Sin resolverse el caso de custodia de los niños del mexicano deportado

El juez Michael Duncan decidió hoy que necesitará estudiar de nuevo en noviembre el caso de un mexicano deportado que regresó con permiso especial a Carolina del Norte para luchar por la custodia de sus tres hijos.El magistrado aseguró que necesita dos días más de sesiones en noviembre próximo para tomar una decisión de si devuelve la custodia, mientras el tiempo de estadía legal se le agota al mexicano Felipe Bautista Montes."Estoy desesperado, quiero regresar a México con los niños antes del 29 de octubre, fecha en la que debo abandonar el país. He luchado tanto por ellos, pero el proceso ha sido largo, aunque sigo optimista", afirmó a Efe Montes, que podrá seguir visitando sin supervisión a los menores, por decisión judicial.Por segunda vez desde que regresó el pasado mes de julio al pequeño pueblo de Sparta, al oeste de Carolina del Norte, Bautista Montes, de 32 años, se presentó en corte para evitar que el estado le quite la custodia sobre Isaías (4 años), Adrián (2) y Ángel (1).La lucha de este padre por recuperar a sus niños comenzó al ser deportado en diciembre de 2010 de Sparta, donde vivió nueve años con su esposa, Marie, por una serie de infracciones de tránsito.Después de la deportación, Marie perdió la custodia de los menores por falta de recursos económicos, tener problemas mentales y de adicción a las drogas, por lo que los niños fueron puestos en hogares de cuidado temporal para ser ofrecidos en adopción."Los niños saben que soy su padre y me tratan como tal. Yo les puedo dar un futuro en México, pero los padres adoptivos están luchando para adoptarlos. Aquí todos se conocen y es muy difícil la situación", agregó el mexicano a Efe.El padre comentó que si logra que el juez, al que considera "muy justo", se incline a su favor, piensa ofrecer una vida decente a los pequeños en el estado de Nuevo León, donde trabajará en la producción de nogales.El caso del mexicano cobró notoriedad a comienzos de 2012, cuando las organizaciones nacionales Presente.org y el Centro de Investigaciones Aplicadas (ARC), con sede en New York, comenzaron una campaña para evitar la separación de la familia.La cónsul adscrita, Cinthya Prida, explicó hoy a Efe que la abogada de inmigración contratada por las autoridades del Consulado de México en Raleigh tramitará una extensión del permiso humanitario de estadía del connacional, que vence en 17 días."De no suceder esto, seguiremos ofreciendo todo el apoyo técnico y de logística para que Montes hable en corte vía Skype (servicio de telefonía por internet)", acotó Prida.La abogada del inmigrante, Donna Shumate, destacó hoy que "el estado está retrasando" el proceso para evitar que el mexicano vuelva a testificar en persona, aunque es "una buena señal" que el juez haya permitido que continúen las visitas entre el padre y los hijos.

El juez Michael Duncan decidió hoy que necesitará estudiar de nuevo en noviembre el caso de un mexicano deportado que regresó con permiso especial a Carolina del Norte para luchar por la custodia de sus tres hijos.El magistrado aseguró que necesita dos días más de sesiones en noviembre próximo para tomar una decisión de si devuelve la custodia, mientras el tiempo de estadía legal se le agota al mexicano Felipe Bautista Montes."Estoy desesperado, quiero regresar a México con los niños antes del 29 de octubre, fecha en la que debo abandonar el país. He luchado tanto por ellos, pero el proceso ha sido largo, aunque sigo optimista", afirmó a Efe Montes, que podrá seguir visitando sin supervisión a los menores, por decisión judicial.Por segunda vez desde que regresó el pasado mes de julio al pequeño pueblo de Sparta, al oeste de Carolina del Norte, Bautista Montes, de 32 años, se presentó en corte para evitar que el estado le quite la custodia sobre Isaías (4 años), Adrián (2) y Ángel (1).La lucha de este padre por recuperar a sus niños comenzó al ser deportado en diciembre de 2010 de Sparta, donde vivió nueve años con su esposa, Marie, por una serie de infracciones de tránsito.Después de la deportación, Marie perdió la custodia de los menores por falta de recursos económicos, tener problemas mentales y de adicción a las drogas, por lo que los niños fueron puestos en hogares de cuidado temporal para ser ofrecidos en adopción."Los niños saben que soy su padre y me tratan como tal. Yo les puedo dar un futuro en México, pero los padres adoptivos están luchando para adoptarlos. Aquí todos se conocen y es muy difícil la situación", agregó el mexicano a Efe.El padre comentó que si logra que el juez, al que considera "muy justo", se incline a su favor, piensa ofrecer una vida decente a los pequeños en el estado de Nuevo León, donde trabajará en la producción de nogales.El caso del mexicano cobró notoriedad a comienzos de 2012, cuando las organizaciones nacionales Presente.org y el Centro de Investigaciones Aplicadas (ARC), con sede en New York, comenzaron una campaña para evitar la separación de la familia.La cónsul adscrita, Cinthya Prida, explicó hoy a Efe que la abogada de inmigración contratada por las autoridades del Consulado de México en Raleigh tramitará una extensión del permiso humanitario de estadía del connacional, que vence en 17 días."De no suceder esto, seguiremos ofreciendo todo el apoyo técnico y de logística para que Montes hable en corte vía Skype (servicio de telefonía por internet)", acotó Prida.La abogada del inmigrante, Donna Shumate, destacó hoy que "el estado está retrasando" el proceso para evitar que el mexicano vuelva a testificar en persona, aunque es "una buena señal" que el juez haya permitido que continúen las visitas entre el padre y los hijos.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios