Blasio (c), fueron registrados este jueves, durante la ceremonia de juramento a su cargo por parte de Bratton, en Nueva York (EE

El nuevo jefe de policía de Nueva York, Bill Bratton, tomó hoy posesión del cargo convencido de que es posible mantener los actuales bajos niveles de delincuencia en la ciudad a la vez que se mejora la relación del cuerpo con las minorías étnicas.Bratton afirmó su determinación de "seguir siendo efectivos" en mantener el crimen en su actual bajo nivel y en evitar atentados terroristas, "y al mismo tiempo asegurarnos de que se atienden las preocupaciones" sobre el respeto a los derechos civiles.La policía de Nueva York ha recibido muchas críticas en los últimos años por parte de las minorías (sobre todo afroamericanos y latinos) y de grupos de defensa de los derechos civiles por la práctica del "stop and frisk", la que cientos de miles de personas (en su mayoría jóvenes afroamericanos e hispanos) han sido parados y cacheados por la policía sin motivos claros.El nuevo alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, que ha criticado abiertamente esa práctica, reconoció que "ha habido frustración" por ese método, pero insistió en que la policía puede mantener su eficacia cooperando con las comunidades y vecindarios y afirmó que "donde haya habido diferencias, las solucionaremos".Bratton volvió así hoy al cuerpo que ya dirigió entre 1994 y 1996, en sustitución de Raymond Kelly, al que también relevó en 1994.De Blasio y Bratton afrontan el reto de modificar algunas prácticas policiales sin que ello suponga un aumento de la criminalidad violenta, después de que la ciudad ha visto en 2012 y 2013 de forma consecutiva las menores cifras jamás registradas de asesinatos y tiroteos.En este sentido, el alcalde reconoció el trabajo del Departamento de Policía durante los últimos años, y dijo que la ciudad tiene "una tremenda deuda de gratitud por lo que ustedes han hecho".Aún así, De Blasio recalcó que la seguridad y el respeto a los derechos civiles "están unidas, son ideas complementarias", para lo que insistió en la importancia de mejorar la colaboración entre los 35.000 agentes del cuerpo y las comunidades a las que protegen.Bratton prometió una "colaboración" sin precedentes con la sociedad a la hora de combatir contra la delincuencia "sin alienar" a parte de la población.

El nuevo jefe de policía de Nueva York, Bill Bratton, tomó hoy posesión del cargo convencido de que es posible mantener los actuales bajos niveles de delincuencia en la ciudad a la vez que se mejora la relación del cuerpo con las minorías étnicas.Bratton afirmó su determinación de "seguir siendo efectivos" en mantener el crimen en su actual bajo nivel y en evitar atentados terroristas, "y al mismo tiempo asegurarnos de que se atienden las preocupaciones" sobre el respeto a los derechos civiles.La policía de Nueva York ha recibido muchas críticas en los últimos años por parte de las minorías (sobre todo afroamericanos y latinos) y de grupos de defensa de los derechos civiles por la práctica del "stop and frisk", la que cientos de miles de personas (en su mayoría jóvenes afroamericanos e hispanos) han sido parados y cacheados por la policía sin motivos claros.El nuevo alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, que ha criticado abiertamente esa práctica, reconoció que "ha habido frustración" por ese método, pero insistió en que la policía puede mantener su eficacia cooperando con las comunidades y vecindarios y afirmó que "donde haya habido diferencias, las solucionaremos".Bratton volvió así hoy al cuerpo que ya dirigió entre 1994 y 1996, en sustitución de Raymond Kelly, al que también relevó en 1994.De Blasio y Bratton afrontan el reto de modificar algunas prácticas policiales sin que ello suponga un aumento de la criminalidad violenta, después de que la ciudad ha visto en 2012 y 2013 de forma consecutiva las menores cifras jamás registradas de asesinatos y tiroteos.En este sentido, el alcalde reconoció el trabajo del Departamento de Policía durante los últimos años, y dijo que la ciudad tiene "una tremenda deuda de gratitud por lo que ustedes han hecho".Aún así, De Blasio recalcó que la seguridad y el respeto a los derechos civiles "están unidas, son ideas complementarias", para lo que insistió en la importancia de mejorar la colaboración entre los 35.000 agentes del cuerpo y las comunidades a las que protegen.Bratton prometió una "colaboración" sin precedentes con la sociedad a la hora de combatir contra la delincuencia "sin alienar" a parte de la población.

Más noticias

0 Comentarios