La presidenta argentina pide "más amor y menos odio" para sostener el crecimiento

La presidenta argentina, Cristina Fernández, defendió hoy sus políticas de gobierno y pidió "más amor y menos odio" para lograr la unidad nacional, "presupuesto básico para seguir creciendo", en un acto celebrado en la norteña provincia de Corrientes.Fernández pidió a la virgen que rece para que se sumen a sus esfuerzos por ayudar a los 40 millones de argentinos "aquellos que todavía no entienden que es necesario colaborar con solidaridad y organización" tras rendir homenaje en la basílica de Itatí a los protagonistas del "Operativo Cóndor" en las Islas Malvinas en 1966."A esos que tanto tienen, que la vida les ha deparado posibilidades, les pido que comprendan que es necesario seguir trabajando en esta dirección", señaló."Le pido a la virgen que los ilumine con más amor y menos odio", continuó.La presidenta depositó a los pies de la basílica de Itatí una de las siete banderas que los participantes del operativo desplegaron en las Malvinas tras secuestrar un avión y desviarlo hacia el archipiélago que Argentina reclama a Gran Bretaña."He venido como peregrina a cumplir una promesa que le hice a una mujer que hace 46 años, junto a su compañero Dardo Cabo, 18 peronistas, en aquel momento de dictadura, en un acto de patriotismo y reconocimiento nacional, fueron a nuestras Malvinas a plantar nuestra enseña patria como símbolo de soberanía", dijo la jefa de Estado.Fernández señaló que a diferencia de entonces, cuando el país suramericano se encontraba bajo una dictadura, Argentina goza ahora de una "democracia de plenos derechos y garantías" y "cada argentino puede decir lo que piensa, donde y cuando quiera".La presidenta pidió también a la virgen que le dé "fuerzas para seguir".La imagen de Fernández ha caído 40 puntos desde que inició su segundo mandato, hace menos de un año, en medio de un contexto de creciente malestar social.Las movilizaciones contra su gestión han ganado fuerza en los últimos meses y el Gobierno ha tenido que hacer frente a protestas inéditas, como la que hace dos semanas protagonizaron gendarmes y guardacostas por un reclamo salarial que puso contra las cuerdas a la ministra de Seguridad, Nilda Garré.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, defendió hoy sus políticas de gobierno y pidió "más amor y menos odio" para lograr la unidad nacional, "presupuesto básico para seguir creciendo", en un acto celebrado en la norteña provincia de Corrientes.Fernández pidió a la virgen que rece para que se sumen a sus esfuerzos por ayudar a los 40 millones de argentinos "aquellos que todavía no entienden que es necesario colaborar con solidaridad y organización" tras rendir homenaje en la basílica de Itatí a los protagonistas del "Operativo Cóndor" en las Islas Malvinas en 1966."A esos que tanto tienen, que la vida les ha deparado posibilidades, les pido que comprendan que es necesario seguir trabajando en esta dirección", señaló."Le pido a la virgen que los ilumine con más amor y menos odio", continuó.La presidenta depositó a los pies de la basílica de Itatí una de las siete banderas que los participantes del operativo desplegaron en las Malvinas tras secuestrar un avión y desviarlo hacia el archipiélago que Argentina reclama a Gran Bretaña."He venido como peregrina a cumplir una promesa que le hice a una mujer que hace 46 años, junto a su compañero Dardo Cabo, 18 peronistas, en aquel momento de dictadura, en un acto de patriotismo y reconocimiento nacional, fueron a nuestras Malvinas a plantar nuestra enseña patria como símbolo de soberanía", dijo la jefa de Estado.Fernández señaló que a diferencia de entonces, cuando el país suramericano se encontraba bajo una dictadura, Argentina goza ahora de una "democracia de plenos derechos y garantías" y "cada argentino puede decir lo que piensa, donde y cuando quiera".La presidenta pidió también a la virgen que le dé "fuerzas para seguir".La imagen de Fernández ha caído 40 puntos desde que inició su segundo mandato, hace menos de un año, en medio de un contexto de creciente malestar social.Las movilizaciones contra su gestión han ganado fuerza en los últimos meses y el Gobierno ha tenido que hacer frente a protestas inéditas, como la que hace dos semanas protagonizaron gendarmes y guardacostas por un reclamo salarial que puso contra las cuerdas a la ministra de Seguridad, Nilda Garré.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios