Tips para practicar sexo anal sin dolor

Tips para practicar sexo anal sin dolor Tips para practicar sexo anal sin dolor

Tips para practicar sexo anal sin dolor

Un gran número de mujeres tiene la terrible creencia de que tener sexo anal es indignante, doloroso, asqueroso, nada placentero e incluso innecesario, no obstante la gran mayoría de estas mujeres se encuentran en un triste error, y es que aunque el sexo anal no es para todos, esta práctica bien ejecutada puede resultar en una experiencia placentera, estimulante y sin duda puede fortalecer a la pareja e incluso llegar a formar parte normal de su vida sexual.

Un gran número de mujeres tiene la terrible creencia de que tener sexo anal es indignante, doloroso, asqueroso, nada placentero e incluso innecesario, no obstante la gran mayoría de estas mujeres se encuentran en un triste error, y es que aunque el sexo anal no es para todos, esta práctica bien ejecutada puede resultar en una experiencia placentera, estimulante y sin duda puede fortalecer a la pareja e incluso llegar a formar parte normal de su vida sexual.

Estrechez, culpa y repugnancia son palabras que deben ser borradas de tu mente antes de iniciar con la zona anal, pues la actitud y el convencimiento estarán fuertemente ligadas con el nivel de apertura que esa zona de tu cuerpo llegará a tener, y sobre todo, una vez tomada la decisión en pareja, cuestiones tan importantes como comunicación, protección y empatía serán cartas que deberán estar presentes siempre en la cama.

Si eres de esas parejas que han decidido encontrar el placer en la retaguardia, la sexóloga Alessandra Rampolla tiene para ti algunos puntos a considerar para tener un encuentro anal sumamente placentero.

Lubricación artificial

El ano naturalmente no produce ningún tipo de lubricación, por ello es muy importante que haya lubricación externa artificial. De acuerdo con la experta, lo más recomendable es utilizar lubricantes a base de agua o silicona, ya que los lubricantes que son aceitosos interfieren con la integridad del látex del condón, y es importante contar con esa barrera para ese tipo de relación sexual.

Nunca deben usar un gel íntimo que adormezca el área. Esos geles que prometen sexo anal sin dolor anestesian el área ya que contienen lidocaína, un analgésico que funciona como anestesia local, pero ustedes necesitan saber lo que está pasando allí para darse cuenta si algo les está haciendo daño.

Relajar los esfínteres

La frase "flojita y cooperando" no queda en mejor lugar que en este, pues es importantísimo que los esfínteres anales estén relajados para que esta experiencia sea alucinante, para ello los músculos que se encuentran al final de tubo digestivo deben experimentar una relajación consciente e inconsciente. A decir de Alessandra Rampolla, para que sea consciente deben mandar el mensaje a los esfínteres anales para que se dilaten. Por otro lado deben esperar a que se dilaten involuntariamente. Recuerden que la relajación y una mente abierta son puntos clave, para ello necesitan siempre escuchar los tiempos de su cuerpo.

La penetración

Antes de avanzar es indispensable recordar que es al receptor al que le toca marcar el ritmo y el grado de penetración, por ello es importante darle su tiempo hasta que éste sea capaz de ponerse cómodo y esté listo para contraer el músculo del esfínter. Lo ideal es comenzar con la penetración anal de a poquito y una forma correcta de iniciar es utilizando un dedo o un consolador anal, que tiene la punta más finita y se va ensanchando gradualmente y cuenta con una base para que no se pierda por el recto. Eso hace que la dilatación anal sea paulatina y, combinada con la lubricación, la relajación y la excitación del momento erótico, dice Alessandra Rampolla: ¡no falla!

Control de los movimientos

Es muy importante que la persona que recibe la penetración anal esté en control de los movimientos al comienzo de la relación activa penetrativa. Como quien recibe la penetración es quien puede sentir dolor, cuando esa persona está a cargo de los movimientos puede detener la actividad sexual o acomodarse de manera que no se haga daño. Una vez que están dándose bombeadas de manera regular y cómoda se le puede pasar la batuta a la otra persona.

Así que en conclusión el sexo anal, más allá de una práctica tabú, puede ser una experiencia divertida y placentera, ideal para todo tipo de parejas.

Finalmente Alessandra Rampolla recuerda que siempre, siempre, siempre deben usar un condón para practicarlo.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios