Nueva York no se detiene ante incertidumbre en torno al Obamacare

Nueva York no se detiene ante incertidumbre en torno al Obamacare Nueva York no se detiene ante incertidumbre en torno al Obamacare

Nueva York no se detiene ante incertidumbre en torno al Obamacare

Nueva York, 19 may (EFEUSA).- Nueva York continúa con su agenda de transformar su sistema de salud pública en uno centrado en la prevención y hacerlo económicamente viable, mientras sigue la incertidumbre sobre el Obamacare, dijo a Efe la vicealcaldesa responsable de Salud y Servicios Sociales, Herminia Palacio.

Nueva York, 19 may (EFEUSA).- Nueva York continúa con su agenda de transformar su sistema de salud pública en uno centrado en la prevención y hacerlo económicamente viable, mientras sigue la incertidumbre sobre el Obamacare, dijo a Efe la vicealcaldesa responsable de Salud y Servicios Sociales, Herminia Palacio.

Palacio reconoce el impacto económico que tendría en la ciudad de concretarse el plan de la administración de Donald Trump de eliminar esa ley de cobertura médica, que afectaría a 1,6 millones de neoyorquinos de los que unos 400.000 reciben servicios en la red de hospitales de la ciudad.

La eliminación de la ley, aprobada bajo la administración del presidente demócrata Barack Obama, se suma a la advertencia de la administración Trump de cortar fondos federales a ciudades santuario, que protegen a inmigrantes, como es Nueva York.

"Es preocupante (eliminar el Obamacare) pero por eso estamos luchando", afirmó la vicealcaldesa, médico de profesión, para agregar en su tono de voz bajo pero firme: "No podemos dejar que la preocupación nos paralice".

"Financieramente es un reto", dijo Palacio, que nació y creció en el condado de El Bronx, en Nueva York, hija de emigrantes cubanos, reclutada hace poco más de un año por el alcalde Bill de Blasio para supervisar las operaciones de las agencias más críticas de la ciudad, adonde trajo su experiencia acumulada en la ciudad de San Francisco (California) y el condado Harris en Texas.

Palacio tiene la responsabilidad sobre los departamentos de Salud, de Desamparados, de Servicios a Niños, las oficinas del Médico Forense y Contra la Violencia Doméstica y la de Política Alimentaria.

Recordó que aún se desconoce el futuro de la ley de salud porque no hay consenso entre los propios republicanos para eliminarla, una de las promesas de campaña de Trump. La Cámara de Representantes ya votó para cancelar y reemplazar el actual sistema de salud del país y ahora el proyecto de ley está en manos del Senado.

"La administración federal ha amenazado con muchas cosas pero este es la única (de las promesas de campaña) que está más adelantada", indicó y destacó además: "Estamos luchando contra los cambios que propone este presidente y con seguir atendiendo las necesidades de nuestra población, comprometidos con cuidar su salud".

Recordó que antes de que se aprobara la ley, que popularmente se conoce como el Obamacare, se brindaban servicios de salud a los neoyorquinos indigentes y que el pasado año el alcalde incluyó en el presupuesto vigente una partida de dos mil millones de dólares para el sistema público sanitario.

Enfatizó que mientras el Congreso debate qué hacer con el Obamacare, la ciudad de Nueva York continúa la agenda de transformar el mayor sistema de salud pública en EE.UU., que De Blasio considera obsoleto, para centrarlo más en la prevención para evitar las visitas a los hospitales y en reducir la pesada carga económica que ya les afecta.

"No es transformarlo para que tenga sólo salud financiera sino para que siga sirviendo a los neoyorquinos que no tienen otro lugar donde acudir, y hacerlo con calidad, cuidado basado en la ciencia y en tratar a las personas con dignidad", afirma.

Mientras, la legislatura del Estado también está tomando pasos en cuanto a servicios médicos. La Asamblea dio el primer paso y aprobó esta semana un proyecto que otorgaría cobertura médica sin importar los ingresos, edad o estado de salud, que sería financiado con fondos públicos y que ahora está en manos del Senado.

Otra tarea difícil que enfrenta ahora Palacio en Nueva York es lidiar con el problema de los sin techo en los albergues de la ciudad, el 70 % familias con niños.

"Es una crisis económica, son muchos los que trabajan y se van de ahí a los albergues porque no han podido encontrar un apartamento que puedan pagar", dijo al lamentar que no haya una "solución mágica" para resolver este problema y destacar que cuentan con varias iniciativas para socorrer a estos neoyorquinos.

"Todos los problemas son complejos pero las soluciones existen", dice Palacio, que dejó hace diez años la práctica de la medicina para dedicarse de lleno al servicio público.

Más noticias

0 Comentarios