Afrodisíacos: Comida que alimenta tu deseo sexual

Afrodisíacos: Comida que alimenta tu deseo sexual Afrodisíacos: Comida que alimenta tu deseo sexual

Afrodisíacos: Comida que alimenta tu deseo sexual Matt Cardy/Getty Images

¿Cuáles son los mejores afrodisíacos naturales? ¿Es verdad que se puede aumentar el deseo sexual a través de la comida?

La palabra 'afrodisíaco' proviene de Afrodita, la diosa griega del amor.

Y, precisamente, con el objetivo de aumentar la pasión y el deseo sexual, alimentos agrupados bajo esta denominación se han utilizado durante miles de años en todo el mundo.

Pero, ¿cuáles son los mejores? ¿En qué consiste su efecto? ¿Es verdad que se puede mejorar la vida sexual a través de la comida?

Alimentos afrodisíacos

En el sitio especializado en salud WebMD, la experta Elaine Magee divide en cinco tipos los alimentos a los que popularmente se les han atribuido propiedades afrodisíacas a lo largo de la historia:

En la ficción: El efecto afrodisíaco de las comidas fue explicado como nunca en la ficción por la escritora mexicana Laura Esquivel en su celebrada novela "Como agua para chocolate". En esta historia de amor sazonada con recetas de la cocina tradicional mexicana, la protagonista encendió pasiones con un plato de codornices en pétalos de rosa. 

Esta "relación sexual a través de la comida" es descrita de forma no menos reveladora en la novela: "Parecía que el alimento que estaba ingiriendo producía en ella un efecto afrodisíaco, pues empezó a sentir que un intenso calor le invadía las piernas. Un cosquilleo en el centro de su cuerpo no la dejaba estar correctamente sentada en su silla. Empezó a sudar y a imaginar qué se sentiría al ir sentada a lomo de un caballo, abrazada por un villista (...)".

En la realidad: Pero en la vida real, ¿puede la comida producir esta inmediata invasión de placer? Investigadores de la Universidad de Guelph (Canadá) efectuaron una revisión de la evidencia científica existente sobre alimentos y plantas comúnmente considerados afrodisíacos.

Dos destacaron sobre el resto de estimulantes analizados."Los verdaderos afrodisíacos son el ginseng [planta cuya raíz se utiliza en la medicina tradicional china] y el azafrán [popular condimento culinario extraído de la flor 'crocus sativus']", aseguró el profesor Massimo Marcone, uno de los autores del estudio publicado en 'Food Research International'.

Azafrán

El azafrán tiene efectos sostenidos sobre la estimulación del impulso y el rendimiento sexual.Los investigadores también destacaron la eficacia de una tercera sustancia a la hora de mejorar la función sexual humana: la yohimbina.

Extraída de la corteza de unos árboles del oeste de África, este afrodisíaco natural fue, de hecho, el primer agente oral, antes de la llegada de Viagra, que se prescribió para el tratamiento de la disfunción eréctil.

Otros alimentos y bebidas analizados no recibieron la misma valoración positiva.

El estudio desmitificó, por ejemplo, el poder de uno de los más populares, el chocolate, ya que no se encontró evidencia de que esté vinculado a la excitación o la satisfacción sexual.

En cuanto al alcohol,  descubrieron que sí incrementa el deseo pero empeora el rendimiento sexual.

Limitada evidencia científica

Con todo, los investigadores de la Universidad de Guelph instaron a la precaución.

"Se necesitan más estudios clínicos para entender mejor los efectos de estas sustancias en el ser humano", dijo Marcone.

Una conclusión que coincide con la opinión publicada por la prestigiosa Clínica Mayo en su sitio web, según la cual no hay evidencia científica suficiente para respaldar la eficacia de la mayoría de sustancias consideradas como afrodisíacos naturales.

Además, si bien no hay nada malo en experimentar con la mayoría de los alimentos para ver si funcionan, es recomendable tener cuidado con algunos suplementos que contienen extractos de plantas o  insectos ya que pueden ser tóxicos, advierte la especialista de la Clínica Mayo Janice B. Swanson.

"Si estás buscando una forma efectiva de aumentar tu deseo sexual, consulta a tu médico.

Él o ella puede sugerir estrategias demostradas para mejorar la salud sexual, tales como la comunicación con tu pareja, llevar un estilo de vida saludable o el tratamiento de cualquier condición médica existente", añade Swanson.

El poder de la sugestión

Entonces, ¿es mejor olvidarse del menú afrodisíaco que habías planeado para esa noche especial con tu pareja? Según la dietista Elaine Magee, la respuesta es no, pues nunca hay que infravalorar el poder de la comida a la hora de estimular los sentidos.

"Los alimentos y el acto de comer pueden sugerir sexo a la mente, que a su vez puede ayudar a estimular el deseo en el cuerpo. Y, la verdad, no hay nada malo en poner a tu favor la probabilidad de tener sexo mientras disfrutas de alimentos que a ti y a tu pareja os resultan sensuales", escribe Magee en WebMD.

Así que empieza a elaborar esa lista de alimentos sensuales con tu pareja y déjate llevar por el placer de la comida.

La verdadera clave del éxito podría estar sólo en tu mente.

Etiquetas:

Relacionados

0 Comentarios