La multinacional JBS, un gigante de la carne podrido de corrupción

La multinacional JBS, un gigante de la carne podrido de corrupción La multinacional JBS, un gigante de la carne podrido de corrupción

La multinacional JBS, un gigante de la carne podrido de corrupción

Con más de medio siglo de historia, la multinacional JBS es un empresa familiar que empezó siendo una pequeña carnicería en un modesto municipio brasileño y acabó por convertirse en otro emporio manchado por casos de corrupción que han señalado incluso al presidente Michel Temer.

Con más de medio siglo de historia, la multinacional JBS es un empresa familiar que empezó siendo una pequeña carnicería en un modesto municipio brasileño y acabó por convertirse en otro emporio manchado por casos de corrupción que han señalado incluso al presidente Michel Temer.

La empresa está en el centro de un monumental escándalo que amenaza la estabilidad del Gobierno por una supuesta grabación en la que Temer avalaría comprar el silencio de un poderoso aliado político, en prisión por corrupto.

"Casa de Carnes Mineira", fue fundada en Anápolis (Goiás), en 1953, por José Batista Sobrinho (JBS), quien encontró en los años 60, con el nacimiento de Brasilia, una oportunidad de oro para convertirse en uno de los proveedores de carne de la nueva capital federal.

En las décadas posteriores se expandió por el país, se internacionalizó y en 2007 saltó a la bolsa de Sao Paulo con el nombre de JBS y con líneas de negocio que incluyen el procesamiento de carne bovina, porcina y avícola y la producción de cuero.

Para 2013, era dueña, en Brasil, de importantes marcas de carne procesadas como Seara, Doriana y Massa Leve, y avanzó en EE.UU., Irlanda, Australia y Nueva Zelanda, convirtiéndose en una de los mayores exportadores mundiales en el sector.

Las riendas del gigante cárnico están en manos de Wesley Batista, tercer hijo del patriarca, que sucedió a su hermano Joesley.

El accionista mayoritario de JBS con el 44,35 % de los títulos es FB Participações, propiedad de J&F Investimentos, el holding de la familia Batista.

El 21,32 % corresponde al BNDESPar, subsidiaria del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), el banco de fomento del país, mientras que el 4,92 % pertenece a la Caixa Económica Federal, otra entidad financiera estatal.

En diciembre, JBS anunció planes para cotizar en la bolsa de Nueva York pero tuvo que suspenderlos por los escándalos de corrupción, entre ellos la operación "Carne Débil" ("Carne Fraca" en portugués), que destapó en marzo una mafia de productores que sobornaba a fiscales sanitarios para vender carnes en mal estado o adulteradas.

La empresa está también bajo investigación por irregularidades en préstamos por valor de unos 2.600 millones de dólares concedidos por el BNDES.

El último escándalo es una presunta grabación realizada por Joesley a Temer en marzo pasado en la que supuestamente el presidente avaló comprar el silencio del exjefe de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, preso por corrupción, según 'O Globo'.

De acuerdo con el diario, los hermanos Batista habrían firmado un acuerdo de colaboración con la Justicia, similar al alcanzado por 77 directivos de Odebrecht en la investigación de la corrupción en Petrobras.

JBS, con colaboradores distribuidos en más de 20 países, asegura en su página web que entre sus valores empresariales está la "disciplina", la "franqueza" y la "humildad".

"Sabe oír, es atento, considera la opinión de los otros, no importa quién lo hizo, importa qué hicimos", reza la compañía en su apartado de "humildad".

Más noticias

0 Comentarios