La salud de la poesía latinoamericana contemporánea es "ambigua", según un académico

El interés que muestran los jóvenes hacia la poesía latinoamericana contemporánea no logra traducirse en un aumento en las ventas de obras de ese género literario, por lo que su salud ahora mismo es "ambigua", en opinión del catedrático estadounidense Ronald Haladyna, que presenta hoy un libro en Quito.El tiraje más común de libros de poesía en la región es entre 400 y 500 ejemplares, algunos de los cuales se venden durante su lanzamiento, otros quedan en los estantes de las librerías y unos más en las bodegas de los autores, según dijo a Efe Haladyna."Es una desgracia, pero es la realidad", subrayó el catedrático, quien estudia la poesía contemporánea hispanoamericana desde 1991 y que hoy presentará una antología de poesía ecuatoriana titulada "Reflexiones volcánicas".Atribuye a problemas económicos, entre otros, la poca compra de libros de poesía y presume que en España el tiraje de ese tipo de obras no excede el millar de ejemplares, algo que en Latinoamérica es "excepcional"."Se siguen escribiendo muchos libros de poesía en Latinoamérica. hay mucho interés, sobre todo de parte de jóvenes, que tienen las ganas, la inspiración de escribir poesía, desgraciadamente no hay muchas ventas de libros", dijo Haladyna al considerar por ello que la salud del género "es ambigua".Opinó, no obstante, que ha caído el interés por la poesía respecto a los niveles de antaño, algo que, a su entender, es un "fenómeno internacional".En su opinión, son los académicos quienes promueven la literatura y si ellos prefieren escribir sus estudios sobre la narrativa, queda "marginada" la poesía.Investigaciones realizadas en Paraguay, Uruguay, Ecuador y Bolivia, lo han llevado a descubrir "un gran número de poetas que merecen atención crítica y hasta ahora no se les ha dado eso", comentó.Cuando se habla de poesía en español, tradicionalmente las referencias llevan a España, Argentina, México y en menor grado a Colombia, Perú y Chile, en tanto que los restantes países quedan olvidados.Considera "difícil" entender las razones de tal "marginación" a la que quiere combatir con antologías como la que presenta hoy en Quito, que compila poemas en español e inglés de ocho mujeres y once hombres ecuatorianos, de los que incluye una breve biografía y un extenso listado bibliográfico.El volumen, de más de 300 páginas y que agrupa a por lo menos cuatro generaciones de poetas, tuvo su semilla inicial una tarde de 1997, cuando comentó brevemente su proyecto a unos poetas en Ecuador.La mayoría de la obra la realizó en 2005 durante los seis meses en que vivió en el país andino, muchos de cuyos poetas reconocen que sus obras no atraviesan las fronteras, un fenómeno que se repite en otras naciones de la región, según dijo.Haladyna promoverá su libro en Estados Unidos "para que los académicos allá se den cuenta de que hay poetas actuales buenos en Latinoamérica y no sólo los de antaño que se siguen estudiando".Aspira que sus antologías de poetas de Uruguay, Paraguay, la que presenta hoy con ecuatorianos y la que hará pública la próxima semana en La Paz, de artistas bolivianos, sean una especie de "filtro de miles de libros de poesía que se escriben en Latinoamérica cada año"."Difícilmente los académicos en Estados Unidos van a saber quiénes son los poetas más destacados" en Latinoamérica, dijo quien con sus antologías pretende facilitar la búsqueda a sus colegas en Norteamérica "donde se hace la mayoría de estudios literarios del mundo sobre poesía hispanoamericana", comentó.Espera que con esto los académicos se "pasen la voz" y se estudie y promueva más la poesía latinoamericana contemporánea.A sus casi setenta años, se lamentó de que "mucha gente" ignore, por ejemplo, que hay "poetas excelentes en Ecuador" y abogó porque se promueva ese género literario en la infancia, un momento "muy fértil" para inculcar la apreciación por este género, dijo.

