CASA Maryland criticada por algunos de sus aliados

Viejos amigos de CASA de Maryland, específicamente algunos religiosos,  están molestos al enterarse por los medios de que la organización ha formado una alianza con activistas pro-gay para promover dos temas controversiales en el estado: El Acta de Ensueño y los matrimonios del mismo sexo.

El Obispo Ángel  Núñez de la Iglesia Cristiana Bilingüe de Baltimore dice que la noticia le cayó como un balde de agua fría.

"No sabíamos de está alianza hasta el momento que lo leímos en el periódico... Muchos se han acercado a mí, han cuestionado en relación a qué es lo que está haciendo CASA de Maryland, por qué se fueron en esa dirección", dijo el Obispo.

Pero para CASA de Maryland la razón de la alianza es simple.

"Tenemos 27,000 miembros de nuestra organización y sabemos que tenemos cantidad de ellos que son gay y por eso nosotros estamos luchando por los derechos de todos los inmigrantes sin importar cual es su orientación sexual, sin importar si eres documentado o no", dijo Gustavo Torres, director ejecutivo de CASA de Maryland.

Gustavo Torres, Director Ejecutivo de CASA de Maryland dice que su responsabilidad es con todos los hispanos, incluyendo el 59% de ellos que -según un estudio del Centro Hispano Pew- apoyan a las personas homosexuales.

 Los números sin embargo no cambian nada para muchos líderes religioso que se oponen fuertemente a la legislación que permitiría que las parejas del mismo sexo se casaran en un matrimonio civil.

La iglesia Católica, por ejemplo, rechaza contundentemente la idea.

"La iglesia católica considera el matrimonio algo sagrado; es entre un hombre y una mujer", dijo Norma Montenegro, portavoz de la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU.

Sin embargo cuando se trata del Acta de Ensueño, su posición es otra.

"La iglesia católica está de acuerdo y apoya el Dream Act de Maryland porque es un asunto de justicia para los hermanos que la necesitan", afirmó Montenegro.

El problema entonces, según algunos religiosos, es que CASA de Maryland esté promoviendo los dos temas, que son completamente diferentes, con la misma voz y que lo haya hecho sin consultarlo con sus viejos aliados. Los mismos con los que la organización comunitaria  espera no dañar su relación.

"Tenemos una diferencia en esta área específicamente pero es más lo que nos une que lo que nos separa", indicó Torres.

Viejos amigos de CASA de Maryland, específicamente algunos religiosos,  están molestos al enterarse por los medios de que la organización ha formado una alianza con activistas pro-gay para promover dos temas controversiales en el estado: El Acta de Ensueño y los matrimonios del mismo sexo.

El Obispo Ángel  Núñez de la Iglesia Cristiana Bilingüe de Baltimore dice que la noticia le cayó como un balde de agua fría.

"No sabíamos de está alianza hasta el momento que lo leímos en el periódico... Muchos se han acercado a mí, han cuestionado en relación a qué es lo que está haciendo CASA de Maryland, por qué se fueron en esa dirección", dijo el Obispo.

Pero para CASA de Maryland la razón de la alianza es simple.

"Tenemos 27,000 miembros de nuestra organización y sabemos que tenemos cantidad de ellos que son gay y por eso nosotros estamos luchando por los derechos de todos los inmigrantes sin importar cual es su orientación sexual, sin importar si eres documentado o no", dijo Gustavo Torres, director ejecutivo de CASA de Maryland.

Gustavo Torres, Director Ejecutivo de CASA de Maryland dice que su responsabilidad es con todos los hispanos, incluyendo el 59% de ellos que -según un estudio del Centro Hispano Pew- apoyan a las personas homosexuales.

 Los números sin embargo no cambian nada para muchos líderes religioso que se oponen fuertemente a la legislación que permitiría que las parejas del mismo sexo se casaran en un matrimonio civil.

La iglesia Católica, por ejemplo, rechaza contundentemente la idea.

"La iglesia católica considera el matrimonio algo sagrado; es entre un hombre y una mujer", dijo Norma Montenegro, portavoz de la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU.

Sin embargo cuando se trata del Acta de Ensueño, su posición es otra.

"La iglesia católica está de acuerdo y apoya el Dream Act de Maryland porque es un asunto de justicia para los hermanos que la necesitan", afirmó Montenegro.

El problema entonces, según algunos religiosos, es que CASA de Maryland esté promoviendo los dos temas, que son completamente diferentes, con la misma voz y que lo haya hecho sin consultarlo con sus viejos aliados. Los mismos con los que la organización comunitaria  espera no dañar su relación.

"Tenemos una diferencia en esta área específicamente pero es más lo que nos une que lo que nos separa", indicó Torres.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios