El movimiento santuario en Nueva York, listo para ayudar a indocumentados

El movimiento santuario en Nueva York, listo para ayudar a indocumentados El movimiento santuario en Nueva York, listo para ayudar a indocumentados

El movimiento santuario en Nueva York, listo para ayudar a indocumentados

Nueva York, 16 feb (EFEUSA).- El liderazgo del movimiento santuario de Nueva York afirmó hoy estar listo para ayudar a los indocumentados, que les han expresado su temor ante las redadas que lleva a cabo la nueva administración del presidente Donald Trump.

Nueva York, 16 feb (EFEUSA).- El liderazgo del movimiento santuario de Nueva York afirmó hoy estar listo para ayudar a los indocumentados, que les han expresado su temor ante las redadas que lleva a cabo la nueva administración del presidente Donald Trump.

De acuerdo con el reverendo Juan Carlos Ruiz, portavoz del movimiento, hay al menos un centenar de iglesias en esta ciudad dispuestas a acoger a indocumentados que necesiten de un refugio ante la amenaza de la deportación.

No obstante, admite que nada detiene a un agente de Inmigración de entrar a una iglesia y detener a inmigrantes.

"Estamos apostando a esta tradición de mucho tiempo de que estos lugares sagrados sean respetados. No sabemos qué es lo que va a pasar bajo este nuevo régimen, pero creemos en esa tradición", dijo Ruiz a Efe durante una conferencia de prensa.

Luego de la conferencia, el grupo dio varias vueltas en silencio, como hacen cada mes, alrededor de la sede de Inmigración en esta ciudad y luego iniciaron una marcha, con paradas en dos iglesias santuario, hasta culminar con una protesta ante uno de los edificios del magnate inmobiliario y ahora presidente Donad Trump.

"Nos detenemos en las iglesias para que los inmigrantes sepan donde pueden acudir", agregó el religioso al referirse a las iglesias Judson Memorial y San Pedro, en Manhattan. Estas iglesias abren sus puerta durante el invierno para acoger a desamparados.

Nueva York es una de las grandes ciudades que se ha comprometido a continuar siendo santuario para indocumentados ante la amenaza de deportaciones masivas, pese a las advertencias del Gobierno de Trump de que se les recortarán fondos federales, lo que advirtieron pelearán en los tribunales.

Esta semana, tras las primeras redadas en el país de la administración Trump, que dejaron 680 inmigrantes detenidos, en la legislatura estatal de Nueva York se sometieron proyectos de ley que buscan convertir a todo el estado en un santuario.

"Mucha gente se ha acercado (con temor a las redadas) pero, a veces lo mejor no es acogerse a un santuario, sino proveerles asistencia legal a pelear en la corte, hacer campañas para enseñarle a la gente que tenemos poder, que podemos resistir estos embates", afirmó Ruiz.

El responsable del movimiento es consciente de que bajo la pasada administración del presidente Barack Obama se deportó a 2,5 millones de inmigrantes, más que cualquier otro presidente.

Pero, dice, la diferencia es que bajo el nuevo Gobierno "se hace visible lo que hemos vivido por muchos años. Se ha instalado un Gobierno que descaradamente está atropellando derechos civiles básicos".

"Es la licencia que da el poder al hablar e implementar leyes que discriminan no sólo a inmigrantes, sino a poblaciones que ya eran vulnerables, son todas las minorías las que están sufriendo. Debemos entender ese miedo y prepararnos para resistir, luchar y proponer lo que necesitamos", agregó.

Judith, una madre mexicana que hace 22 años reside en EE.UU. y que es parte del movimiento santuario, dijo a Efe no tener miedo y que se mantiene trabajando por la comunidad.

No obstante, dijo que su hijo mayor, uno de miles de jóvenes "soñadores", que llegaron a este país de niños, ha tenido que renovar su permiso del Programa de Acción Diferida (DACA) y desconoce qué pasará "porque sólo contestaron que habían recibido" la solicitud.

Trump, que había amenazado con deportar a estos jóvenes, reconoció hoy que la derogación del programa aprobado por el exmandatario Obama para frenar la deportación de jóvenes indocumentados es "uno de los temas más difíciles" con los se enfrenta y aseguró que lo encarará "con corazón".

La manifestación hoy del movimiento santuario coincidió con el cierre de varios negocios que se unieron al llamado hecho a través de las redes sociales a un "día sin inmigrantes" en el país, en protesta por las redadas, aunque muchos indocumentados tuvieron miedo de ausentarse a sus labores por miedo a perder su empleo.

Varios negocios colgaron hoy letreros en sus puertas con mensajes como "en solidaridad con el día sin inmigrantes" o "amamos a América pero el Gobierno no nos ama a nosotros".

Más noticias

0 Comentarios