Marihuana medicinal potencia la actividad económica de Puerto Rico

En la imagen, varias bolsas de marihuana en un laboratorio dispensario. En la imagen, varias bolsas de marihuana en un laboratorio dispensario.

En la imagen, varias bolsas de marihuana en un laboratorio dispensario. EFE

El sector de la marihuana medicinal en Puerto Rico potencia la actividad económica de la isla, donde en los próximos años se prevé la apertura de decenas de puntos de ventas para fines terapéuticos y la creación de miles de empleos.

El presidente de Puerto Rico Legal Marijuana -entidad dedicada al asesoramiento en asuntos legales sobre el cannabis para uso medicinal-, Goodwin Aldarondo, dijo a Efe que en el plazo de pocos años los actuales tres puntos de ventas para fines terapéuticos en la isla pasarán a más de cincuenta.

La importancia de la marihuana medicinal para la economía puertorriqueña, sumida desde hace más de una década en una profunda crisis económica, comenzó a ganar terreno desde el pasado 30 de diciembre, cuando tres dispensarios comenzaran a comercializar la marihuana medicinal a pacientes autorizados para recibirlo como terapia contra enfermedades.

Aldarondo dijo que el número actual de puntos de venta es totalmente insuficiente dada la alta demanda de personas que buscan en la marihuana medicinal una forma de aliviar sus dolencias, por lo que con los meses aumentará.

Matizó que se trata de un proceso lento y que para todos sus pasos requiere de los consiguientes permisos administrativos de las autoridades locales.

En el apartado de puntos de ventas, señaló que los dispensarios que comercializan marihuana medicinal actualmente están ubicados en las localidades de Bayamón, Toa Baja y Barceloneta, un número muy alejado de las necesidades del territorio caribeño.

Aldarondo destacó que el proceso que hace posible que la marihuana con fines medicinales sea consumida por los enfermos implica a otros muchos participantes, desde quienes se dedican a su cultivo, pasando por la manufactura y distribución, grupos que actúan con los correspondientes permisos de las autoridades locales.

Todo ello hace pensar que el sector puede generar en el futuro miles de empleos que ayudarán a la economía puertorriqueña, sumida desde hace más de una década en una profunda crisis económica.

Hasta el momento, 23 compañías relacionadas con alguno de los procesos para el uso de la marihuana medicinal han obtenido sus respectivas licencias y cientos de empleos se han creado para atender esta industria.

Además, cerca de 2,000 pacientes se han registrado en el Departamento de Salud para beneficiarse del cannabis medicinal como método terapéutico.

El Ejecutivo puertorriqueño aprobó el Reglamento para el Uso, Posesión, Cultivo, Manufactura, Fabricación, Dispensación, Distribución e Investigación del Cannabis Medicinal gracias a una orden ejecutiva del exgobernador García Padilla de julio de 2016.

Algunos cálculos señalan que la economía de Puerto Rico puede ingresar gracias a esta industria cerca de $50,000,000 mensuales dentro de 5 años.

Se calcula que en Puerto Rico, donde la población ronda los 3,500,000 de habitantes, podrían acceder al consumo de marihuana por motivos médicos más de 200,000 personas.

Una de las razones de promover el uso de la marihuana con fines medicinales por parte del anterior Ejecutivo fue hacer crecer, vía impuestos, a este sector emergente para contribuir a enderezar la difícil situación de las finanzas públicas.

Etiquetas:

Relacionados

0 Comentarios