El interés que muestran los jóvenes hacia la poesía latinoamericana contemporánea no logra traducirse en un aumento en las ventas de obras de ese género literario, por lo que su salud ahora mismo es "ambigua", en opinión del catedrático estadounidense Ronald Haladyna, que presenta hoy un libro en Quito.El tiraje más común de libros de poesía en la región es entre 400 y 500 ejemplares, algunos de los cuales se venden durante su lanzamiento, otros quedan en los estantes de las librerías y unos más en las bodegas de los autores, según dijo a Efe Haladyna."Es una desgracia, pero es la realidad", subrayó el catedrático, quien estudia la poesía contemporánea hispanoamericana desde 1991 y que hoy presentará una antología de poesía ecuatoriana titulada "Reflexiones volcánicas".Atribuye a problemas económicos, entre otros, la poca compra de libros de poesía y presume que en España el tiraje de ese tipo de obras no excede el millar de ejemplares, algo que en Latinoamérica es "excepcional"."Se siguen escribiendo muchos libros de poesía en Latinoamérica. hay mucho interés, sobre todo de parte de jóvenes, que tienen las ganas, la inspiración de escribir poesía, desgraciadamente no hay muchas ventas de libros", dijo Haladyna al considerar por ello que la salud del género "es ambigua".Opinó, no obstante, que ha caído el interés por la poesía respecto a los niveles de antaño, algo que, a su entender, es un "fenómeno internacional".En su opinión, son los académicos quienes promueven la literatura y si ellos prefieren escribir sus estudios sobre la narrativa, queda "marginada" la poesía.Investigaciones realizadas en Paraguay, Uruguay, Ecuador y Bolivia, lo han llevado a descubrir "un gran número de poetas que merecen atención crítica y hasta ahora no se les ha dado eso", comentó.Cuando se habla de poesía en español, tradicionalmente las referencias llevan a España, Argentina, México y en menor grado a Colombia, Perú y Chile, en tanto que los restantes países quedan olvidados.Considera "difícil" entender las razones de tal "marginación" a la que quiere combatir con antologías como la que presenta hoy en Quito, que compila poemas en español e inglés de ocho mujeres y once hombres ecuatorianos, de los que incluye una breve biografía y un extenso listado bibliográfico.El volumen, de más de 300 páginas y que agrupa a por lo menos cuatro generaciones de poetas, tuvo su semilla inicial una tarde de 1997, cuando comentó brevemente su proyecto a unos poetas en Ecuador.La mayoría de la obra la realizó en 2005 durante los seis meses en que vivió en el país andino, muchos de cuyos poetas reconocen que sus obras no atraviesan las fronteras, un fenómeno que se repite en otras naciones de la región, según dijo.Haladyna promoverá su libro en Estados Unidos "para que los académicos allá se den cuenta de que hay poetas actuales buenos en Latinoamérica y no sólo los de antaño que se siguen estudiando".Aspira que sus antologías de poetas de Uruguay, Paraguay, la que presenta hoy con ecuatorianos y la que hará pública la próxima semana en La Paz, de artistas bolivianos, sean una especie de "filtro de miles de libros de poesía que se escriben en Latinoamérica cada año"."Difícilmente los académicos en Estados Unidos van a saber quiénes son los poetas más destacados" en Latinoamérica, dijo quien con sus antologías pretende facilitar la búsqueda a sus colegas en Norteamérica "donde se hace la mayoría de estudios literarios del mundo sobre poesía hispanoamericana", comentó.Espera que con esto los académicos se "pasen la voz" y se estudie y promueva más la poesía latinoamericana contemporánea.A sus casi setenta años, se lamentó de que "mucha gente" ignore, por ejemplo, que hay "poetas excelentes en Ecuador" y abogó porque se promueva ese género literario en la infancia, un momento "muy fértil" para inculcar la apreciación por este género, dijo.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios