Los reproches entre los aspirantes presidenciales tensan el debate electoral

Los reproches entre los aspirantes presidenciales tensan el debate electoral Los reproches entre los aspirantes presidenciales tensan el debate electoral

Los reproches entre los aspirantes presidenciales tensan el debate electoral

Los reproches que en los últimos días se han dirigido los aspirantes presidenciales dentro de sus propias coaliciones políticas están generando un inusitado clima de tensión entre la clase política chilena, que tradicionalmente ha solventado sus diferencias internas con una relativa serenidad.

Los reproches que en los últimos días se han dirigido los aspirantes presidenciales dentro de sus propias coaliciones políticas están generando un inusitado clima de tensión entre la clase política chilena, que tradicionalmente ha solventado sus diferencias internas con una relativa serenidad.

Es el caso de la alianza conservadora Chile Vamos y de la izquierdista Frente Amplio que el próximo 4 de julio celebrarán elecciones primarias para escoger a sus candidatos oficiales.

Pero también el del oficialismo, porque la Nueva Mayoría concurre a los comicios del 19 de noviembre con dos candidaturas presidenciales separadas y, eventualmente, también dos listas parlamentarias diferentes.

El episodio más airado tuvo lugar el pasado jueves, durante un debate radiofónico entre los tres aspirantes de la derecha, el diputado de Evolución Política Felipe Kast, el senador independiente Manuel José Ossandón y el expresidente Sebastián Piñera.

En un momento de la discusión, la periodista Pilar Molina le preguntó a Ossandón acerca del presunto uso de unas facturas falsas que él habría solicitado al empresario Juan José Gana para pagar el sueldo de su hermana cuando él era alcalde de Pirque, un municipio próximo a la ciudad de Santiago.

El senador reaccionó de manera tan inesperada como contundente, acusando al comando electoral de Sebastián Piñera de haber organizado un "montaje" en su contra para desprestigiarlo, Además, anunció la presentación de una querella contra el empresario ante los tribunales y de una denuncia contra la informadora ante el Colegio de Periodistas.

Pero Ossandón, quien según las encuestas aparece en segundo lugar en las primarias de Chile Vamos, fue más lejos.

Dejó entrever que no apoyaría a Piñera si este sale elegido en las primarias, denunció "matonaje político" para impedir que los aspirantes a parlamentarios lo apoyen, por miedo a perder su cupo en el Congreso, y cuestionó la probidad del expresidente (2010-2014) por supuestos vínculos entre política y negocios e inversiones en paraísos fiscales.

"Cuando una persona quiere ser presidente de nuevo y tiene sus 'platas' en paraísos fiscales, con qué moral nos va a decir que paguemos impuestos si tiene dinero en empresas zombies que sirven para evadir impuestos", afirmó.

Renovación Nacional (RN) y la Unión Demócrata Independiente (UDI), los dos partidos más importantes de la coalición derechista, reaccionaron enérgicamente. Los senadores de RN emitieron una declaración pública para negar las acusaciones en contra del exmandatario.

"Es inaceptable que de manera reiterada afirme hechos falsos e injuriosos, sin aportar ninguna prueba respecto de ellos, sobre nuestro candidato presidencial Sebastián Piñera", rezaba la declaración, que acusaba a Ossandón de "hacerle el juego a los adversarios" de Chile Vamos.

El propio Piñera terció en la polémica al pedirle al senador que respetara el "compromiso de honor solemne" que en su día firmaron los tres precandidatos, emplazamiento sobre el que también abundó la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe.

Por su parte, la Nueva Mayoría también ha sido escenario de desencuentros en los últimos días.

El pasado lunes, la aspirante presidencial democratacristiana, Carolina Goic, y su jefe de campaña, el exministro del Interior Jorge Burgos, criticaron abiertamente la otra candidatura presidencial oficialista, la del senador independiente Alejandro Guillier, quien va por delante de Goic en las encuestas.

Estos reproches provocaron la suspensión de una reunión ese día que estaba fijada para tratar sobre la elección directa de los gobernadores regionales.

La discusión se trasladó al comité político que los partidos oficialistas celebran a comienzos de semana en el palacio de La Moneda (sede de Gobierno).

Los partidos que apoyan a Guillier estaban molestos por las críticas de la candidata presidencial de la Democracia Cristiana, quien censuró el giro a la izquierda de la campaña de su adversario, al tiempo que llamó "chica comunista" a su nueva portavoz, la joven diputada Karol Cariola.

Así las cosas, las posibilidades de que los partidos que apoyan a Goic y a Guillier alcancen un acuerdo para concurrir a las elecciones legislativas con una única lista oficialista -ya de por sí bastante remotas- se han alejado aún más.

Para socialistas, comunistas, radicales y socialdemócratas, la única forma de alcanzar un acuerdo parlamentario del bloque oficialista es que los democratacristianos desistan en su empeño de llevar una candidata presidencial propia.

La inequívoca respuesta de la DC llegó de boca de su vicepresidente, Matías Walker: "Asuman que Goic va a estar en la papeleta".

La que tampoco se libra de las discusiones internas es la emergente coalición izquierdista Frente Amplio, que el próximo 4 de julio también celebra primarias para escoger entre el sociólogo Alberto Mayol y la periodista Beatriz Sánchez.

Mayol, quien según los sondeos tiene menos probabilidades de salir elegido, ha denunciado en diversas oportunidades que la nueva coalición está cargando los dados a favor de su contrincante, la última de ellas, a raíz de la organización de un debate televisivo entre ambos candidatos.

Más noticias

0 Comentarios